Ya veremos…

1 diciembre, 2011

Memoria histórica para las Orquídeas Rojas de Shanghai

.

Las Orquideas Rojas de Shanghai es un libro duro y cruel, escrito por Juliette Morillot, en el que narra la historia que le contó de viva voz Sangmi, una colegiala coreana que, como muchas otras mujeres, sufrió la esclavitud sexual en los prostíbulos de “desahogo” para soldados japoneses en Shanghai, en la época de la expansión del ejército nipón por toda asia, antes y durante la II Guerra Mundial.

Una historia conmovedora y triste que leí hace ya un buen puñado de años, y que acabo de recordar al saber que China va a rehabilitar y convertir en memorial los tres edificios que conforman el que fue el Salón Daiichi (salón número 1),  una de las 149 “casas de consolación” que las tropas japonesas utilizaron entre 1931 y 1945.

.

Ahora que las 200.000 Sangmis que pasaron por esas casas van convirtiéndose en fantasmas de una historia ya pasada, China quiere que su horror no se olvide y las desentierra de sus cunetas con este gesto.

Tal vez es un buen momento para releer la novela y recordar que ese drama se repite en cada guerra. Con casas oficiales o a la puerta de las casas, sean guerras tribales de “negritos bárbaros infieles“, sea a manos de muy cristianos marines o nobles cascos azules -estos nos duelen más cuando ocurre, porque son los nuestros y no queremos creer que nuestros chicos puedan caer en las barbaries de las guerras como otros-, sea de forma masiva, sea ocasional, sea políticamente programado, sea por puro impulso revanchista o subidón de la sensación de poder de las tropas… las mujeres siempre acaban pagando con violencia sexual un sobre costo en todos los conflictos armados.

.

Hace un par de días, tomando café, surgió la reflexión de que tradicionalmente las crisis se acababan con guerras y epidemias, y que aún no se había mencionado esa alternativa… Bueno, ahí viene Irán. Ya veremos. ¿Exagero?… Ojalá. 

.

Mientras tanto, Las Orquideas Rojas de Shanghai es una gran lectura, pese a la crudeza de algunos pasajes, una historia muy muy recomendable, con su canto al amor y la dignidad, a la solidaridad, y esa inevitable sensualidad oriental tan llena de aromas y sutilezas.

.

13 junio, 2011

Incongruencias morales

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 11:45
Tags: , ,

 

Es curioso…

Simplemente es eso: curioso. Sin grandes reflexiones, ni dudas metodológicas, ni denuncias sociales… sólo curioso.

Estaba curioseando curiosidades sobre actores que habían conseguido ser despedidos de sus series por cosas como hacer comentarios homófobos sobre un compañero (Isaiah Washington en “Anatomia de Grey”), o por borde, agresivo y desagradable integral (Charlie Sheen en “Dos hombres y medio”) y otros cuantos ejemplos bastante tópicos, poco sorprendentes, la verdad, cuando me entero que a Neal McDonough le tuvieron que despedir de “Mujeres Desesperadas” porque se negaba rotundamente a hacer escenas de cama, debido a sus fuertes convicciones católicas


 
A ver, no es que yo haya seguido esa serie precisamente, pero de lo que he visto a saltos entre temporadas y temporadas recuerdo que McDonough representaba el papel de un psicópata malo malísimo, obsesionado en matar a uno de los personajes y, ya que estamos, a sus seres queridos, independientemente de su edad y género. A ser posible, de forma que el prota sufra el máximo posible. De hecho, creo que a más de uno se carga por el camino…

 

Y eso es lo curioso: ¿sus fuertes convinciones religiosas le incapacitan para teatralizar asuntos de sexo pero no para representar asesinatos? ¿Es más pecaminoso fingir que te acuestas con la que finge ser tu pareja estable, que fingir que matas gente?

 

En fin… qué bien nos iría si follaramos más y jodiéramos menos…

 

 

11 mayo, 2011

Empezamos con las perlas de la campaña

 

Tres, dos, uno… ¡Ya empezamos!

“Es para matarlo a hostias, ¿eh?”.

