Ya veremos…

27 enero, 2012

Gilipollas pero felices… Y a mucha honra.

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 9:58
Tags: , , , ,

El 23 de enero empezó el Año Chino del Dragón y según los chinos el dragón siempre trae riqueza y felicidad. Como el medio limón es Dragón, es de esperar que la riqueza y felicidad prometidas nos salpiquen. A ser posible en forma de ingresos. Pongamos trabajo, pero vamos… un euromillón también me vale.

 .

Aunque según una noticia que leo en la web Cuentame Algo Bueno, resulta que los españoles somos expertos en vivir “sin trabajo y sin un duro… pero felices”. Dicen que estamos entre los 20 paises más felices del mundo, ocupamos el puesto 19 para ser más exactos. Dato que ya había leido antes porque por algo tengo fichado el Instituto de la Felicidad de CocaCola, (me mola la campaña #razonesparacreer) que no sé si hablan del mismo estudio o si es que ultimamente hay mucha gente dedicada a encuestar este tema… pero las estadísticas son parecidas.

 .

Lo que sí me llamó la atención es una notita en el comentario de Cuentame Algo Bueno, que recoge la reflexión de los autores sobre que es posible que la felicidad sea una construcción cultural, ya que hay paises muy castigados con muy buena posición en el ranking, como Fiyi y Nigeria, que ocupan respectivamente los puestos 1 y 2 de la lista y cuya situación socioeconómica dista mucho de ser un paraiso Merckeliano. Lo de que sea una construcción cultural es bueno, porque sino igual había que pensar que es que somos gilipollas… y no quisiera.

 .

Tampoco es que sea algo nuevo… igual ya lo leí también antes. Y de todas formas es uno de esos descubrimientos que los oyes/lees y piensas “pues claro, es obvio”. Todo lo que implica nuestra forma de percibir el mundo no son más que construcciones sociales. Al menos hasta cierto punto: qué valoramos, qué necesitamos, qué nos colma… son cosas aprendidas (una vez resuelto, digo yo, el tema de la supervivencia). Pero no deja de ser interesante detenerse sobre él un segundito y tomar consciencia de lo que significa: si es una construcción, podemos poner y quitar ladrillos en ese edificio y educarnos, cambiar el chip, influír…

 .

Ya, vais a decir: más de lo mismo, mira que estás pesada… ¿Qué queréis que os diga? Podría escribir sobre lo que pienso de los resultados de los últimos shows con toga, estos super juicios tan mediáticos y telegénicos… Tienen mucho hilo del que tirar, dudas sobre las leyes y sus vacíos, los jurados populares, la politización de la justicia, la dualidad entre “sentir que algo es de justicia” y “ajustarse a derecho”, la rabia de los ciudadanos que no entendemos de matices… pero no me da la gana.

 .

Así que si os cansáis de trivialidades sobre la felicidad, leed al Corsario Zafarín, que sí que reflexiona sobre noticias de actualidad con acidez, su puntito de humor y mucho sentido histórico. O echad un vistazo a las portadas de la prensa diaria… pero procurad hacerlo con el estómago bien sujeto, que está la cosa…

 .

Yo mientras sigo a lo mío, veo videos del programa “la felicidad en cuatro minutos”, que continúa emitiendo rtve este 2012, y me sumo en twitter a @cuentamealgobueno, que no parece un ser muy influyente (al menos en twitter), porque no tiene ni el doble de seguidores que yo y mira que yo tengo pocos… (hoy precisamente he perdido uno, no sé quién ni a dónde voló,… en fin, le deseo que su twittvida sea larga y próspera), pero como venía diciendo, @cuentamealgobueno tiene una web dedicada a recoger noticias positivas y no está de más sumar gente así en la colección de entradas informativas diarias.

 .

Hoy como ejemplo inevitable de esta nueva web propuesta, me quedo con la noticia sobre la tableta de chocolate de 500 metros que elaboraron en Montilla (record mundial) y que, por si no basta con pensar en medio kilómetro de chocolate para que se te disparen los niveles de serotonina en sangre y te pegue un subidón de felicidad (aaaarrrrfffffffffff!!!! ya decía yo: inevitable que me quede con semejante imagen: ¡¡medio kilómetro de chocolate!!), además, se hizo para recaudar fondos contra el capitán Alzheimer, ese gran hijo de puta (en concreto para una cosita objetiva y limitada: comprar una grua para desplazar a los enfermos de una residencia: pequeños grandes gestos concretos, que son los que salvan el día a día).

 .

