Ya veremos…

11 noviembre, 2010

Defensa de la Alegria

Filed under: Tertulia literaria,Y digo yo... — Chus @ 9:20
Tags: , , , ,

 

  

“Todo hombre tiene derecho a la Vida, la Libertad
y la búsqueda de la Felicidad.”

 

Me habría gustado poder decir que el derecho a la búsqueda de la felicidad viene recogido en la Carta de Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero en realidad es una frase de la Declaración de Independencia de los EEUU. Supongo que porque los derechos relacionados con la libertad y la justicia social son más objetivos y la Asamblea de las Naciones Unidas habrá considerado que meterse a proteger estados de ánimo es un barrizal demasiado complicado. Protegemos derechos concretos y mesurables: que seas libre, que tengas educación y un techo bajo el que cobijarte, que tengas patria y puedas formar familia, que recibas un salario digno y atención sanitaria… y luego allá cada cual con su búsqueda personal.


ESTA vez dejadme

ser feliz,
nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
Qué voy a hacerle, soy
feliz. (…)

(Neruda, Oda al dia Feliz)

 

Ayer le prometí a Margarita que para compensar por un poema triste, hoy hablaría de la alegría, así que propuesta para hoy: buscar la felicidad.

He buscado entre los poetas y encontré que Neruda tiene una “oda al día feliz” que no está mal, aunque me gustan mucho más sus versos de pasión, amores y canciones desesperadas. También tiene otraoda a la alegría”, quien quiera puede buscarla en san google (a mi me aburrió).

En todo caso, me quedo con Benedetti esta vez y me apropio de su “Defensa de la Alegría” como bandera. La felicidad, la alegría, es una decisión consciente, la determinación que tomamos de ver las cosas de un  modo u otro, de enfrentarnos cada día a lo que caiga. A veces es una elección costosa y se nos hace difícil encontrar las ganas… pero es una elección. Quiero acogerme a la felicidad como opción personal, como responsabilidad propia, como entrenamiento diario: un beso, un abrazo (aunque sea por facebook), acurrucarse una tarde de tormenta bajo la manta, aprender algo nuevo, perderse en un libro, escuchar por enésima vez la misma música, llorar sin vergüenza ni comedimiento las penas (eso también hace feliz), sonreir hasta contagiar sonrisas que a su vez nos contagien, vivir con curiosidad, regalarnos un minuto extra en la ducha, mirar el cielo, disfrutar los matices plomizos de un dia nublado, comer en compañía una tortilla de patata.

Y digo tortilla de patata con fundamentación, porque el Instituto Coca-Cola de la Felicidad ha descubierto que entre los placeres gastronómicos que nos aportan felicidad, la tortilla de patata está en cabeza. Ahí es nada. Ni caviar ni salmón ahumado, ¡tortilla y paella! Tal vez porque la mayoría de nosotros hemos experimentado la unión entre la tortilla de patata y una excursión familiar, una salida al campo con los amigos, una cena en la bodeguilla del pueblo o en un mesón de esos de mantel de papel y jarra de barro con vino de la casa… Si. Creo que la tortilla de patata es sin duda el mejor exponente de la vida social desenfadada y acogedora, esa que, sin ser la más deslumbrante y excepcional, es a la larga la que más huella nos deja en el baúl de los viejos recuerdos.

Así que os invito a vivir la guerra diaria defendiendo la alegría como vuestra-nuestra trinchera.

Y a visitar la web del Instituto Coca-Cola de la Alegría, que está muy bien y tiene entre sus expertos a Eduardo Punset, entre otros (me gusta las cosas que dice ese hombre).

http://www.institutodelafelicidad.com

¿Veis? Una marca que optó por la alegría como elección, y decidió ser la Chispa de la Vida en vez de un símbolo de reveldía, glamour, o cualquier otra cosa. Una elección intencionada (seguro que siguiendo criterios de mercado, pero elección al fin y al cabo).

 
Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

 

 

P.D.: De esto ya dije algo hace tiempo, en Eligiendo la alegria (con un video muy chulo)
 

 

6 comentarios »

  1. Bueno, pues debe de ser que estoy sensible, porque te leo y me siguen cayendo lagrimones.. quién sabe! serán de alegría.

    Benedetti es, sin duda, uno de mis favoritos. Y me dirás: como del todo el mundo! pero no, como todo el mundo no.