Manuel Lopez, nº 2 del PSOE en Jaen,
sobre José Enrique Fernández de Moya, candidato del PP.

 

No es que nos pille de nuevas, es bastante habitual que los políticos nos suelten “Palabros Perplejeantes“. En otras ocasiones vimos cómo Carlos Fabra prometia mear en la puerta de I.U si le tocaba la loteria, Fraga decía que había que colgar a los nacionalistas de algún sitio, Llamazares le daba una paliza a Rajoy en un video de second life, Leon de la Riva hacia insinuaciones morbosas sobre los morritos de la Leyre…  Y en campaña, la cosa se suele poner peor. Demasiada gente hablando, siempre hay alguno que pierde los papeles y deja caer perlas. Si no fuera porque una democracia sin campañas electorales es difícil de entender, sería para plantearse prohibirlas, porque parece que entre algunos candidatos vocazas y ciertos publicistas con extraño sentido del humor, este periodo saca lo peor de nuestra clase política.

En fin… que si uno quiere dedicarse a ser “voz del pueblo”, en cualquiera de sus representaciones, debería morderse la lengua antes de soltar ciertas cosas, porque si para todos son inadecuadas, para un personaje público de este tipo son inaceptables.

 

Así que nada, repetiremos eso de “De la Campaña que Viene, Libranos Señor

 

 

27 diciembre, 2010

Las victimas de violencia de género son, sobre todo, putas pecadoras.

Filed under: La ¿Santa? Iglesia — Chus @ 20:10
Tags: , , ,

 

“Los matrimonios canónicamente constituidos tienen menos casos de violencia doméstica que aquellos que son parejas de hecho o personas que viven inestablemente”

  
Juan Antonio Reig Plá, obispo de Alcalá de Henares
presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española (CEE)

 

Hace poco leí en algún blog que alguien comentaba que las religiones son la historia de gente que oye voces y ve visiones. Igual a este hombre, famoso por haber ya soltado más de una perla anteriormente, -lo cual no quita para que sea representante de la voz de la Santa, a la que le da igual qué burradas digan sus portavoces y que se falte o no al octavo mandamiento-, tal vez alguna voz le ha soplado al oído esta conclusión sobre la violencia de género que tan oportunamente aboga por la familia católica tradicional.

Lástima que no sea cierto. Mejor que hablen los números:

 

Datos extraídos de la web OBSERVATORIO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO:

Información estadística de violencia de género – Informe mensual – Octubre 2010

El presente informe aporta información sobre las víctimas mortales por violencia de género desde el 1 de enero de 2003 a 31 de octubre de 2010; las llamadas realizadas al 016 desde su puesta en marcha; así como sobre el servicio telefónico de atención y protección móvil para víctimas de violencia de género:

TOTAL DE MUJERES QUE FACILITARON SU ESTADO CIVIL –>  55.384
CASADAS     29.085   –> 52,5%
PAREJA DE HECHO 7.786 –>14,2%
SEPARADAS 5.222 + DIVORCIADAS 3475 –> 15,7%
SOLTERAS 9.510 –> 17,2%
VIUDAS 216 –> 0,4%

 

Vamos a repetir la conclusión, pero esta vez la estadística, no la de por ciencia infusa, por si no quedó clara… MAS DE LA MITAD DE LAS VICTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO ESTABAN CASADAS. El porcentaje de malas pécoras que abandonaron los principios del hogar cristiano y se separaron/divorciaron o eligieron vivir arrejuntadas en pecado, o que mancillaban solteras el templo de su cuerpo, es bastante menor.

Eso sin contar la cantidad de casos que quedarán encubiertos bajo el palio del  matrimonio canónigo, que ya se sabe que esta vida, hija mía, es un valle de lágrimas al que hemos venido a sufrir, y hay que ser paciente y perdonar, cargar tu cruz, cumplir con el débito conyugal y jamás, JAMÁS, permitir que tu vecino sepa que la santidad de tu hogar se empañó a base de hostias.

