Ya veremos…

4 diciembre, 2009

Jose Emilio Pacheco, premio Cervantes 2009

 
Cosas del dia a dia…

Éste animal que gruñe con eñe de uña
es por completo intraducible.
Perdería la ferocidad de su voz
y la elocuencia de sus garras
en cualquier lengua extranjera
.

A Jose Emilio Pacheco, mexicano setentero, le han dado el premio Cervantes de este año (mierda, otro que no he leido).
Y encima este es más cercano, porque además de ser guerrero de la eñe, cosa que ya me llega a la fibra, además es traductor… lo que le hermana un poquito a mi alma de intérprete (humildemente, no oso yo subirme escalones, sólo la pizquita que me toca)
  
Dicen que le premian por ser el presente de toda la lengua castellana, y como tal traigo al blog su bandera de defensa de la ñ. Confieso que es una guerra que siento propia; Identifico con la eñe el castellano tendido por el mundo de país en país, tantos millones de hablantes unidos… ¡Viva la virgulilla!
  
También le nombran poeta y narrador de la vida cotidiana… Me pareció oportuno traer también estos otros versos suyos, que podrían ser buen reflejo de ese dia a dia que vivimos en la fecha de hoy, al menos de una de las caras menos amables de esta vida cotidiana, cuando nos caducan, cuando se cierran las fronteras de paises y clubs, cuando alguien es excluido, indocumentado, olvidado en tierra de nadie…
No me deja pasar el guardia.
He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el examen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura

Podéis leer más poemas suyos en la web «a media voz», e incluso oírle recitar algunos de sus propios versos si le buscáis en la sección «la voz del poeta»

 

Y por si os interesa la vigulilla… os propongo «defensa de la eñe», de Francisco Umbral, y un breve acercamiento a la «historia de la eñe»de Carmen Cafarell, que a mi me ha resultado muy interesante.