    PAra más coincidencias te diré, que hace algo más de dos meses, con el semanal de El Norte de Castilla, Punset y el instituto Coca-cola de la felicidad, publicaron un estudio sobre como ser más felices.

    Está colgado en el corcho de la pared del trabajo, y una vez a la semana, cuando voy allí, procuro leerlo como si fuera la primera vez que lo veo.

    Yo entiendo que la Asamblea de las Naciones Unidas no quiera ni tocar el tema de la felicidad. De todo lo demás con lo que sí que se ha comprometido no tiene nada solucionado. Ni libertad, ni educación, ni techo digno, ni sueldo, ni nada… pero no debería ser yo quien jodiera este post feliz…

    Muchas gracias, realmente tenerte a ti ahí, eso sí que me hace feliz.

    Comentario por Margarita — 11 noviembre, 2010 @ 9:35 | Responder

  2. Por cierto, mi mejor tortilla, la hice en Alemania. Salió tan rica que no me creía que fuese mía.
    Y no es que la haga mal, es que aquella fue perfecta.

    Comentario por Margarita — 11 noviembre, 2010 @ 9:43 | Responder

  3. Yo aún estoy buscándola (la tortilla perfecta). Por si acaso, procuro que no me falten huevos y patatas en casa.

    Comentario por Chus — 11 noviembre, 2010 @ 9:45 | Responder

  4. A los buenos días:

    Qué curioso chiquilla, andaba buscando un paralelo, incluso, por desesperación, un sortilegio si fuera menester; pero me he inclinado hacía un título, solicitarlo para que mediante profesión, pues reparase esas cosas que se van apelotonando en el alma como una pequeña mancha, qué al final se convierte en un agujero negro.

    Lo curioso ejke miras tu gran mancha, tu enfado, tu falta de sonrisa y, si se analiza, son pequeñas tonterías las que se han ido agregando, para al final, acabar protestando por el humo de aquel que anda furmando en Huelva y tú andas por la cornisa Cantabrica; como para darte el humo, vamos…, pero claro, quién da con ellas, con el grupo de manchas, como para quitar la primera y que se deslice el mantel y dejar el resto de la vajilla sobre la mesa. Así que, igual lo que hace falta es un Ingeniero de alegría, no?
    Aunque ahora pensando, mejor me voy a sorber una yema de huevo, que selenio tiene, o directamente me piro a la luna, que allí, hay de sobra.

    ¿Sabes? Hubo un tiempo, de esos que tocan desesperados que dices, esto se acaba… y, me inventé la alegría como defensa, para sobrevivir. Lo cierto ejke se fue pegando como costumbre y lo malo que a veces, esa alegría parece tan falsa o se convierte en ironía, y ejke al menos a mí, es eso, a veces me parece tan falsa como un billete de 333 euros, porque sí, lo acuñas, pero vas a pagar y nadie lo recoge. La cosa fue, que un día descubrí, que cuando no buscas nada, aparece todo lo que necesitas, así como para dar por el rasca, que, supongo qué dirá: no me buscas, pues espera, que ahora aparezco.

    Por cierto, tengo a tú disposición un repertorio de Vírgenes y santos honorables, héroes y coronados a la elección del momento, ni hace falta concesión Papal ni publicación en el Zaragozano, na, ellos son así, muy manejables. Así que, si gustas, de momento te dejo la Virgen de la cueva enmoquetá, qué ir descalza en este tiempo a una se le enfrían los pies, y esta santa, martir y virgen, que tan solo tuvo 30 hijos, ya sabes, cosas de las palomas. Pero ella, es muy propia para ir de sacrificios descalza a su cueva, para solicitar tus deseos. Es aconsejable llevar una tortilla de patata para el camino. Sí, la cueva esta enmoquetá desde que uno empieza el sacrificio, pero ella se encarga de dejar hormigas que recojan las migas de tortilla de patata, pues todos los seres vivos tienen derecho a la felicidad, ¿no crees?
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.
    Shi

    Comentario por Shi — 11 noviembre, 2010 @ 9:56 | Responder

  5. Esto es una berrirrespuesta en toda regla.

    Comentario por Chus — 11 noviembre, 2010 @ 17:56 | Responder

  6. […] no nos quedemos con las ganas de vivir… Mientras, voy a repasar mi Defensa de la Alegría, a ver si entre Benedetti, Neruda y el instituto Coca Cola me […]

    Pingback por Empezando el 2012, a la búsqueda de gente positiva a la que seguir « Ya veremos… — 2 enero, 2012 @ 17:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: