Ya veremos…

17 mayo, 2014

“Estimado político”

Filed under: El Medio Limón dice... — Chus @ 8:22

.

Una entrada del medio limón…:

.

“Estimado/a” político/a:

En el día de hoy he tenido la fortuna de recibir una carta firmada por ti que me ha provocado una gran extrañeza a la vez que una profunda inquietud, pese a que la aguardaba con cierta impaciencia.

En esa carta te dirijes a mí como “Estimado amigo” o como “Querido amigo”. Confieso que me has emocionado hasta el punto de asomarme una lagrimilla (ya ves que tontorrón estoy, son cosas de la edad)… ¡Hacía tanto tiempo que no me llamabas así que ya casi lo había olvidado!. Ya me había acostumbrado a que me dijeses esas cosas tan feas: antisistema, terrorista, rojo, facha, nazi, radical, antidemócrata, izquierdista,  mala persona, aprovechado, parásito, abusón y tantas cosas más que me hirieron tanto que duele el alma al recordarlas.

Pero hoy te diriges de nuevo a mí con tan hermosas palabras que me da miedo. Al principio sentí una inmensa alegría, pero mucho me temo que nuestra relación hace ya tiempo que entró en el ciclo de la violencia: primero me agasajas hasta que logras lo que quieres de mí. Luego me ninguneas e ignoras. Después pasas directamente a maltratarme, humillarme, culparme. Me señalas con tu dedo acusador. Me criticas, me dices que no sé lo quiero y que abuso de ti. Que soy imperfecto para tu perfección y que tengo una suerte imensa de que, aún siendo yo una cucaracha indigna, estés tú ahí. Si me quejo, me ignoras. Si insisto, me culpas. Si me rebelo, me condenas con unas normas o leyes dictadas a tu antojo y medida… Luego, vuelves de nuevo a mí haciéndome carantoñas, llamándome de nuevo “amigo”, prometiéndome cosas, arrepintiéndote… Y yo, bobo de mí, te creo y confío en ti una vez más.

Tomo tu papeleta y, como un adolescente emocionado, acudo a formalizar una vez más nuestra relación con el simbólico acto de la penetración de la urna… Para descubrir poco después que todo era un espejismo. Mentiras para conseguir de mí lo que buscabas… Y volvemos al inicio del ciclo. Otra vez los insultos, los menosprecios, las acusaciones, los maltratos… Por que eso soy entre luna de miel y luna de miel: un ciudadano maltratado por ti.

Ahora, me llamas “amigo” y me agradeces los esfuerzos que he hecho para “salir de la crisis”. O me dices que sólo tú puedes cosntruir una Europa de los ciudadanos. Apelas a mi responsabilidad y me dices que sólo “los grandes” podéis lograr los cambios de dirección… ¿Y sabes qué? NO TE CREO.

Hoy me hablas de que vas a recuperar unos derechos que no habéis sabido defender. Hoy me hablas de la salida de una crisis de la que nadie, salvo tú, tiene noticia. Me anuncias una bajada de impuestos que nadie puede creerse y que sé a ciencia cierta que se traducirá en más recortes e impuestos para mí. Me hablas de defendernos de unos mercados que hoy nos gobiernan a los que ya rendiste pleitesia y vasallaje antes. Y te peleas por mí con otros/as. Y os reprocháis no sé qué herencias, cuando la realidad es que sois herederos de vosotros mismos. Os acusáis unos a otros, cuando ninguno estáis libres de pecado. Y ninguno ofrece soluciones ni compromiso.

¿Sabes? Hace mucho tiempo que hecho de menos aquella política y aquellos políticos de cuando era niño y desconocía la existencia de ideologías: pensaba que los políticos eran personas preocupadas por su país y sus ciudadanos, con diferentes puntos de vista, pero que al final dialogaban y acordaban hacer lo mejor para todos nosotros. Creo que en algún momento casi llegó a ser real esto. Y hecho de menos aquellas veces en las que acudías a mí explicándome cuales eran los problemas y aportando soluciones concretas y comprometidas en aquellos programas “tocho” que enviábais por correo. Hoy, sólo te limitas a prometer cosas que ni tú mismo/a te las crees y a culpar a otros/as.

Insultas a mi memoria y a mi inteligencia con esa visión del mundo, del pasado y del futuro que me sirves.

