Ya veremos…

18 abril, 2011

COPIAD, MALDITOS! Primer documental con licencia creative commons

Ayer en La 2 vimos el primer documental emitido bajo licencia Creative Commons “¡COPIAD, MALDITOS! Derechos de autor en la era digital”. Como es copyleft, podréis descargarlo y copiarlo cuantas veces gustéis sin ningún impedimento a partir de mayo, que es cuando estará en su dirección web definitiva para libre difusión.

Para que esto fuera posible, el programa tuvo que analizar todos los puntos que generan derechos de autor (guiones, música, imagen…) y con ayuda de un asesor jurídico ir sorteando impedimentos y coleccionando contratos de cesión. El programa nos lleva en su peregrinar hasta conseguir todas las autorizaciones pertinentes. Como era de esperar, la que más cuesta es la de la SGAE, ya que a pesar de que el músico desea ceder sus derechos, uno no es libre de hacerlo así como así si es socio de la SGAE, por mucho que sean SUS derechos.

Entre medias conocemos algunas iniciativas y agrupaciones como La Ex, que ya conocíamos de antes como EXGAE pero tuvieron que cambiarse el nombre por violación de marcas y  patentes (osea, que a la sgae no le molaba el recochineo del nombre), varios puntos de vista sobre cómo y por qué funciona la SGAE del modo que lo hace, nuevas alternativas a la comercialización de contenidos culturales a través de las nuevas tecnologías en vez de en contra de ellas,… Un documental muy recomendable, a nosotros nos gustó mucho.

Esta es la dirección de un espacio en internet abierto como complemento del documental. En él encontramos toda la información que podamos desear sobre el programa, la música que ha participado en él, actividades públicas relacionadas, noticias, links de descarga, etc.:

http://copiadmalditos.blogspot.com/

Como curiosidad, recojo aquí la noticia de que el PP pedirá hoy lunes en el congreso la eliminación del Canon Digital, cosa que me sorprende mucho. O no tanto, teniendo en cuenta que estamos en periodo electoral y que al fin y al cabo ese canon ha sufrido ultimamente buenos varapalos y hay aún algunos aspectos relacionados con él cuya legalidad está en tela de juicio.

P.D: añadido de última hora –> Estoy viendo que este documental es TT en twitter (Trending Topic o Tema Tendencia, osea, que es uno de los temas que más comentarios está generando). Que tratándose de un documental, es decir, un programa en el que no sale Belen Esteban, y de La 2, esa cadena que nadie ve… tiene su mérito.

Anuncios

25 enero, 2011

Nos apañaron una ley SINDE

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 23:17
Tags: , , , , , ,

 

Ahora que la Ley SINDE nos va a dejar sin tardes de cine gratuito con mantita en el sofá y palomitas de microondas, apetece re-re-reflexionar sobre estas cosas de los derechos de autor, el canon, la SGAE y los idiotas supremos que pululan en todas las filas, en este caso en las filas de los autores:

 

“Demuestren que están a favor de los derechos.. De los derechos de los niños con Sida en África a tener medicación a su alcance.”
Alejandro Sanz – Twitter

 

Sería una frase estupenda… Si no fuera porque en realidad compara el derecho a la atención médica de los niños enfermos de SIDA en Africa con los derechos de autor. Que dicho sea de paso… tenía yo entendido que uno de los más graves problemas para que los países pobres puedan acceder a medicación es precisamente que no pueden pagar las patentes de las industrias farmacéuticas. Que vendría a ser, precisamente, que se quedan sin medicinas porque las protegen los derechos de autor. ¿No?

 Tras estos comentarios y la respuesta previsible de los internautas, Alejandro se desfoga con una carta en la que nos llama (voy a incluirme aunque yo no le haya dicho nada, que identificada en cierto modo si me siento) talibanes, cagones, fascistas y otras cuantas lindezas. Unas en el twitter, que es una cosa que a este hombre por lo visto le gusta mucho, y otras en la carta. No recuerdo cual en donde, pero os la podéis leer… aunque no vais a encontrar nada que no hayáis leido antes en su boca o en la de otros (ays… Ramoncín… te quitaron el puesto de superdefensor de lo indefendible y paladin de la aborrecida SGAE…)

Sobre estas cosas no es la primera vez que opino, pero como es un tema recurrente pues recurrentemente opinaremos.