Yo como el obispo, también abogo y defiendo hasta la extenuación la familia, nucleo de nuestra sociedad, red de sustento y crecimiento del individuo, raices de lo que somos y de la persona en qué nos convertimos… Pero mi familia no tiene nada que ver con encadenarte de por vida a un infierno y acallar los gritos tras los muros de un hogar en llamas, ni, por supuesto, con firmar o no firmar delante de un sacerdote una promesa de amor eterno que, al fin y al cabo, es lo que todos confiamos tener cuando nos emparejamos, salga luego bien o no. Con o sin bendición de esa gente que, cada día más, demuestran no estar en la posición adecuada para bendecir nada, ni para señalar el camino, ni tan siquiera para dar consejos.

 

 

25 noviembre, 2010

Feliz 25 de Noviembre

El 25 de noviembre de 1960, tras varias detenciones, torturas, violaciones, liberaciones y redetenciones para volver a empezar, las tres hermanas Mirabal conocidas como “Las Mariposas” (sobrevivió una cuarta Mirabal que no era mariposa), fueron asesinadas por orden del dictador Trujillo, por su constante oposición al régimen, su militancia política y empecinamiento en defender la democracia perdida, su popularidad y, según algunas versiones, alentado también por el rechazo amoroso de una de ellas. No fueron fusiladas ni se les dio pena de muerte oficial, como suele pasar a los militantes acusados de traición en estos casos, si no que fueron estranguladas y apaleadas para simular un accidente, que no coló.

Su muerte fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de una República Dominicana ya muy harta, y marcó el principio del fin para el régimen de Trujillo. Y de rebote, nos señaló otro “Dia Internacional de…” para colocar en el calendario, desde que en 1999 la Asamblea de las Naciones Unidas aceptó la fecha homenaje, propuesta por su país natal.

 

Hoy llenamos el facebook de mensajes solidarios, recordamos canciones (yo soy adicta a “Lo Que Ana Ve”, de Revolver), tomamos por bandera ojos morados, labios partidos y coronas de flores tardías. Pero la mayoría de las mujeres a las que dedicamos el 25 de noviembre no tienen más guerra que la que se esconde tras los muros de sus casas y no lideran rebeliones, ni siquiera la suya. La mayoría, como la mayoría de nosotros, no tienen ni la más remota idea de quienes fueron las hermanas Mirabal. Y tengo la sospecha de que en poco se sentirán identificadas con Las Mariposas.

No me gustan “Los Dias Internacionales de…”, ni las leyes sexistas, ni el recuento morboso de muertes en que nos sumen día a día los medios de comunicación y organismos oficiales. Es más, aunque dicen que el macabro listado crea conciencia, yo no lo tengo tan claro y temo que más que concienciar, tanta publicidad dé ideas y anime al que esté dudoso a dar el salto y se convierta en protagonista de la próxima noticia. Preferiría que publicitaran menos las muertes y tragedias, y más las penas y sentencias condenatorias por maltrato, que igual sale más a cuenta como medida disuasoria. A ser posible las sentencias ejemplares, claro, que jueces hay pa’to y algunos se lucen. Igual es más positivo mostrar y recontar una y otra vez, hasta provocar el contagio, otras cosas más productivas: historias con final feliz gracias a las denuncias de familiares, amigos, vecinos, compañeros…

Como no podía ser de otra manera, también con motivo de esta fecha tenemos propuesta literaria para nuestra biblioteca particular:  “En Tiempos de las Mariposas”, novela de la escritora dominicana Julia Álvarez. Fue llevada a la pantalla con Salma Hayek de protagonista (y productora), así que la tenéis disponible en película, para quienes quieran ahorrar tiempo y tinta, o simplemente, prefieran una tarde de cine. Eso si, ni me lo he leido, ni he visto la peli, ni ando con tiempo para prometer que lo buscaré en la biblioteca… así que mi propuesta queda en “si alguien gusta…”

Y aunque ya dije que mi fijación perpetua es Lo Que Ana Ve, esta vez me quedo con La Bella y La Bestia, de Porta y Norykko, por eso de que es más modernito y la verdad, describe bastante bien la espiral creciente del cuento de amor que se convierte en pesadilla. Perdonad que no eligiera un video lleno de golpes… preferí uno lleno de signos.