¿Recuerdas cuantas veces me has dicho que la crisis es culpa mía?. Dijíste y dices que “viví por encima de mis posibilidades”, cuando sabes que eso no es cierto: Me limité a vivir con las reglas que tú marcabas. Compré una vivienda a un precio que fijásteis tú y tus socios especuladores. Y la compré por que trabajaba duro para obtener un sueldo que me permitió pagarla durante muchos años. Y pagué impuestos, muchos. Y los pago. Hice algún viaje. Salía de cuando en cuando a comer o cenar o tomar una copa con los amigos. Pero pagaba siempre. Tuvimos dos coches, uno para mí y otro para mi pareja, pues lo necesitaba para trabajar. Y los pagamos. Apenas usé la sanidad pública, pues afortunadamente pude gozar de buena salud. Y como yo, millones de ciudadanos.

Hoy, vivo con una tercera parte de lo que ganaba trabajando duramente. Las facturas se me acumulan, pero voy pagando y pasando de mes en mes con la respiración contenida. Y soy afortunado por que pese a tener constantemente un pie en el abismo, sé que hay millones de personas que están en mi misma situación. Y millones que ya están directamente en él. Y lo único que has hecho ha sido criminalizarnos.

Si la culpa fuese mía… ¿Por qué rescatas bancos, autopistas y empresas privadas y no me rescatas a mí? ¿por qué metes tu mano en mi bolsillo para llenar los suyos? ¿por qué no me rescatas a mí?.

Sí, ya sé: soy una cucaracha y las cucarachas no entienden, pero… ¿por qué no me lo explicas y me demuestras claramente las cosas en vez de culpar a los demás?

¿Recuerdas cuando, la última vez que te dirijiste a mí llamándome “amigo” me dijiste que tenías la clave para crear empleo y salir de la crisis? ¿y recuerdas que eso lo dijiste al final de un gobierno en el que tú estabas? ¿por qué, si sabías cómo hacerlo, no lo hiciste antes? O al menos, haber dicho la clave…

¿Recuerdas cuando me dijiste que arruinaba la sanidad pública por que abusaba de ella y que “no era rentable”? ¿Recuerdas cuando me dijiste que no tengo derecho a saber dónde, cómo y en qué se gasta MI dinero? ¿Y cuando te burlaste de mí diciendome “que me jodan”?

Sí, mi “Estimado/querido político”, hoy estoy harto. Harto de que me culpes, de que me ignores, de que me acuses: harto de sentir esa violencia que ejercéis sobre mí desde vuestras poltronas y de que me culpes de ello. Y harto de caer una y mil veces en tus redes de mentiras. Y por eso, esta vez, por fín, me libero de ti y no te votaré.

No sonrías. Sé que no votar sería casi lo mismo que votarte a ti. Así que, pienso votar, pero votaré a otro partido que no sea ni mi “Querido amigo” ni mi “Estimado amigo”: votaré por alguno de los pequeños partidos con la esperanza de que haya muchos millones más que piensen como yo y así podamos demostrarte que la vida puede seguir sin ti y que puedo encontrar a otros/as que me hagan sentir un Ciudadano con derechos y deberes. Otro partido que esté libre libre de compromisos adquiridos con los poderes económicos, con sangre y energías nuevas. Con espíritu democrático y con la idea de que los Ciudadanos somos lo importante todo el tiempo, no sólo cuando tenemos que votar.

Sé que dirás que eso será como tirar el voto a la basura. Tal vez, pero irá a un cubo limpio. Sé que dirás que si consiguen representación será tan pequeña que tal vez no sean decisivos… Tal vez. Pero al menos podrán ser la voz discordante. Y tal vez os veáis obligados a pactar con ellos para poder sacar nuevas leyes. Y eso os obligará a dialogar, a consensuar… ¿Recuerdas cómo era eso? Seguramente no. Hace demasiado tiempo que lo que votáis os viene impuesto desde arriba, desde unos despachos en los que un pequeño puñado de personas deciden en función de sus intereses en vez de los nuestros. Por eso prefiero 10, 20, 100 partidos diferentes que tengan que legislar y gobernar consensuando antes que uno o dos partidos títeres de ilegítimas instancias superiores.

Así que, hoy te ruego que no me vuelvas a llamar “Estimado/Querido Amigo” y trátame como el Ciudadano que soy: Tu jefe. Si quieres que te respete, empieza por respetarme tú. Quizá de esta forma, tal vez un día pueda volver a creer en ti. Pero no hoy.

