Ya veremos…

17 junio, 2011

En este mayo en que ni rimas creo…

“… Puerta del Sol, primavera,
respirar es combatir,
dar la cara bendecir
un porvenir sin banderas
ni chorizos sin fronteras.
Levantarse es descubrir
la locura de vivir
contra los cuerdos de atar:
si no nos dejáis soñar
no os dejaremos dormir …”

Sabina

Y ahora, ya sin la premura de tener que dedicarme a estudiar valenciano para cumplir en la fecha del examen, ni la necesidad de ver signar para desoxidar la vista y las manos… Ahora ya, sin objetivos inmediatos que entretengan mis horas vacías, que no sé bien si más que objetivos no fueron excusas: ¿qué hago? Ya, buscar trabajo. Pero ese objetivo me resulta cada vez menos apetente, tan abstracto él, tan estéril… Cada vez tengo más ganas de dormir (metafóricamente, que no me cuesta saltar de la cama cada mañana. Me cuesta despertarme a la realidad).

Quizás por eso me entusiasma el 15M. Tal vez porque envidio la energia que le falta a mi anquilosamiento y quisiera yo también reventar esta atonía con una marea de movimiento. Hacia donde sea, hacia alguna parte. Romper la inercia de este deslizar en caída, de este dejar fluir el tiempo…

Siempre he sido más piedra que viento.

Así que me muevo sin moverme, aquí enterrada en mi misma, tendiendo los ojos más allá de mis paredes a través de la ventana abierta de una red inabarcable de datos. Hoy es viernes, el lunes ya veremos.

Hoy aquí me quedo, tanteando los versos de este coraje de las calles. Por no hablar del 36% de subida de sueldo de los banqueros, o de la posibilidad de que en este país democrático haya policías infiltrados entre los manifestantes con la misión dar inicio de la violencia. De que el PSOE y compinches rechacen grabar las grandes fortunas y hacer públicos los nombres de nuestros millonarios desfalcadores, y rechacen la dación en pago mientras las familias acaban en la calle (y digo yo: ¿no había que proteger a la familia? ¿o es que protegerla sólo consiste en evitar los matrimonios gays?). Por no hablar de los recortes aceptados en democráticas votaciones de los parlamentarios, parlamentarios que no ofrecían esos recortes en sus programas a la hora de ser elegidos y no hablar de tantos temas de los que ya hablan otros (no dejéis de escuchar este audio del programa “Asuntos Propios”, no tiene desperdicio).

En fin… por no hablar de tantas cosas, me quedo con los versos, que hablan de lo mismo pero en otra lengua. Iba a decir en otra lengua más amable… pero siendo versos uno no puede fiarse, a veces las rimas las carga el diablo. Por algo toda guerra ha tenido sus poetas, y  es que, como dice Celaya, “la poesia es un arma cargada de futuro”

“… Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho….”

Un poema nada nuevo, como el de “España en marcha”, ambos rescatados en las acampadas. Así vuelve a la calle la voz de uno de los testigos de nuestra historia, que no nos sobran poetas centenarios. ¡Me encanta! (me encanta que el 15M retome y reinvindique a nuestros poetas)

“… ¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.”

Pero además de reciclar los versos viejos y reutilizarlos para nuevas ansias, muy primas hermanas de las que les dieron origen, para esta guerra sin balas (y esperemos que sin hostias, salvo las de la misa para quien quiera comulgar), ya han versado unos cuantos autores estrofas nuevas, de primera mano.

Como ejemplo abrí la entrada con un fragmento de Sabina, que aunque indignó a los indignados ofreciéndose a llevarles cerveza fría, como si de botellón se tratase (pobre, seguro que no lo decía con esa intención), ya ha cantado al movimiento en un par de esas columnas que escribe para Público en su sección “El Grito en el Suelo”.

Pero hay más, la mayoría anónimos. No sé si la cosa al final tendrá poetas oficiales, si acabará aprendiéndose de memoria algún día “la generación del 15M” como los pre-logse aprendíamos la del 98 o la del 27. Lo dudo. Pero ahí van algunas pinceladas:

En la web Poetas del 15 de Mayo podéis leer poemas enviados por mucha gente, ordenados por orden alfabético. Hay para todos los gustos y estilos. Como son muchos, yo estuve leyendo los que tienen firma femenina. Ea. Lo mejor de todo es que muchos incluyen la dirección de un blog donde, si os gustó lo que leisteis, podéis seguir al autor.