Para empezar, me parece muy curioso que los partidos sean incapaces de ponerse de acuerdo a favor de los grandes pactos por el empleo, la educación, las pensiones… esas cosas de pequeño calado que tan poco interesan para el auténtico progreso y bienestar general de la nación y sus ciudadanos, ya sabéis… y en cambio hayan sido capaces de superar sus diferencias y consensuar en cosa de un mes un acuerdo que permita llevar adelante una ley que el Congreso había rechazado. En beneficio no de la cultura, si no de la Industria de la cultura.

No es que me parezca que esta industria no tiene derecho a ser protegida, claro que si. Y entiendo que el trasiego de material gratuito debe causar graves perjuicios y poner en peligro puestos de trabajo. Pero hay muchas cosas sobre cómo y qué proteger no me cuadran:

No me cuadra que alguien tenga que cobrar eternamente por el trabajo que realizó en un determinado momento. “Los creadores” para cobrar mes a mes deberían crear mes a mes y, lo siento, pero es así, crear material que alguien desee adquirir. ¿Suena consumista? Bueno, es que realmente hablamos de INDUSTRIA, de la protección de productos de mercado, no de arte en general. No creo que Alejandro Sanz, Ramoncín y el resto de la ralea representen precisamente al artista no comercial, ni creo que esta ley tenga mucho que ver con la creación como concepto general. De hecho me da la sensación de que no tiene nada que ver con creaciones que no estén dentro del circuito de mercado. Si quieren cobrar, que curren, que saquen discos, que hagan conciertos y giras… Y que se hagan a la idea de que cuando dejen de hacerlo, dejarán de cobrar, como todo Dios. Sería lo justo. Ah, y que aunque todos estamos deacuerdo en que todo trabajador tiene “derecho a un sueldo digno por el trabajo propio”, eso no tiene nada que ver con el derecho a hacerse millonario al primer disco y poseer supermansiones y megapatrimonios por el trabajo realizado durante un par de añitos y va que chuta. Eso no tiene nada que ver con “el sueldo digno que se merece todo trabajador”. Si queremos reclamar justicia, igual conviene recordar que lo justo es que el trabajo te de para vivir, si te va bien para vivir bien, si te va muy  muy bien para juntar algo de patrimonio… pero eso de exigir derechos del trabajador y acumular superfortunas expres no casan. Estos rojos de papel maché… dando lecciones de derechos del proletariado con el Ché en la camiseta de Dolce Gabbana.

No me cuadra que uno tenga que pagar veinte veces un canon “por si copia”. ¿Qué pasó con el derecho a la presunción de inocencia? Eso es como multarnos a todos por si algún día aprovechamos las posibilidades de nuestro coche para transgredir los límites de velocidad. Resulta que pagamos canon en el pc, en la conexión a internet, en los cd’s originales, en los vírgenes, en las memorias extraibles,… Pagamos veintemil veces un canon “por si grabamos”, pero a pesar de eso sigue siendo ilegal grabar. Al menos, si ya hemos pagado la compensación, que deje de ser ilegal. ¡Que lo hemos comprado con creces!

No me cuadra que tengamos que poner leyes, jueces, fuerzas del orden y todos nuestros recursos al servicio de un INDUSTRIA particular que se aferra a sistemas de producción y comercialización obsoletos y no mueve un dedo por actualizarse. El problema no es que la gente haya dejado de ir al cine porque se descarga las películas. La gente va hoy más al cine que cuando yo era pequeña, cuando eso era algo que se hacía de forma excepcional y casi anecdótica. Igual que comprar un disco, ¿de verdad creen que antes nos comprabamos los discos a tutiplen, todos los que salían? Pero claro, ahora hay muchos triunfitos a los que alimentar y muchas más salas y películas, y parecen pretender que tenemos la obligación de ir al cine todos los fines de semana para mantenerlos. ¡Como si fuera barata la cosa! Me parece bien que cobren por el material que producen… En serio, yo estaría dispuesta a pagar por consumir lo que descargo en otras condiciones… ¿y si ingenian formas de comercialización de ese material que no supongan coger el coche y gastarnos cerca de 40 euros para ver una peli con palomitas? No sé… ¿qué tal si me ofrecen servicios de descarga oficiales a precios razonables, para que pueda ver la peli en el salón de mi casa con mis palomitas de microondas y la cocacola de mi frigo? Ya me encargaré yo de seleccionar en qué caso excepcional decido gastarme el pastón de las entradas y disfrutar de la pantalla grande y demás accesorios, que también me gusta, no crean que no, que si no voy no es porque no quiera…