Y a mis conCiudadanos, les digo que voten. Y que no teman votar a otros partidos. Da igual el signo que escojan mientras sea acorde con ellos mismos y discordante contigo. Sea izquierda, centro o derecha. En el peor de los casos, todo seguirá igual. En el mejor, comenzaremos a recuperar la democracia.

VOTAD… y VOTAD A OTROS.

A.M.

.

Anuncios

14 noviembre, 2011

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

Filed under: El Medio Limón dice... — Chus @ 10:11
Tags: , , , , ,

.Una entrada del medio limón…:

.

.

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

 .

Pues ya estamos en la recta final de las elecciones…

Y cada día que pasa me voy sintiendo más y más… ¡cabreado!. Cabreado, sí, por que decir “indignado” ya se va quedando corto, ¿No os parece?

La noticia, la acabo de conocer: “Fallece una mujer con aneurisma tras deambular por cuatro hospitales”

Ando dándole vueltas a la cabeza desde hace un tiempo a todo esto de los recortes sociales y, sobre todo, a los temas de sanidad. Me cabreo cada vez que escucho o leo esa nueva palabra inventada “copago”. Y me asusta la visión que nuestros políticos tienen del mundo. Analicemos si no el concepto…

En teoría, entiendo que el copago es una forma de co-financiar la sanidad “a pachas” entre el gobierno de turno (administración central, autonómica…) y nosotros, los usuarios. Esto serviría además para evitar que abusemos del uso de los mismos, pues somos unos desconsiderados abusicas que no tenemos otra cosa que hacer que ir a perder el tiempo a los hospitales y a que nos sometan a operaciones carísimas que paga sufridamente “el gobierno”… ¿Más o menos, es así, verdad?

Pues bien. Lo cierto es que no me asusta, en principio, tener que pagar un euro o así por ir a que el médico me introduzca un dedo en el culo (es lo que tiene tener una próstata de más de 45 años…). Si hasta parece ser que hay que pagan muchísmo más por lo mismo y con gusto. Lo que me asusta es la idea velada que hay tras esto: Que el gobierno (la clase política) son una casta superior y nosotros, ciudadanos de a pie, inferior. Se hace una muy clara separación entre ambos.

Y es que “copago” es una palabra que no existe, pero que se utiliza como sinónimo de “a medias”. Lo que olvidan estos políticos (y algunos empresarios y “librepensadores” a nómina) es que el gobierno, las administraciones, NO TIENEN DINERO PROPIO. El dinero con el que se paga todo sale de nuestros bolsillos. Por tanto, más que “copago” sería “REPAGO”: pagar dos veces por el mismo servicio.

Se me ocurre un ejemplo relacionado con mi profesión: sería como si yo (cuando aún trabajaba), después de hacer una instalación eléctrica religiosamente pagada por el cliente, le instalase un contador de monedas en lugar interruptores para que cada vez que quisiera encender la luz, me tuviese que pagar.

¿Qué hay tras esto? Pues esconder su INEPTITUD como administradores de nuestro dinero. Y encima, culparnos a nosotros. En el caso de la noticia que me ha hecho escribir este tocho, la culpa será de la pobre mujer por ser tan egoísta de morirse por un aneurisma para joder.

Anoche, en Salvados, de la Sexta (magistral Jordi Ébole!) aparecía un tipo, todo un catedrático de no sé qué que decía que en términos macroeconómicos que se mueran unas cuantas personas por casos así es lamentable pero necesario para la economía. Acojonante.

Cuando era adolescente, devoraba cómics, películas y algún que otro libro de ciencia ficción. Me encantaban aquellas que dibujaban futuros en los que los coches volaban, colonizábamos en sistema solar y la vida era mucho más fácil gracias a la automatización. Y contaba los años, con la esperanza de que mi esperanza de vida me concediese la gracia de poder verlo. Deseaba que llegase esa barrera del año 2.000 que en mi mente marcaba la llegada de ese futuro. Pero ya la hemos pasado y resulta que no llegó… ¿ O sí?

Por que junto a esas historias, había otras más oscuras que pintaban mundos que apenas se diferencian a lo que hoy vivimos. Y, sobre todo, a lo que nos puede conducir.