Y por escoger alguno de la lista, cierro con este, de Verónica Aranda, a quien no conozco de nada aunque haya publicado varios libros. Si apenas conozco a Celaya, que lleva 100 años en estas lides… como para conocer la carne fresca del mercado.

SONETO 15 M

Casi cinco millones de parados,
ingenieros buscando en la basura,
mileuristas huyendo de la usura,
hambre, tedio, hipotecas, embargados.

Un tropel de mendigos ilustrados,
becarios con cuarenta, la futura
incertidumbre, emigración, locura:
sin pensión, sin vivienda y explotados.

En la puerta del Sol el pueblo acampa,
cuando la indignación hace la fuerza
y gobierna el corrupto y el banquero.

Por una democracia real, sin trampa,
por que los ideales no se tuerzan
y cese la injusticia, el aguacero.

10 junio, 2011

El perroflauta que se hizo político

 

Ayer prometí un lindo video para rematar con alegría y buen humor la entrada, pero la vida es lo que tiene, te entretiene en otras cosas…

Bueno, el caso es que aquí está la linda historia del perroflauta que decidió hacerse político. (Aquí, tirándo hacia un poco más abajo). Una animación musical con letra la mar de salada, que os transcribo íntegra para que podáis seguirla con comodidad (aunque mientras leéis no podréis ver la animación). No suelo traer este tipo de contenidos al blog, así, tonterías sólo porque sí… (para eso ya está facebook)… Pero es divertido y tiene taaaaanta razón…

Y para que nadie pueda decir que esta entrada carece de contenido en si misma mismamente, aprovecho para recordaros que el próximo 19 de junio está previsto tomar las calles, por convocatoria del movimiento 15M y amiguitos. Y tomar el Congreso y no sé cuántos sitios más, ya puestos… Hay que hacer ruido, que igual si que oyen algo aunque disimulen. Podéis seguir más o menos el tema aquí: http://www.democraciarealya.es/ 

¡¡Por si os animáis!!!!.

Y de paso, que mañana tengo examen de valenciano y el dia 16 una entrevista de trabajo, por si sois de esa clase de gente que pone velas y esas cosas… cualquier ayuda será bienvenida, por mística que sea.

 

Siempre, desde niño me he sentido perroflauta
y perroflauta he sido siempre muy feliz.
Compartir perros y flautas, malabares y manifas,
encender un gran canuto de hachís.
Pero ahora soy consciente que si sigo esta corriente
siempre voy a estar del lado perdedor.
Por eso he llegado a la siguiente conclusión… yo…
Quiero ser político mejor…

Quiero cobrar sin hacer mucho, pretender como que escucho
y echarle la culpa a otro si hago mal
….como político
Viajar siempre en primera y en el coche que yo quiera,
con un servicio de escoltas especial
… como político
Que me paguen los pasajes, que me regalen los trajes,
y que me abran las puertas al pasar.
Después de todo amigo paga España,
y yo no soy quien para rechazar.

Y los doctores ganan bien, un político mejor,
Cocineros comen bien, un político mejor,
Los artistas viven bien, un político mejor,
Abogados mienten bien, un político mejor.

Mentir como un bellaco, me perdonan en un rato,
el pueblo hasta me quiere reelegir…
Después de todo amigo vota España,
y yo no soy quien para… y yo no soy quien para,
y yo no soy quien para discutir!
Hazte político.

Mira, todos políticos y a tomar por c*lo!

 

 

9 junio, 2011

Con el ojo sobre los plenos vacios: OPEN DATA CONGRESO

 

  

Estaba meditando sobre la conveniencia de cambiar el nombre de PLENO del Congreso por el de CASIVACIO, contemplando algunas fotos de lo más desalentadoras en las que “pleno” perdía cualquier relación con su significado de “lleno”, mientras digería de paso la propuesta de Bono de ayer de reducir el trabajo de los parlamentarios en los plenos de 3 a 2 dias semanales… (hay que reconocer que para plantear semejante cosa, con la que está cayendo, hay que tenerlos cuadrados)… cuando sin comerlo ni beberlo me he tropezado con el proyecto OPEN DATA CONGRESO.

 

http://www.opendatacongreso.org/

 

“Open Data Congreso se centrará en algo que es tema de máxima preocupación en encuestas, debates y en la calle: la clase política. Concretamente esta web quiere informar de las ausencias y presencias de los diputados en el Congreso. Información que, por cierto, es pública pero a quien la intente localizar le será más fácil hallar la Atlántida o la partida de nacimiento de Son Gokuh”

 

Me gusta la idea, así que la seguiré a ver en qué acaba la cosa.