Y alguna noticia en positivo de las que he recogido ultimamente…(no es tarea fácil, la verdad, pero no desisto):

– Super emocionante aunque no sea plena actualidad: el niño que quitó la sed a medio millón de africanos. No sabía su profe la semilla que sembraba el día que habló en clase, a un Ryan de 6 años, sobre la sed en Africa… 

Un empresario sube el sueldo a sus empleados tras probar a vivir con su salario (eeeeeeeh??? Y no es broma!! Pasó en Italia!!)

 – El año pasado nació en España el primer bebé sin gen para el cancer de mama (noticia muy al hilo de Cuentame, que me tiene esta temporada angustiadita perdida, con la Milana sin pelo, sin pecho y sin fuerzas, por amor de dios, qué llantadas me meto)

 Donan el dinero de los regalos de su boda para una escuela de futbol en sahara (hablando de colegios, un… chiste? reflexión? sacado de una viñeta de Mingote: En la comunidad valenciana ni el inglés es lo importante, ni el chino es el futuro… como sigan los cortes de luz lo que va a ser fundamental va a ser el Braille)

 .

Ya, que ese chiste no tiene gracia y más bien es triste… Bueno, es que somos gilipollas, digo… bien dotados en ciertas construcciones sociales, y sabemos ser felices pese a todo, hasta riéndonos de nuestras desgracias.

Además, leí hace poco: “Gilipollas no lleva tilde, pero se acentúa con el tiempo”

Así visto, ¿significará eso que se nos va a ir acentuando la felicidad? Será por lo del Año del Dragon… ¡Pues nada! ¡Bienvenido sea! 

.

12 enero, 2012

Buscando luces #enpositivo para las sombras que cuenta Shi

Me levanto tempranito como cada mañana, hago el bocata al peque (que se lo podría hacer perfectamente él solito y yo seguir durmiendo… pero se lo hago, que no me cuesta nada. Igual que siempre soy yo la que hace el café después de comer y lía los cigarrillos aunque yo no fume, o igual que el medio limón prepara todos los días mi tacita de café con leche al levantarse -aún más temprano que yo-).

Friego un poco, que se me ha amontonado la fregotá (¿ya volvieron los vecinos a meterme su vajilla por la ventana? ¡no somos tantos en casa para tener este caos de enseres sucios!), pongo una lavadora, me siento con mi café con leche -recalentado- a leer el correo, ahora que ya me quedé solita en casa… Y me encuentro en el email la última entrada del blog de Shi.

.

Shi, mujer animosa y berreante, que hoy berrea en oscuro. Y aunque empieza hablando del regreso de los paseos con amigos, las visitas, el intercambio y prestamo entre nosotros… cosas que suenan bien, al final se lanza y asegura que hemos perdido el deseo de ser mejores. Que en esta guerra diaria por la supervivencia, la crisis se nos ha llevado, además del poder adquisitivo, las ganas de ayudar al otro, de cooperar, de ser solidarios. Que andamos enrabiados escupiendo sobre los demás nuestras angustias. Que es el momento de los egoísmos.

.

Hace un par de entradas decía yo que estaba a la caza y captura de noticias positivas. Y es que ese berrear de Shi no es sólo suyo, es un estrés de todos que nos aplasta poco a poco. Decían ayer en la radio que hoy hay que tener más cuidado al volante, porque la gente está muy tensa y los nervios saltan a la primera de cambio… Y es normal. ¿Cómo no vamos a estar bordes, con este plan? Uno no puede ir relajado por la vida, ceder amablemente el paso, ser paciente en los atascos, sonreír con un “no pasa nada” cuando pasa cualquier bobada, si está dando vueltas en su cabeza a ese cheque devuelto, el cliente que no paga, el trabajo que no aparece, el pan que hay que poner en la mesa…  

Pero estas actitudes, aunque sean respuestas naturales a la situación que vivimos, podemos en parte domarlas. Habrá días que no. Yo tendré días que me levante y me quede mirando el sofá y la manta, pensando en meterme ahí y no sacar las orejas hasta que deje de llover (metafórico, aquí ultimamente no llueve ni a tiros). Y para otros habrá un día que ese no llegar del dinero previsto le provoque ganas de estampar el puño contra algo. Pero son días. El resto podemos pensar, como dice Marga, que esto también pasa. Y tratar de aliviar el berrinche común sembrando gotitas de buen rollo.

.

Yo, tal como anunciaba, ya empecé. Busco noticias buenas.  Quiero cosas que nos recuerden que no es verdad que sea el tiempo del egoismo. Que sigue habiendo luces de generosidad, ahora más que nunca. Iniciativas, proyectos, pequeños gestos individuales, ideas solidarias, tonterías divertidas,… Que hay quien sigue intentando ser mejor persona, o incluso hay quien lo es día a día sin intentarlo siquiera. Sigo a la caza de historias para pensar y sentir #enpositivo.