Niñaassssss. ¡¡No creerse jamás el “no sé qué pasó, te quiero con locura, jamás volveré a ponerte la mano encima”!! Los cuentos de hadas de verdad, igual son más prosaicos, pero en ellos los príncipes son compañeros de trayecto y cargas, no limitan ni tus sueños ni el largo de tu falda, y sus pasos en el rellano nunca traen el miedo.

…Me has convertido en un número más…

    

17 noviembre, 2009

Carta de amor

Ando sin inspiración y de momento no tengo ganas de criticar los comentarios de nadie, aunque seguro que si me pongo encuentro algun palabro perplejeante reciente, salen burradas a diario. Tampoco me apetece sacarle punta a ningún drama, aunque sólo de pensar en el caso de Marta y en los imbéciles que crean grupos de apoyo al asesino… Y al pensarlo me vienen a la cabeza otros casos en los que te preguntas cómo puede la maldad encarnarse de tal manera, y encontrar aún así siempre quien se compadezca de ella y la apoye y sostente. Aquel chaval que violó y arrancó los ojos con las manos a una joven para avandonarla después al creerla muerta y para quien también se pidió clemencia y libertad “porque la condena completa de 25 años arruinaría su vida” (de momento lleva 9 de prisión, en abril se rechazó su última petición de indulto). Aquella panda de chavales que violaron, golpearon, atropellaron repetidas veces disfrutando el crujir de los huesos y quemaron viva a Sandra…  

Y yo que decía que no quería…

Nada, no voy a darle más vueltas, que seguro que se me ocurren más barbaridades sobre las que reflexionar.

Así que como no he oído en la radio ninguna noticia alegre, salvo que el “quien te tienta a las nueve treinta” salió bien (una casi siente como un fracaso personal cuando el tentador es rechazado, ¡me gustan los finales felices!), ni sé de ninguna anécdota trivial que pueda traernos desde la actualidad o desde el dia a dia una sonrisita improvisada… pues voy a compartir un texto que me envió ayer tetxu, una de mis bugambitas de paspasdigamelon. Y luego paso al marujeo doméstico (puaj) y a estudiar valenciano, que esto se va complicando de clase en clase.

Se trata del texto “Bienes comunes”, ganador del Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor, y pertenece a Susana López Rubio.

¡Que lo disfrutéis! (aunque tampoco es muy feliz que digamos…)

BIENES COMUNES

Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial.  A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…) y tener listos to dos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.  Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:

La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.

La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos.
(También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:
Los silencios.
Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
El sabor acre de los insultos y reproches.
La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso: Objetos.

Por último, recordarte el n º de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente, Roberto.