Está claro que el trabajo del parlamentario no se basa en calentar una silla, así que habrá que establecer criterios objetivos que contemplen otras variables, a parte de si asisten o no a los plenos. Pero los de la web ya lo están contemplando y suena a que son gente seria que saben de qué hablan (mejor que yo, seguro). En todo caso, algún modo debe haber de medir la productividad de nuestros representantes, ya que los hay para hacerlo en todo tipo de trabajos. Y hoy por hoy, en el clima de crispación y con la falta de fe que los ciudadanos tenemos por la clase política en general, no estaría de más que, mientras inventamos cómo vigilar si curran en comisiones y despachos o si se escaquean los plenos para irse de cañitas glaumurosas en coche oficial y con cargo a la tarjeta de gastos, cuidaran al menos los gestos y pasaran por el hemiciclo a hacer bulto.

Intuyo que esta iniciativa está relacionada con tantas otras que en los últimos tiempos se nos amontonan, todas ellas representativas de un deseo urgente de participar y nacidas de la sensación popular de que es imprescindible que las cosas cambien.

Algunas cosas sólo, no muchas… Aunque me temo que pese a ser pocas son demasiado grandes e incómodas para que quienes están ocupando los sillones (metafóricamente, porque a la vista está que sus culos no rellenan el hueco físico asignado):

– Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.

– Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.

– Separación efectiva de los poderes públicos.


– Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

 

Pocos, claros y concisos. Es difícil no estar de acuerdo. De hecho, según METROSCOPIA, el 90% de los ciudadanos está de acuerdo en que los políticos deben cambiar. Y el 81% declara simpatía por los indignados del 15M… Eso, a poca fiabilidad que tenga metroscopia, ha de incluir necesariamente incluso espectadores de Intereconomia, que ya es decir.


Claro que, visto que de todas formas les reelegimos y votamos cuantas veces haga falta… como dijo anoche Wyoming lo que habría que cambiar cada cuatro años no son los políticos, si no la gente.

Yo guardo en el corazón una pequeña esperanza: que el 15M y todo lo que le sigue provoque ese cambio en la gente.

Para amenizar este rollo voy a poner un lindo video que me encontré ayer… pero lo pongo en entrada a parte, que esta ya se alargó bastante. Esta la termino con otras dos imágenes de cómo se transforma un CASIVACIO en PLENO

        
                  Primera noche en Sol                              Sol, 15 de marzo de 2011               

 

Ahora que las acampadas se levantan, habrá que seguir atentamente lo que ocurra, a ver qué iniciativas y proyectos cuajan de entre todas las semillas sembradas durante este mes de agitación.

 

 

24 mayo, 2011

“¡ INDIGNAOS !”, de Stéphane Hessel (prólogo de J.L. Sampedro)

“¡INDIGNAOS!”

Stéphane Hessel
Con prólogo de José Luis Sampedro.

Stéphane Hessel nació judío en una Alemania a punto de entrar en guerra. De eso hace mucho tiempo. Hessel, casi casi tan mayor como mi abuela, se aproxima a la centena con la experiencia  de haber formado parte de la resistencia francesa y haber sobrevivido a un campo de concentración, y nos llama a nosotros, que de eso sabemos lo que nos contaron las pelis americanas (hoy ya casi ni eso, las nuevas generaciones no tienen la II Guerra Mundial como tema en sus tardes de cine), a defender la libertad. Qué grande suena… hasta suena un poco ridículo así dicho “defender la libertad“.

El caso es que su llamada al enfrentamiento pacífico y la protesta, ha sido considerada por muchos el motor ideológico del movimiento que ha llevado a una generación (y a muchos de sus mayores) a convertir las plazas en una especie de nuevas barricadas.

Hessel, el último de los redactores vivo de la Declaración de Derechos Humanos de 1948, y Sampedro, nuestro académico y premiado, son en cierto modo los abuelos (diría padres, pero a su edad…) de la spanishrevolution. Incluso aunque muchísimos de los indignados españoles, tanto de los que toman las plazas como los que se indignan en casa, posiblemente ni siquiera sepan quienes son.

“¡Indignaos!” es un libro tan cortito que casi ni es libro. Publicado ronda las 30 páginas, en el pdf, ni eso. ¿Os animáis? Os prometo que encontraréis no sólo un grito ideológico y una llamada al humanismo y la revelión pacífica, si no también una lectura interesante y amena.


19 mayo, 2011

La rana en la olla: El Retonno!!!