De todas formas… Me apuesto lo que queráis que los internautas seguirán intercambiando sin afán de lucro todo lo que puedan a través de programas de intercambio P2P, aunque quiten los portales. Es como pretender ponerle puertas al campo. Ganarán más ofreciendo alternativas de comercialización (al menos algo venderán) que empeñándose en evitar lo inevitable.

NO ME CUADRA que cobren SGAE a las BIBLIOTECAS (indignante), ni a las peluquerias (ridículo. A mi padre quisieron cobrarle por tener la radio encendida en la tienda, ¡y vende muebles! Echó al tipo a patadas y nunca más se supo del tema), ni a las obras de teatro escolares (vergonzoso), NI ME CUADRA QUE EN FUENTEOVEJUNA LOS VECINOS TENGAN QUE PAGAR POR REPRESENTAR “FUENTEOVEJUNA” (es subrealista)… No me cuadra que alguien pueda defender que estas acciones tienen algo que ver con proteger la cultura sin que se le caiga la cara de vergüenza. No me cuadra que en defensa de la cultura (de verdad) la SINDE no legisle supuestos de excepción al canon de la SGAE que recojan este tipo de actividades.

 

 

En fin… Que al final me he enrollado mucho para acabar diciendo lo mismo de siempre. Ya puestos, podría haber suscrito la carta de Lucas Sanchez en su blog Sonicando, que viene a ser otra de las cienes y cienes de respuestas que suelen salir cada dos por tres en respuesta abierta a alguna “carta abierta” del famosito de turno, pero esta vez desde el punto de vista de un investigador científico. Y así de paso, si os gusta la ciencia, pues ya tenéis otra dirección que visitar de vez en cuando.

Y aquí hay un video chulo que no sé importar, sobre la diferencia entre robar y copiar.

 

 

12 noviembre, 2009

El mantero, enemigo publico numero uno

Filed under: Palabros perplejeantes — Chus @ 9:25
Tags: , , , , ,
Palabros perplejeantes:
 
Hoy toca doblete en el blog. Es que acabo de leer esta joya del pensamiento socioeconómico y tenía que coleccionarla:
 
 
Un mantero (vendedor callejero de copias ilegales)
es peor que un camello (vendedor de droga)
porque la actividad del camello
no perjudica a ninguna industria

(Vicente Ferrer, diputado del PP, en la Comisión de Justicia del Congreso)
 
 
 
 
Con este esquema de prioridades y capacidad argumentativa, se entiende cómo nos va la cosa.
 
 

MisterChaquetas Ramoncín contra El Jueves

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 8:48
Tags: , ,

 

“No me llamo Ramoncín, me llamo Ramón. José Ramón Julio Martínez Márquez”

 

 

Cuando en 1977 Ramoncín sacó su primer disco sin la gente original del grupo “W.C.?”, aquellos que le habían seleccionado a él a partir de un anuncio (“grupo que empieza en Vallecas necesita cantante. No importa que sea muy bueno, pero que se lo monte bien en el escenario”), poco se acordó de pedir autorización para utilizar sus canciones. Claro que como los propietarios no se acordaron tampoco de registrarlas (cosas de la edad), pues no pasó gran cosa.

 

En cosa de un año “W.C.?” se había transformado en “Ramoncín y los W.C.?”, saltado a la fama, y cambiado todos sus uvescés? peludos y adolescentes por instrumentalistas de estudio…  No sé si les parecería a los chavales lo bastante bueno, pero montárselo hay que reconocer que se lo sabía montar muy bien. Tenía más amigos, más contactos y más ambición. Y los peludos, que se creyeron su cuento de que se iba a Barna a negociar un disco del grupo, se quedaron en Madrid contemplando perplejos como salía un disco suyo pero sin ellos. Toma respeto a la propiedad intelectual.