31 julio, 2009

La (Santa…?) Iglesia otra vez

Filed under: La ¿Santa? Iglesia — Chus @ 8:01
Tags: , , , , ,
 .
.
Hace mucho muchísimo que no escribo nada en el blog. Alguna vez pensé en pasar por aquí a dejar un chiste… pero no me parece que valga la pena poner chistes por poner algo, mejor esperar a tener algo que contar o que sacar del corazón (o de las tripas, según sea el caso).
 .
El caso es que hoy andaba buscando noticias referentes a la lengua de signos para alimentar las webs de trujamania y signapuntes, y me encontré unas declaraciones del director de la revista del arzobispado de Madrid y como siempre que abren la boca, me provocaron escalofríos. No sé, igual es fijación mía, que le busco las cosquillas a la Santa y Apostólica… pero de verdad que hacen que me tiemble de repulsa algo que llevo dentro y que igual es el bazo, pero yo creo que es mi humanidad y mi concepto de decencia.
 .
“La cuestión es: reducido el sexo a simple entretenimiento, ¿qué sentido tiene mantener la violación en el Código Penal? ¿No debería equipararse a otras formas de agresión, como si, por ejemplo, obligáramos a alguien a divertirse durante algunos minutos?… Cuando se banaliza el sexo, se disocia de la procreación y se desvincula del matrimonio, deja de tener sentido la consideración de la violación como delito penal”
 .
No es una frase de actualidad, es del editorial del 28 de mayo. Pero no deja de ser sangrante, más ahora que tenemos tan cercanas en el recuerdo las agresiones a varias niñas.
 .
 .
Igualar semejante barbarie a la dispensación de la pildora, se esté o no se esté de acuerdo con su uso, nos está dejando bien clarito que posición ocupa la mujer dentro del pensamiento de la Iglesia: ninguno. No cuenta para nada si “la diversión” es consentida o no, para la Iglesia el delito no está en la agresión, el ultraje, el miedo, la ruptura de la confianza en una misma, en los demás y en sus relaciones futuras, la fuerza, el dolor…
No, el delito está en follar para no procrear. Por tanto, si es lícito follar sin procrear, tomando medidas preventivas o abortivas… entonces (según la Iglesia) será lícito follar a costa de la mujer; Por supuesto, es lo mismo, el sexo es diversión (que una de ambas partes quede machacada para toda su vida a la Santa y Católica no le parece argumento para invalidar la comparación).  
 .
 .
Osea, como siempre. Como cuando en Francia la violación de una monja era delito por ofender a Dios pero de una soltera no. La mujer no cuenta nunca, y en cuestiones de sexo menos, que para algo nos hizo el diablo como objetos de deseo y pecado.
 .
Si por algo decidí conscientemente no aceptar la confirmación cuando ofrecieron atajármela evitándome catequesis ni historias… Porque se me revuelven las tripas cada vez que la Iglesia defiende su doctrina.
 .
¿Y de veras alguien piensa que esa gente representa ni remotamente los valores cristianos? Los cristianos somos otros, ellos son los secuestradores del cristianismo y de la buena voluntad. No escupen más que veneno cada vez que mueven la lengua. A nadie con un mínimo de sentido común y empatía se le ocurriría las campañas y los comentarios que lanzan cada dos por tres.
 .
Menos mal que empieza el texto diciendo que nada más lejos de su intención frivolizar con la violación…
Supongo que tampoco querían frivolizar con el sida en áfrica, ni con el holocausto, ni con la pederastía con sotana, ni con tantas y tantas otras cosas que pasan por el mundo mientras ellos sueltan perlas.
.
 

16 febrero, 2008

Osea…

.
.
Osea…
.
Un tipo de negro sale de detrás de una cortina en clase de geología, en la Universidad de Illinois, y con un arma enorme se carga a 6 de los presentes, a parte de la montoná heridos que va dejando por el camino así, según dispara al mogollón sin objetivo definido, cualquier cabeza sirve. Y luego se suicida (podría haber probado a hacerlo al revés). Eso, que contabiliza el sexto tiroteo en Estados Unidos en lo que iba de semana (varios de ellos en centros educativos) ocurre 10 meses después de que otro pobre inadaptado con acceso a armas, porque la constitución así lo defiende, se cargara a 32 estudiantes y profesores en la Universidad Tecnológica de Virginia.
.
Eso sí, igual nos quedamos sin Indiana Jones sesentón porque la nueva regulación de seguridad en los rodajes prohibe que se use un látigo de veras, y Harrison Ford se niega a hacer el gamba con las manos vacías para que le pinten luego uno con retoque digital. Y lo entiendo, ¿eh? Que anda que no tiene que costar aprender a usar un pedazo bicho de esos sin darte a ti mismo en el culo con el repriss… Las cosas, si se hacen, se hacen bien, caray.
Y ya es guasa, que a uno le regalen una recortada cuando compra una bolsa pipas y le prohiban saltase un ojo con un látigo si hace falta.
.
Osea…
Vaya, que no coment. Que me parece demasiado idiota el asunto armamentístico americano.
..
Pero yo quiero ver al Indiana abuelete, con esa pintilla de hombre machacado que pone, y ese aire de “si es que yo ya no tengo edad para estas cosas” mientras a golpe de restallido y sombrero en riste salva una vez más el mundo libre.
.
indianajones_img
.

15 febrero, 2008

Ayer fue 14 de febrero

.
 
Ayer fue 14 de febrero. Llegamos los dos a casa cansados, porque la semana está siendo dura, tú con dolor de cabeza, yo de dedo, que me lo pillé con un cajón en la oficina. La nevera flaquea, me cerraron la farmacia, se te acaba el tabaco… Un día como cualquier otro.