Otra del  medio limón, que está harto de ir cociéndose a fuego lento

Mientras siguen las acampadas y concentraciones extendiéndose por nuestro país, los políticos y sus “voceros” parecen seguir sin entender el por qué y mientras que unos intentan alinearse disimuladamente, otros no hacen si no señalar hacia los demás culpando a no se qué o no se qué quienes. Quizá sea que necesitan alguna especie de “Guía para entender al Ciudadano”…

Pues verán Ustedes, Señores políticos, para comenzar deberían de tomar conciencia de que aunque lo parezcamos, e incluso nos podamos llegar a comportar mayormente como borregos, no lo somos. También tenemos derecho a pensar, a opinar, a ser tenidos en cuenta. Y sabemos hacerlo sin que nadie nos manipule ni nos “pague” por ello. El mero hecho de que no nos crean capaces de hacerlo es ya, de por sí, insultante y preocupante.

Ésa es una de las razones por las que esta rana está a punto de saltar de la olla…

Podría escribir cientos y cientos de páginas con muchas otras razones más e ir remontándome atrás en el tiempo. Y seguramente que si comparásemos mis letras con las de otros, coincidiriamos en muchas cosas y, sobre todo en el fondo de las mismas. Pero para evitar aburrirnos con tantas cosas que ya son de cajón, me centraré tan sólo en las XXX cosas que a un simple ciudadano de a pie le han indignado en el día de hoy. Y para que no digan que esto es algo de “izquierdas” o de “derechas”, les adelanto que hay para todos.

Comenzaba mi mañana de camino al trabajo circulando en mi furgoneta cuando, de repente vislumbré una flamante nueva valla publicitaria, en la que podía verse lo siguiente:

  

 Genial. Un programa genial. Vota “para joder a la derecha”. Vale, me convencieron!!! Les votaré, y “Joderemos a la derecha”. Y después… ¿Qué? ¿Qué más?

Sinceramente, ¿no creen que tenemos derecho a indignarnos con algo así? ¿Acaso esta no es ya de por sí una invitación al voto “a mala leche”?

Cuando era joven y podía tocarme la punta de los dedos de los pies con las manos sin doblar las rodillas no tenía demasiado interés en la política. Pero sin embargo, sí era testigo involuntario de las propagandas electorales por televisión y por correo. Y mi recuerdo de aquel entonces era el de personas dando unos discursos en los que hablaban de futuro, de sus proyectos, de lo que harían y lo que no e, incluso, hasta se aventuraban a decir la forma en que pretendían hacerlo. La ideología política era acompañada de ideas, de propuestas. Ahora no. Ahora es “Fot a la detra” o cualquier otra fórmula similar. Ahora, sin embargo, todo gira en torno al contrario. No hay propuestas, no hay programas, sólo promesas que la mayoría de las veces no cumplirán. Se limitan sobre todo a ver señalar la paja en el ojo ajeno y a fingir ceguera con la viga en el propio. A soliviantar e instigarnos a los ciudadanoes unos contra otros.

Recuerdo que recientemente, con motivo del aniversario del 21-F, en los programas de televisión recordando los hechos comentaban sobre un diputado que ese día precisamente estaba en Granada. Cuando supo de lo que acontecía, tomó el tren y sin dudarlo, se presentó en el congreso, donde él creía que era su lugar. No quiero ni preguntarme cuantos de ustedes harían eso de ocurrir hoy, por que temo la respuesta.

Otra razón más para que la rana salte de la olla. Hay más…

Hoy en la radio, escuchaba esta noticia:

Denuncian al jefe de Tráfico de la Guardia Civil en Soria por conducir a 207 km/h

 

Lo más curioso de todo es que según parece ser, el Cuerpo de la Guardia Civil afirma que el susodicho obliga a sus agentes a cumplir con un cupo mínimo de multas por exceso de velocidad…

Esta rana está que se sale de la olla.

Mientras tanto, Telefónica anuncia el despido del 20% de la plantilla, al tiempo que comunica un reparto de incentivos entre sus directivos de 450 millones de Euros, tras haber obtenido un beneficio de más de 10.000 millones de Euros en 2010. De alguna forma debe de notarse que la ADSL en España es una de las más caras de Europa, con diferencia.

En Febrero, se hizo público el beneficio de Iberdrola en 2010: 2.870 Millones de Euros. El mayor beneficio neto de su historia. Sin embargo, para el ciudadano el recibo no hace más que subir y subir por que “pagamos menos de lo que vale” , por no sabemos qué demonios de deuda histórica y por que España no genera suficiente energía… Aunque resulte que muchas veces vendemos más que compramos.