 

Así todos conocimos a Ramóncín, el Rey del Pollo Frito, y a lo largo de nuestra historia vital fuimos testigos de sus cambios desde el primer punk controvertido hacia una madurez rockera sin piercings ni imperdibles en las orejas; Hemos cantado y bailado con sus canciones, le hemos consolidado disco tras disco como uno de los indiscutibles de la música española (al menos mientras se dedicó a cantar y no a telebasurear), hemos grabado en nuestra historia personal algún momento de Litros de Alcohol y Susurros en la Ciudad… y muchos hemos acabado aborreciendo a este individuo de nariz operada y chaqueta a la medida, cancerbero fiel de la SGAE, tocanarices recalcitrante en tertulias y debates televisivos y ejemplar modelo de… ¿de qué?. ¿Hay alguien más reaccionario que él? ¿Más casposo en sus alegatos contra esta juventudmalpervertida y necesitada de látigo? Ese hipócrita mediático, que un año participa en una plataforma contra O.T. –“no más timos”– y un par de años después ¡forma parte de su jurado! (la pasta es la pasta y lo que vende vende). Llorón compulsivo, acusica y rabioso, pero tan forrado de pasta que tiene contratado un gabinete para que se dediquen a ir por el mundo (lease sobre todo la red) limpiando su imagen… Tanto hambre en el mundo… 

 

Si alguien hiciera el favor de prestarle un Delorian con condensador de fluzo y un poquito de plutonio al punkero Ramoncín de la rebeldía social, y le invitara a venir a conocerse al siglo XXI, seguro que se llevaba tal susto que se le quitaban las ganas de ser su amigo.

O no… Al fin y al cabo, ya entonces, los piercings e imperdibles de las orejas eran falsos. Si está visto que ya de tierno apuntaba maneras.

 

Yo, que no me agrego así como así a cadenas ni a grupos tontos del facebook (aunque algunos tienen nombres de lo más divertido), confieso que contra Ramoncín he acabado desarrollando una aversión visceral que me incapacita para disfrutar nada en lo que él ande rondando y me impulsa a sumarme a cualquier cosa que vaya contra él. Con lo que me gustaba…

 

Así que nada, si a Ramoncín le fastidia que El Jueves haga chistes, que deje de hacer el payaso.
Mientras tanto…
http://www.eljueves.es/

 

Que vistos los videos, no era pa tanto. En uno sólo sale él mismo diciendo su propio nombre, no sé qué le ve de insultante. Así que espero que a partir de ahora El Jueves se ponga las pilas y le de más caña, de la de verdad.

 

 

 

26 enero, 2008

Canon SGAE… ¿¿¿¿A LAS BIBLIOTECAS????

