Ya veremos…

27 diciembre, 2011

Villancico pucelano: New Passengers » La luz de tu voz»

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 19:33
Tags: , ,

.

No quiero sentirme frío,
no quiero sentirme solo.
Yo quiero estar con mis amigos
yo quiero compartir contigo todo.
Estar en familia en esta Navidad 
con el turrón y el champán…

.

Este año, tras varios de ausencia, volví a hacer como el Almendro, «volver a casa por Navidad». Y son muchas horas de carretera y radio desde Alicante a Valladolid y retorno (a propósito, a la ida oímos al coro de jóvenes de Madrid cantando villancicos y algunos anuncios tradicionales, y es que es empezar a entonar el vueeeelveee a casa vueeelveeee y hacérseme un nudo tremendo. No soy la única, llamaron varios radioyentes que no podían ni hablar, todo acongojados y lagrimosos tras la canción).

.

A la vuelta escuchamos una entrevista a unos chavales de Mojados, provincia de Valladolid. Sease, vecinos del terruño. Tienen un grupo llamado New Passengers y han escrito un villancico para un disco solidario. El tema » La luz de tu voz» ha sido elegido por Onda Cero como villancico oficial de estas navidades… y aquí lo dejo. Porque no tengo otros temas que me apetezca compartir, estoy cansada de seriedades, investiduras, trajes, recesiones, urdangarines… (pero no me ciego, ahí sigo mirándolo todo aunque sea de reojo, así que cualquier día me da la ventolera y empiezo a despotricar sobre algo). Así que nada, como es navidad… ¡¡villancicos!!!  Se puede descargar de su web www.newpassengers.es

.

.

19 diciembre, 2011

¿Qué es? ¿Qué es?… ¡Navidad! (villancico a lo Burton, y en LSE)

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 17:39
Tags: , , , ,

Una cosa que ocurre todos los años por estas fechas es el resurgir de Tim Burton en modo villancico, gracias a «Pesadilla Antes de Navidad». Al menos en mi blog, facebook o similares. Qué le vamos a hacer…  es como el anuncio de Vuelve de El Almendro, o las burbujitas de Freixenet (esto de las burbujitas me recuerda irremediablemente a los Mojios Escocidos, que no es muy navideño,… pero es lo que hay). Total, que es un imprescindible en mis rutinas navipeicheras. Aún echo de menos al calvo de la lotería, pero no hay ningún motivo que me obligue a renunciar a mis gorritos de papa noel y mi video de «¿Qué es?» 

Los gorritos los rescatamos de sus cajas ayer, junto con los adornos pertinentes, el árbol, el Misterio y esas cosas. Y una bandeja de dulces, claro. Y el villancico llega este año al blog con la novedad de que me he encontrado este video de ILSEVIN, que son unas chicas asturianas que interpretan canciones estupendamente. Y asambleas del 15M, también, pero en este caso vamos a centrarnos en canciones. 

Así que, ¿qué más puedo pedir? Navidad a lo Tim Burton en lengua de signos. La calidad de la imagen puede no ser óptima… ¡pero mola! 

.

.

¡Listos para la Navidad!

.

1 diciembre, 2007

Pues a mi me gusta, ¿qué pasa?

.
 .
Está de moda renegar de las fiestas, del Halloween invasor, del San CorteInglés de los enamorados y, sobre todo, por encima de todas las cosas, es de buen tono renegar de las Navidades, de su Papa Noel rojo CocaCola, de las compras compulsivas, el espíritu consumista, de las luces de neón y el bombardeo publicitario, los villancicos enlatados, las gentes, los mogollones, las prisas, los agobios, los tráficos, los anuncios pastelones y las peliculas baratas y sensiblonas mil veces repetidas año tras año…
 .
Pues a mi me gusta.
 .
Qué le vamos a hacer… Ya se me saltó ayer la lagrimilla de cada año con el «vuelve, a casa vuelve» del mismo anuncio de siempre. Y hoy llenamos el carrito de Carrefour de espumillón y bolas rojas y doradas. He comprado unas piñas pequeñitas de purpurina, aunque sé de seguro que lo pringarán todo y al año que viene ya no valdrán para nada, pero he sido feliz escogiéndolas como si fueran la cosa más importante del mundo, y unos instrumentos musicales chiquitines porque pienso que le gustarán al peque. Y no hemos comprado más, porque no queremos perder la ocasión de que él elija algunos adornos y compartir su efervescencia entusiasmada, y sus «¡me lo pido!» en el pasillo de los juguetes (Dios Bendito, qué precios tienen los juguetes…). Pondremos la casa hecha un Cristo, porque no tenemos mucha maña en eso de la decoración doméstica, y pasaremos los próximos meses contemplando las luces hipnóticas del árbol y el super Misterio precioso que me compré el primer año de vivir aquí, porque una Navidad sin Belén vale, pero sin Sagrada Familia por lo menos…
 .
Se nos llena la cabeza de ilusiones planeando el puente de la semana que viene, cuando decoraremos el árbol y la casa con el niño. Y se nos llena el corazón de Navidad desde que asoma el primer frío, aque aquí viene a ser hace cuatro días, como si la Navidad fuera un eterno abrazo con chocolate caliente ante una chimenea encendida. Puede que no sea así, ¿pero qué más da, si la sentimos? Si somos tan tontos para emocionarnos aún con los anuncios de la ONCE, de llorar a moco tendido con Qué Bello es Vivir las veces que haga falta, de disfrutar las luces aunque sean de neón y llevar gorritos de PapaNoel por la calle y en el trabajo si hace falta… Que planeamos comprar un jamón como si no lo hubiéramos comido en la vida.
 .
Puede que sí, que seamos unos consumistas egocéntricos y despilfarradores, que somos egoistas porque no tenemos en cuenta a quienes no pueden como nosotros gastar en tonterías y ni para pan tienen, que somos hipócritas porque olvidamos el sentido religioso de estas fechas… Pero de lo que estoy convencida es de que no hemos olvidado el auténtico sentido de la navidad, por ateo que sea alguno de nosotros, porque si es el amor y la celebración de la familia, a nosotros nos rebosa sentido navideño por las orejas.
 .
Anoche llegó diciembre y le dimos la bienvenida desnudos, acurrucados bajo la manta, bebiendo champán y viendo Crónicas de Narnia. Y fue bonito.
 .
Qué le vamos a hacer, a mi me gusta la Navidad. Y me importa un bledo si está o no de moda renegar de ella.
 .
Y además tengo un belén de los clic de playmobil, regalo de mis bugambitas, que puede que no sea muy ortodoxo, pero juego da un rato. Y si no, que le pregunten a Sergio… ¿Y no es para eso y para ellos (y para nosotros) la Navidad?
.