Vivimos en una sociedad donde se minimiza la importancia del individuo. No importa un carajo que muera alguien si con ello se contentan los mercados y el político conserva su estatus. No importa si te quedas sin trabajo, sin casa, sin comida. No sólo no importa, si no que además, es culpa tuya. Que la constitución recoja estas tres cosas como derechos fundamentales es, simplemente, anecdótico. Incluso no sé qué político se atreve a decir que hay quien se apunta al paro por que quiere…

De nada sirven las manifestaciones de miles y miles de indignados. Somos antisistema, somos perroflautas, somos terroristas… Cualquier excusa es buena con tal de no reconocer la realidad del problema: Que vivimos en una democracia del pueblo, pero sin el pueblo.

Y yo sin saber a quién votar: Si al malo… o al peor. Eso es lo más triste.

.

20 octubre, 2011

El Fin del Mundo ya está aquí

Filed under: Cosas del dia a dia,El Medio Limón dice... — Chus @ 18:35
Tags:

Esto quería habéroslo comentado antes, pero entre unas cosas y otras se me vino la fecha encima… Y ya llegó el momento en que o lo hacemos hoy, o tal vez no volvamos a tener ocasión. Porque queridos amiguitos, el fin del mundo se acerca. Pero no así, como promesa apocalíptica de un futuro más o menos cercano… No es para el 2012, como decían los mayas, ni siquiera ese plazo nos queda: EL FIN DEL MUNDO ES MAÑANA.

Como leéis, mañana 21 de octubre de 2011. Para ser exactos, a las 18:00h., así que si tenéis algo pendiente ya os podéis dar prisa.

Y en relación al tema, ahorrando esfuerzos y teclas, os copio un mensaje del medio limón de la semana pasada con más detalles sobre el tema, que yo ahora mismo estoy muy ocupada mirando de reojo el comunicado de ETA. Igual tiene algo que ver. Tal vez han declarado el cese porque total, para lo que nos queda… Los que ya leísteis el comentario en su momento en facebook, quedáis exentos, podéis seguir disfrutando del poco tiempo que nos queda.

Hay que ver de qué cosas se entera uno. Recientemente me he enterado que el fin del mundo será… la semana que viene!!! Y encima, en viernes. No podía ser en lunes, que nos pilla mejor y más descansados, no.

De hecho, estamos ya inmersos en ello. Por que el Juicio Final ya fue el día 21 de Mayo, a las 6 de la tarde, para más señas. Ése día, se celebró el esperado Juicio Final. Mi citación debió de extraviarse en el correo (ya podían haberla enviado certificada, digo yo…), por lo que no pude ir ni llevar abogado. Así que, parece ser que tras el juicio, se llevaron a algo así como al 2% de la población de la tierra, las almas más cándidas y buenas… Ni políticos, ni banqueros, ni rateros, ni estafadores, ni suegras ni yo hemos sido llevados a ningún sitio. Mala gente con la que me junto, ché…

Desde entonces, el mundo se halla metido en una vorágine de destrucción. Los muertos caminan sobre la tierra… Pa una vez que hay zombis de verdad que cargarse, yo ni mentero oies…

Pero ya queda poco. Por que una vez salvados los salvables, por fín, el fin del mundo está aquí. El 21 de Octubre se acabó. Dejaremos de existir. Ni opción a vida eterna nos dejan…

Colorín colorado, éste cuento se ha acabado.

Que no te lo crees? Pues búscalo en Google y verás. Verás que cuento más chulo se ha montado el “Profeta del fin del mundo” Harold Camping. Al parecer, éste hombre dice que ha aplicado las matemáticas a la biblia obteniendo este resultado. Y Dios se lo ha confirmado…

Eso sí, en el proceso, se ha hecho de oro.

Aquí os dejo un link al documento que cuenta los hechos. Y tened en cuenta que ya se equivocó antes, eh?

http://www.ebiblefellowship.com/es/may21_es.html 

19 mayo, 2011

La rana en la olla: El Retonno!!!

Otra del  medio limón, que está harto de ir cociéndose a fuego lento

Mientras siguen las acampadas y concentraciones extendiéndose por nuestro país, los políticos y sus “voceros” parecen seguir sin entender el por qué y mientras que unos intentan alinearse disimuladamente, otros no hacen si no señalar hacia los demás culpando a no se qué o no se qué quienes. Quizá sea que necesitan alguna especie de “Guía para entender al Ciudadano”…

Pues verán Ustedes, Señores políticos, para comenzar deberían de tomar conciencia de que aunque lo parezcamos, e incluso nos podamos llegar a comportar mayormente como borregos, no lo somos. También tenemos derecho a pensar, a opinar, a ser tenidos en cuenta. Y sabemos hacerlo sin que nadie nos manipule ni nos “pague” por ello. El mero hecho de que no nos crean capaces de hacerlo es ya, de por sí, insultante y preocupante.

Ésa es una de las razones por las que esta rana está a punto de saltar de la olla…

Podría escribir cientos y cientos de páginas con muchas otras razones más e ir remontándome atrás en el tiempo. Y seguramente que si comparásemos mis letras con las de otros, coincidiriamos en muchas cosas y, sobre todo en el fondo de las mismas. Pero para evitar aburrirnos con tantas cosas que ya son de cajón, me centraré tan sólo en las XXX cosas que a un simple ciudadano de a pie le han indignado en el día de hoy. Y para que no digan que esto es algo de “izquierdas” o de “derechas”, les adelanto que hay para todos.

Comenzaba mi mañana de camino al trabajo circulando en mi furgoneta cuando, de repente vislumbré una flamante nueva valla publicitaria, en la que podía verse lo siguiente:

  

 Genial. Un programa genial. Vota “para joder a la derecha”. Vale, me convencieron!!! Les votaré, y “Joderemos a la derecha”. Y después… ¿Qué? ¿Qué más?

Sinceramente, ¿no creen que tenemos derecho a indignarnos con algo así? ¿Acaso esta no es ya de por sí una invitación al voto “a mala leche”?

Cuando era joven y podía tocarme la punta de los dedos de los pies con las manos sin doblar las rodillas no tenía demasiado interés en la política. Pero sin embargo, sí era testigo involuntario de las propagandas electorales por televisión y por correo. Y mi recuerdo de aquel entonces era el de personas dando unos discursos en los que hablaban de futuro, de sus proyectos, de lo que harían y lo que no e, incluso, hasta se aventuraban a decir la forma en que pretendían hacerlo. La ideología política era acompañada de ideas, de propuestas. Ahora no. Ahora es “Fot a la detra” o cualquier otra fórmula similar. Ahora, sin embargo, todo gira en torno al contrario. No hay propuestas, no hay programas, sólo promesas que la mayoría de las veces no cumplirán. Se limitan sobre todo a ver señalar la paja en el ojo ajeno y a fingir ceguera con la viga en el propio. A soliviantar e instigarnos a los ciudadanoes unos contra otros.

Recuerdo que recientemente, con motivo del aniversario del 21-F, en los programas de televisión recordando los hechos comentaban sobre un diputado que ese día precisamente estaba en Granada. Cuando supo de lo que acontecía, tomó el tren y sin dudarlo, se presentó en el congreso, donde él creía que era su lugar. No quiero ni preguntarme cuantos de ustedes harían eso de ocurrir hoy, por que temo la respuesta.

Otra razón más para que la rana salte de la olla. Hay más…

Hoy en la radio, escuchaba esta noticia:

Denuncian al jefe de Tráfico de la Guardia Civil en Soria por conducir a 207 km/h

 

Lo más curioso de todo es que según parece ser, el Cuerpo de la Guardia Civil afirma que el susodicho obliga a sus agentes a cumplir con un cupo mínimo de multas por exceso de velocidad…

Esta rana está que se sale de la olla.

Mientras tanto, Telefónica anuncia el despido del 20% de la plantilla, al tiempo que comunica un reparto de incentivos entre sus directivos de 450 millones de Euros, tras haber obtenido un beneficio de más de 10.000 millones de Euros en 2010. De alguna forma debe de notarse que la ADSL en España es una de las más caras de Europa, con diferencia.

En Febrero, se hizo público el beneficio de Iberdrola en 2010: 2.870 Millones de Euros. El mayor beneficio neto de su historia. Sin embargo, para el ciudadano el recibo no hace más que subir y subir por que “pagamos menos de lo que vale” , por no sabemos qué demonios de deuda histórica y por que España no genera suficiente energía… Aunque resulte que muchas veces vendemos más que compramos.

Y no hablemos de los bancos, pobrecitos ellos, declarando beneficios inmorales en unos tiempos en los que la mayoría tenemos un orgasmo si conseguimos llegar a fin de mes y, sin embargo, recibiendo constantes ayudas, mientras ellos se reparten unos sustanciosos beneficios hasta el punto que Angela Merkel ha dado un toque de atención al gobierno español para que limite estos dividendos.

Y todo esto no es más que una puntillita, un breve repaso a unas pocas cosas pequeñas del día de hoy. Que se suman a otras muchas, demasiadas. Así que, señores políticos, déjense de señalar hacia fuera e insultar nuestra inteligencia y libertad, y mírense el ombligo. Tal vez así comprendan el por qué de todo esto que está pasando. Dejen de señalar que estas movilizaciones son algo caótico y sin propuestas de soluciones concretas por que no es fácil que las haya. Es simplemente un movimiento de ciudadanos indignados y hartos. Es a ustedes a quienes les corresponde tomar nota de ello y solucionar el problema.

Los ciudadanos sólo podemos decir que estamos hartos… Si nos dejan.

Como ven, razones no nos faltan para saltar de la olla.

18 mayo, 2011

La rana en la olla: Democracia Real Ya.

Me permito recopietear la opinión de mi medio limón, porque me mola (dios los cria… y nosotros nos arrimamos)

El futuro ha llegado ya. Internet no es ya algo del mañana si no del hoy. Si hasta hace poco internet era un animal manso atado con las cuerdas de la sociedad, ahora ha comenzado a ser internet quien influya y tal vez renueve esta sociedad cada vez más agobiante e incomprensible.

“La Junta electoral de Madrid prohibe la concentración convocada por Acampada del Sol” Y después, le han seguido Granada y Sevilla. Seguramente, les seguirán muchas más. Al tiempo, también sabemos que el Ayuntamiento de Madrid cortó la conexión a la cámara web de la Puerta del Sol y el de Barcelona la WiFi en otra de las plazas donde se reunieron más personas para manifestarse pacíficamente contra la actual situación de nuestro país…

Recuerdo ahora ese dicho que dice que si arrojas una rana a una olla y la pones al fuego, la rana se cocerá poco a poco sin tan siquiera tratar de saltar fuera para salvar su vida. Y pienso que así nos debemos de sentir todos los que simpatizamos con ese movimiento que ha surgido de la nada a través de las redes sociales: “Democracia real ya”.

Durante mucho tiempo nos hemos quejado en el bar con los amigos o los Domingos en la reunión familiar ante una paella de cómo funcionan las cosas, dejándonos llevar como borregos por los políticos y demás poderes públicos. Y de repente alguien dijo: “Ya está bien!” en voz alta y otros se sumaron a él, coreando su tantra. Resultaba algo gracioso, simpático también, el hecho de que algunas personas se reuniesen para mostrar su desagrado sobre el rumbo de las cosas, sobre todo por el hecho de que esas personas eran personas jóvenes y no tan jóvenes. Mujeres y hombres. Votantes de izquierdas o de derechas. Simplemente unidos por un sentimiento común de ciudadanía y de hartazgo.

Hartazgo de ver cómo se gobierna un país sin contar con sus ciudadanos. Hartazgo de que las leyes se hagan por pactos y no por los intereses generales de sus ciudadanos, hartazgo de ver cómo la inmensa mayoría que no tenemos culpa de nada somos los acusados y pagadores de una crisis que tal vez no nos corresponda. Hay infinidad de cosas que somos incapaces de comprender, no por que seamos imbéciles ni analfabetos, si no por que simplemente se nos excluye de todo.

Y ahora, resulta que pedir que los políticos sean honestos, resulta que estamos contra el sistema democrático, un sistema que NOS pertenece y del que se han apropiado unos cuantos en su propio beneficio. Mientras un partido político acusa a otro de estar detrás, los medios intentan minimizar la realidad y restarle importancia.

Y las juntas electorales prohiben  estas reuniones y manifestaciones por que podrían influir en el voto para el próximo domingo. Es curioso que intentar concienciar a los ciudadanos de la necesidad de votar y de reflexionar acerca del valor de su voto sea tan negativo mientras que los mítines (posiblemente pagados con nuestro dinero en buena parte) sí sea algo permitido. Al igual que los mensajes que desde los diversos medios de comunicación afines a cada ideología nos bombardean en todo momento.

Estas cosas son las que me hacen pensar que no quiero ser una rana en una olla al fuego. Estas últimas noticias me indignan cada vez más. Y me preocupa que cualquier mensaje que no pueda ser maquillado, modulado y orquestado por los poderes públicos y/o políticos sea censurado.