Filed under: Tertulia literaria,Y digo yo... — Chus @ 10:10
Tags: ,
 .
.
Acabo de copiar una entrada del blog de La Bibliotecaria, Papyrum, es justo la entrada anterior a esta. Y esta es la dirección de Papyrum, aunque la tenéis en la lista de blogs a visitar.
 .
Bueno, se ha copiado sólo, lo único que he tenido que hacer es pinchar un botoncito. Es la primera vez que pincho en eso de agregar una entrada de otro espacio al mio, y no creo que lo repita mucho porque “yo no copio-pego”. O eso quiero creer, aunque a veces se caiga en la tentación de compartir textos e ideas de otros que me parece que valen la pena. Claro que pronto tal vez nos ayudarán a base de talonario a quitarnos el mal vicio de repetir las palabras ajenas (aunque sean buenas).
 .
En este caso no sólo lo copio-pego feliz del pseudoplagio, si no que pienso enviarlo por email a todos mis contactos. Tal vez no sean muchos… pero poco a poco somos más.
 .
En estos años últimos he recibido muchos correos sobre el canon, gente indignada de que otros pretendan criminalizar que copiemos una canción, justificando que sus millonarias viviendas son el fruto del “sudor de su frente y su esfuerzo”, cuando los demás apenas llegamos a fin de mes y nos ahogamos por pagar la hipoteca cada vez más pesada de un piso que cabría en sus piscinas. De que se pretenda cobrar por un trabajo toda la vida, cuando los demás, sea cual sea nuestra profesión, sólo cobramos por nuestras faenas el día que las entregamos, y si hay suerte. Y bueno, qué os voy a contar… seguro que también habéis recibido esos correos. De hecho he dejado de reenviarlos porque llegué a no estar segura de la actualidad de los datos, la fiabilidad de la información y el objetivo de su fuente original: ¿se creó realmente para denunciar los excesos de la ley del canon, o para fomentar el spam? Y este año me he propuesto ser más rigurosa con mis reenvíos y tratar de contrastar la información que me llegue, que ya se sabe que internet no es tan libre como dicen, pero sí lo bastante para que casi cualquiera pueda lanzar al aire casi cualquier cosa, sea cierta o falsa, y esta de vueltas por el ciberespacio de correo en correo durante años sin que se pueda parar el bulo.
Como lo del pastelón aquel de despedida atribuído a Gabriel García Marquez, y tantas otras cosas.
 .
Pero que no reenvíe a ciegas no significa que no esté dispuesta a poner mi granito de arena al poso de indignación general que los abusos de la SGAE generan, soñando con un hipotético futuro en el que las masas de mortales saldremos a la calle (es metafórico) a gritarles su desfatachez y boicotear una ley injusta y exagerada. Muy utópico, lo sé… pero por soñar…
 .
Desde luego, todos sabemos que lo que no es legal no lo es… pero tener que pagar en prevención de delitos que no has cometido (veinte veces, en la conexión, en el disco duro, en el soporte, en todas partes…) y que siga siendo delito cometerlos después no parece muy justo. Y tal vez, si con las copias no da la pasta para el pan de todos, tal vez, sólo tal vez, es que no necesitamos tantos autores (uysch, que poco pro-cultural ha sonado eso), o al menos no tantos de los que se suben al tren de las superventas y se hacen millonarios en dos días. Tal vez es que vendiendo música tienes que sobrevivir como sobrevivimos los que te vendemos la fruta, cuidamos a tus hijos en las escuelas, barremos tus calles, te atendemos en el centro de salud… Y sólo después de una larga carrera de éxitos continuidados y de trabajo y esfuerzo diario al menos 11 meses al año, sin despilfarros por el camino, sólo entonces, sea justo y prudente que hayas podido labrarte con tu profesión un bien estar superior a la media. No en dos discos. Y si no te da la cosa para mantenerte en el éxito continuidado tanto tiempo, igual es que deberías buscarte otro trabajo, que a mi no me van a pagar dentro de unos años si no sigo rindiendo como ahora.
 .
Pero bueno… somos simples mortales y en un rinconcito de nuestro ser medio entendemos que si queremos el disco hay que comprarlo, y que si nos es caro no se compra y listo, y ya bajarán los precios por la oferta y la demanda, no por el “robo” sistemático. Más o menos. No he podido evitar entrecomillar lo de robo. Qué le vamos a hacer… Es una guerra interna.
 .
Y si esas cosas nos rebotan… ciertas particularidades claman al cielo.
 .
Por eso he copiado el post de la Bibliotecaria. Porque que cobren canon a las bibliotecas por libro prestado ES INDIGNANTE y me sale el estupor y la rabia por todos los poros de la piel.
 .
 .
Y que un gobierno firme eso y luego me haga campañas en la tele sobre la importancia de fomentar los hábitos lectores, ES UN CACHONDEO.
 .
 .
Por eso, por cosas así, no para soslayar los derechos justos de los autores, si no por los excesos que se burlan de nuestra inteligencia:
TODOS CONTRA LA SGAE.

Trata de Por la lectura

Cita

Por la lectura

Hace algún tiempo, Papyrum se adhirió a la campaña en contra del préstamo de pago en bibliotecas. Magalí nos envía estas palabras de José Luís Sampedro, que aquí os dejo sin añadir comentario, ya que hablan por sí solas. Juzgar vosotros mismos.
.
.
Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era
suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus “clientes” éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.
 
Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y veces también ellas quedaban prendadas.
 
Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos. Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.
 
Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada.
En la vida corriente el que paga una suma es porque: a) obtiene algo a cambio. b) es objeto de una sanción.
Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?
 
Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro vendido? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra. Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autorcargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.
¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!
 
José Luis Sampedro
Por el placer de la lectura.
Enviado por Magalí