Y no hablemos de los bancos, pobrecitos ellos, declarando beneficios inmorales en unos tiempos en los que la mayoría tenemos un orgasmo si conseguimos llegar a fin de mes y, sin embargo, recibiendo constantes ayudas, mientras ellos se reparten unos sustanciosos beneficios hasta el punto que Angela Merkel ha dado un toque de atención al gobierno español para que limite estos dividendos.

Y todo esto no es más que una puntillita, un breve repaso a unas pocas cosas pequeñas del día de hoy. Que se suman a otras muchas, demasiadas. Así que, señores políticos, déjense de señalar hacia fuera e insultar nuestra inteligencia y libertad, y mírense el ombligo. Tal vez así comprendan el por qué de todo esto que está pasando. Dejen de señalar que estas movilizaciones son algo caótico y sin propuestas de soluciones concretas por que no es fácil que las haya. Es simplemente un movimiento de ciudadanos indignados y hartos. Es a ustedes a quienes les corresponde tomar nota de ello y solucionar el problema.

Los ciudadanos sólo podemos decir que estamos hartos… Si nos dejan.

Como ven, razones no nos faltan para saltar de la olla.

18 mayo, 2011

La rana en la olla: Democracia Real Ya.

Me permito recopietear la opinión de mi medio limón, porque me mola (dios los cria… y nosotros nos arrimamos)

El futuro ha llegado ya. Internet no es ya algo del mañana si no del hoy. Si hasta hace poco internet era un animal manso atado con las cuerdas de la sociedad, ahora ha comenzado a ser internet quien influya y tal vez renueve esta sociedad cada vez más agobiante e incomprensible.

“La Junta electoral de Madrid prohibe la concentración convocada por Acampada del Sol” Y después, le han seguido Granada y Sevilla. Seguramente, les seguirán muchas más. Al tiempo, también sabemos que el Ayuntamiento de Madrid cortó la conexión a la cámara web de la Puerta del Sol y el de Barcelona la WiFi en otra de las plazas donde se reunieron más personas para manifestarse pacíficamente contra la actual situación de nuestro país…

Recuerdo ahora ese dicho que dice que si arrojas una rana a una olla y la pones al fuego, la rana se cocerá poco a poco sin tan siquiera tratar de saltar fuera para salvar su vida. Y pienso que así nos debemos de sentir todos los que simpatizamos con ese movimiento que ha surgido de la nada a través de las redes sociales: “Democracia real ya”.

Durante mucho tiempo nos hemos quejado en el bar con los amigos o los Domingos en la reunión familiar ante una paella de cómo funcionan las cosas, dejándonos llevar como borregos por los políticos y demás poderes públicos. Y de repente alguien dijo: “Ya está bien!” en voz alta y otros se sumaron a él, coreando su tantra. Resultaba algo gracioso, simpático también, el hecho de que algunas personas se reuniesen para mostrar su desagrado sobre el rumbo de las cosas, sobre todo por el hecho de que esas personas eran personas jóvenes y no tan jóvenes. Mujeres y hombres. Votantes de izquierdas o de derechas. Simplemente unidos por un sentimiento común de ciudadanía y de hartazgo.

Hartazgo de ver cómo se gobierna un país sin contar con sus ciudadanos. Hartazgo de que las leyes se hagan por pactos y no por los intereses generales de sus ciudadanos, hartazgo de ver cómo la inmensa mayoría que no tenemos culpa de nada somos los acusados y pagadores de una crisis que tal vez no nos corresponda. Hay infinidad de cosas que somos incapaces de comprender, no por que seamos imbéciles ni analfabetos, si no por que simplemente se nos excluye de todo.

Y ahora, resulta que pedir que los políticos sean honestos, resulta que estamos contra el sistema democrático, un sistema que NOS pertenece y del que se han apropiado unos cuantos en su propio beneficio. Mientras un partido político acusa a otro de estar detrás, los medios intentan minimizar la realidad y restarle importancia.

Y las juntas electorales prohiben  estas reuniones y manifestaciones por que podrían influir en el voto para el próximo domingo. Es curioso que intentar concienciar a los ciudadanos de la necesidad de votar y de reflexionar acerca del valor de su voto sea tan negativo mientras que los mítines (posiblemente pagados con nuestro dinero en buena parte) sí sea algo permitido. Al igual que los mensajes que desde los diversos medios de comunicación afines a cada ideología nos bombardean en todo momento.

Estas cosas son las que me hacen pensar que no quiero ser una rana en una olla al fuego. Estas últimas noticias me indignan cada vez más. Y me preocupa que cualquier mensaje que no pueda ser maquillado, modulado y orquestado por los poderes públicos y/o políticos sea censurado.