No es que tenga nada en contra de celebrar San Corte Inglés, digo… San Valentín, en absoluto: cualquier motivo es bueno para celebraciones cariñosas. Aunque ya que les dio por promocionar una festividad tan cursi, hasta de nombre, podrían al menos haber invertido también en divulgar las raices de su historia y su imagen, que así nos va, con los niños contando por la radio que San Valentín es un tío que va en calzoncillos porque no tiene para ropa y atraviesa con flechas los corazones de los niños malos. Osea, un indigente fugado de viernes 13. Estos, cuando crezcan, en vez de rosas comprarán crisantemos y sierras eléctricas a sus parejas.

A propósito de amores con saña: ayer, como cualquier día, uno de esos malnacidos (malo malo malo eres, no se daña a quien se quiere, no) que acostumbran regalar espinas sin rosas a la compañera de su vida y gustan de colorearla el rostro con pétalos cardenalicios, mató a su mujer a puñaladas.

Y van 11.

Lo peor es que pese ser un día como cualquier otro, una vocecilla interior nos avisaba que sería igual… pero que el riesgo de que pasase algo así era más grande que los otros días, porque sí, por ser ese día un día de amor y enamorados.

Claro que también van 4 hombres muertos a manos de sus esposas o compañeras en lo que va de año, y de esos no se habla. Vale, son menos… pero son. Y eso que no contamos a los que se suicidan o acaban tirados en la calle, que las mujeres cuando salimos cabronas somos más dadas a arruinar la vida ajena con precisión quirúrgica que a dar palizas (aunque también hay, y encima se ríe de ti la policía si eres machote y denuncias que te pega tu mujer). ¿O es que alguien cree que las mujeres somos la parte angelical y sin mácula de la creación divina?

No pretendo restar importancia a ese goteo constante de muertes femeninas que este año han dado por llamar en la radio asesinatos machistas, otro año terrorismo doméstico, otro violencia de género… Es un drama terrible, le pongan el nombre que le pongan, y es indudable que necesitamos servicios de ayuda, leyes efectivas que protejan a la PERSONA maltratada, redes que la acojan y la ayuden a enderezar su rumbo en condiciones de seguridad, penas duras y extrictas para la PERSONA que agrede a “sus seres queridos” y convierte su hogar en un infierno…

Para la persona. No para el macho o para la hembra. ¿O es que es menos drama si la agredida no es mujer heterosexual? Seguro que a la que cayó ayer, como a cualquiera de las que caen los otros días iguales a ese, le hubiera gustado más que la ley fuera efectiva y los servicios preventivos funcionasen, aunque fuese para todos, que el que se los hayan dedicado a ella por hembra mal casada al modo tradicional, ineficaces e insuficientes.

No me gustan las leyes de colores. La ley ha de ser átona y sin matices, clara, bien especificada, sin agujeros, y sin discriminar a nadie en función de sexo, credo, afiliación política, orientación sexual o número de calzado.

No quiero que si a Ana le atiza una paliza su novia Sandra tenga menos protección que si lo hace su novio Andrés. Ni que si Andrés al que le mete la puñalada es a su novio Juan la puñalada valga menos, o que la pena dependa de la presencia o no de testículos y ovarios en una u otra parte del litigio.

Ni que Martita, la zorra del tercero izquierda, aproveche esta desigualdad jurídica y denuncie a su marido Luis, justo antes de empezar los trámites de separación, para que se le asigne automáticamente el caso a un tribunal especial y obtener ventajas en el proceso de divorcio. Ventajas a costa de la sangre vertida de verdad por otras, y de dejar manchado para siempre el expediente de Luis, porque incluso aunque se demuestre que era falso ya constará para siempre que su separación la tramitó el juzgado de violencia de género y las gentes semos mu mal pensás y mu dadas a prejuzgar.

Lo dicho, no entiendo que una ley distinga géneros. No me gusta, y me parece peligroso. Y si a alguien le parece que me importa menos cada mujer muerta porque defienda que los muertos valen todos igual, tengan forma de campana-diabolo-tubo o sean botijo-trapecio-fideo-tiocachas, pues allá él y sus transgirversaciones.

Tampoco me gusta el día de la mujer trabajadora, seguramente porque en mi casa los que han currado han sido siempre los dos pilares de la familia, igual con falda que con pantalones, dentro y fuera del hogar.

Ni me gusta la ley de listas paritarias. Yo quiero a los mejores para cada puesto independientemente de si se afeitan o se depilan, y me da igual si un año salen a la par y otro se desvía un poco del 50% hacia un lado u otro, no quiero que me metan gente inadecuada con calzador para cumplir el cupo. Aunque entiendo que a veces la igualdad necesite un empujoncito… pero no sé yo si no viene este empujoncito un poco demasiado tarde, cuando ya es demasiado populista y poco necesario.

Y al fin y al cabo las listas ya estaban siendo más bien paritarias sin necesidad de ley con discriminación positiva en las últimas convocatorias a urnas, creo recordar… Y puesto que más de la mitad de los votantes somos votantas, si la cosa no se regulaba de forma natural es que somos idiotas. Aunque viendo el incremento imparable de mujeres en todos los campos… ¿no la habrán sacado ellos con vistas al futuro, para asegurarse su 50% de plazas el día de mañana?

Y bueno, está claro: ayer fue un día como otros tantos. Intenté poner un mensaje de San Valentín y msn se lo tragó. Luego pasa lo que pasa, que te pones a reescribirlo, y alguien ha caido a puñaladas, y la cosa se desvaría, y se te va la meditación por calles anexas…

Ayer te dije que te quiero, y tú me dijiste que me querías, y me miraste como todas las mañanas con cara de acabar de descubrirme, y yo te envié un par de sms picantes desde el trabajo, y tú me abrazaste en sueños…

Ayer fue un día como cualquier otro. Y eso es bueno, porque tú y yo nos queremos aunque no lo mande el Corte Inglés.

El día que esa fecha sea un oasis excepcional en lo cotidiano, será que ya no nos decimos y nos demostramos que nos queremos el resto de los días, y que quieres que te diga… ese es un asco de motivo para ponerse a celebrar nada.

.

30 enero, 2008

Trata de blancas, tostadas, claritas, verdes, azules,…

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 20:08
Tags: , , , , ,
.
Yo quiero ser una esclava sesuá.
 .
Una esclava como las de las películas de hace unas décadas, vestida de sedas y satenes y maquillada a lo grande y con glamour. De esas que en el mercado siempre son compradas por el más apuesto y peligroso de los piratas, que te lleva consigo a una mansión hermosa, tirando de cadenas que no arañan la piel y que al final, por supuesto, se enamora perdidamente de ti y resulta ser el más noble de entre todos en la historia. Esclavas profundamente respetadas por los tratantes y compradores, ni un dedo las ponen nunca encima, ni moverlas una seda, ni despeinarlas. Yo quiero ser una esclava de fantasía en épocas de censura, virgen y feliz, libre de escapar, pero es que el pirata es tan guapo… Beber vino en copas de cristal, arrancar suspiros a los caballeros en los bailes y escandalizar a las damas con mi escote de piel blanca e inmaculada. Sufrir un mareo si me ofenden y que me despierten con sales y abanicos de encaje.
 .
 .
En el cruce de la nacional, al amparo de los semáforos, unas niñas comparten bebida y cigarrillos. Medio desnudas se acuclillan sobre zapatos de enormes plataformas y agudos tacones, y buscan en la difícil postura un poco de calor y matar el rato. Hay otro puñado más arriba, entrando ya en el camino del pueblo. Juegan con los límites de población, paso atrás y ya no compete a la guardia civil, paso alante, que vienen los azules.
Por más que se pinten y entaconeen, por gastadas que estén y por mucha carne que enseñen para despistar y vender, no hay forma de verlas ni aún de reojo al pasar con el coche sin SABER. 
Saber que son niñas. Y que son putas. Y que son niñas…
 .
 .
 .
Cada año 50.000 mujeres y NIÑAS son víctimas 
de la trata de personas en España.
 .
y sabemos, pero…
.