.

Mis primeros #enpositivo fueron:

– Un submarinista encuentra un anillo de 1930 y lo devuelve a los nietos de la dueña

Un empresario de Huelva volvió a abrir su restaurante en Noche Vieja para dar de cenar gratis a inmigrantes de Lepe.

Una peluquera de Lérida peina, hace la manicura y maquilla (a los hombres, exfoliación en vez de maquillaje) gratis a parados que buscan empleo, para las entrevistas de trabajo.

.

Y la de hoy (o la primera de hoy, si hay suerte):

España bate su propio record mundial en donaciones y trasplantes.

.

En la noticia publicada en la versión digital de Público, se recoge esto (es de Ana Mato, y estoy un tanto peleada con los políticos de alto standing en general, pero en esta ocasión me valen sus palabras aunque me piense de medio lado que igual ella no se las cree, o que en el fondo se la refanfinfla) : 

“Hoy más que nunca debemos tener razones para sentirnos francamente orgullosos (…) Es un logro colectivo que pone de manifiesto lo que la sociedad española puede alcanzar cuando une sus fuerzas en un objetivo común”.

.

Pues eso… a ver si nos apuntamos la copla y es verdad.

.

P.D.: También me alegro mucho por ILSBA, una empresa creada por dos compañeras de Baleares, que no conozco de nada, pero son intérpretes de lengua de signos como yo, que en cuatro meses de vida llevan cuatro premios recolectados. Eso también es un ejemplo para pensar #enpositivo.

.

2 enero, 2012

Empezando el 2012, a la búsqueda de gente positiva a la que seguir

Filed under: Cosas del dia a dia,Y digo yo... — Chus @ 17:54
Tags: , , , , ,

He empezado el año al ralentí, durmiendo muchísimo (bendito frenadol) y comiendo cosas que engordan y apetecen, guarreando, como suele decirse. Y con cierto afán expansionista que me devuelve a la vieja costumbre de fisgar de blog en blog y tiro porque me toca, o entre los contactos de los contactos en las redes sociales, a la caza y captura de nuevos espacios a los que asomarme desde mi ventanita. 

.

Y sin inspiración. Igual también está al ralentí y es que viene despacito… pero no, no me llega ese picor de dedos que arrastra a escribir sobre algo interesante. En lo que llega, siempre nos queda la socorrida solución de las onomásticas, pero hoy no es el día mundial de nada interesante. No es que sea un día en el que no haya pasado nunca nada… siempre pasa algo, incluso en días resacosos como este. Por ejemplo en 1492 el imperio Nazarí de Granada se rindió ante los Reyes Católicos, culminándose así la reconquista. Esto me ha llevado a pensar en la novela de Noah Gordon  “El Ultimo Judío”… pero eso fue a finales de marzo, aún falta un par de meses. De todas formas, muy recomendable. Es también la fecha de culminación del Requiem de Mozart (1793) y el aniversario de la primera fotografía tomada a la luna (Louis Daguerre, 1839), y muchas otras cosas que no me apetece comentar. Me quedo con lo de la luna, por tratarse de un hito tan romático y científico. Lástima que se perdiera aquella primera imágen, pero tenemos este otro daguerrotipo de 1851:

.

Y es que he empezado el año hambrienta de positivismo. Hace falta un cambio de chip. No digo que haya que cerrar los ojos a la realidad, no propongo en absoluto seguir la técnica del avestruz y cegarnos a las noticias sobre economía, política, recortes, juicios e imputaciones, cargas policiales y demás histerias (y las que nos rondarán morena)… Pero creo que en este saber cómo está el mundo tiene que haber sitio también para ver las cosas buenas. Que hace falta dedicarnos a prestar atención a otros detalles y hablar también de las cosas buenas y esperanzadoras, como en la campaña de Coca-Cola de “razones para creer en un mundo mejor”, o como aquella que se suponía que iba a hacer a principios del ya lejano 2010 las Cámaras de Comercios para fomentar la confianza (y que por lo que se le vio el pelo, tiendo a pensar que alguien se llevó la pasta de una campaña y sacó medio spot, para variar). Así que voy a la caza y captura de noticias positivas y  cosas agradables de leer y mirar.

Porque como dicen en enpositivo.com

.

“Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo.”
Paulo Coelho

.

Y puestos a copiar y pegar, me quedo con la entrada de hoy del blog La Novia de Papá por el vitalismo que transmite:

.

Y grita: “No te quedes con las ganas”.

De protestar, de cambiar, de querer, de que te quieran, de pensar, de crear, de hacer, de dejar de hacer, de moverte, de mover, de emprender, de aprender, de apostar, de jugar, de arriesgar, de ganar, de perder, de besar, de follar, de montar, de gritar, de callar, de analizar, de comprender, de entender, de sentir, de escribir, de leer, de que te lean, de pintar, de que te pinten. De vivir.

.

Eso, no nos quedemos con las ganas de vivir… Mientras, voy a repasar mi Defensa de la Alegría, a ver si entre Benedetti, Neruda y el instituto Coca Cola me convenzo.

.

11 noviembre, 2010

Defensa de la Alegria

Filed under: Tertulia literaria,Y digo yo... — Chus @ 9:20
Tags: , , , ,

 

  

“Todo hombre tiene derecho a la Vida, la Libertad
y la búsqueda de la Felicidad.”

 

Me habría gustado poder decir que el derecho a la búsqueda de la felicidad viene recogido en la Carta de Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero en realidad es una frase de la Declaración de Independencia de los EEUU. Supongo que porque los derechos relacionados con la libertad y la justicia social son más objetivos y la Asamblea de las Naciones Unidas habrá considerado que meterse a proteger estados de ánimo es un barrizal demasiado complicado. Protegemos derechos concretos y mesurables: que seas libre, que tengas educación y un techo bajo el que cobijarte, que tengas patria y puedas formar familia, que recibas un salario digno y atención sanitaria… y luego allá cada cual con su búsqueda personal.


ESTA vez dejadme

ser feliz,
nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
Qué voy a hacerle, soy
feliz. (…)

(Neruda, Oda al dia Feliz)

 

Ayer le prometí a Margarita que para compensar por un poema triste, hoy hablaría de la alegría, así que propuesta para hoy: buscar la felicidad.

He buscado entre los poetas y encontré que Neruda tiene una “oda al día feliz” que no está mal, aunque me gustan mucho más sus versos de pasión, amores y canciones desesperadas. También tiene otraoda a la alegría”, quien quiera puede buscarla en san google (a mi me aburrió).

En todo caso, me quedo con Benedetti esta vez y me apropio de su “Defensa de la Alegría” como bandera. La felicidad, la alegría, es una decisión consciente, la determinación que tomamos de ver las cosas de un  modo u otro, de enfrentarnos cada día a lo que caiga. A veces es una elección costosa y se nos hace difícil encontrar las ganas… pero es una elección. Quiero acogerme a la felicidad como opción personal, como responsabilidad propia, como entrenamiento diario: un beso, un abrazo (aunque sea por facebook), acurrucarse una tarde de tormenta bajo la manta, aprender algo nuevo, perderse en un libro, escuchar por enésima vez la misma música, llorar sin vergüenza ni comedimiento las penas (eso también hace feliz), sonreir hasta contagiar sonrisas que a su vez nos contagien, vivir con curiosidad, regalarnos un minuto extra en la ducha, mirar el cielo, disfrutar los matices plomizos de un dia nublado, comer en compañía una tortilla de patata.

Y digo tortilla de patata con fundamentación, porque el Instituto Coca-Cola de la Felicidad ha descubierto que entre los placeres gastronómicos que nos aportan felicidad, la tortilla de patata está en cabeza. Ahí es nada. Ni caviar ni salmón ahumado, ¡tortilla y paella! Tal vez porque la mayoría de nosotros hemos experimentado la unión entre la tortilla de patata y una excursión familiar, una salida al campo con los amigos, una cena en la bodeguilla del pueblo o en un mesón de esos de mantel de papel y jarra de barro con vino de la casa… Si. Creo que la tortilla de patata es sin duda el mejor exponente de la vida social desenfadada y acogedora, esa que, sin ser la más deslumbrante y excepcional, es a la larga la que más huella nos deja en el baúl de los viejos recuerdos.

Así que os invito a vivir la guerra diaria defendiendo la alegría como vuestra-nuestra trinchera.

Y a visitar la web del Instituto Coca-Cola de la Alegría, que está muy bien y tiene entre sus expertos a Eduardo Punset, entre otros (me gusta las cosas que dice ese hombre).

http://www.institutodelafelicidad.com

¿Veis? Una marca que optó por la alegría como elección, y decidió ser la Chispa de la Vida en vez de un símbolo de reveldía, glamour, o cualquier otra cosa. Una elección intencionada (seguro que siguiendo criterios de mercado, pero elección al fin y al cabo).

 
Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

 

 

P.D.: De esto ya dije algo hace tiempo, en Eligiendo la alegria (con un video muy chulo)