Ya veremos…

13 abril, 2011

«Así no queremos que vengas»

 

Bueno, algunos no estamos interesados en que venga ni así ni de ninguna manera… salvo que venga en plan turista, se lo pague él y no nos corte las calles ni nos dé lecciones de política y ética al resto. Pero hoy me quedo con el grito de guerra de Redes Cristianas frente a la venida del papa: «Así no queremos que vengas»

 

Ya va quedando menos para la próxima visita del papa a Madrid, a menos de un año de su anterior visita a Barcelona y Santiago en noviembre del 2010. Una visita que costará un montante aproximado de 50 millones de euros, – aunque acostumbrados como estamos a los engroses finales de los presupuestos, seguro que se dispara según se vayan llenando los pertinentes bolsillos– cuando aún estamos discutiendo irregularidades graves en la financiación de los 60 millones que costó el Encuentro Mundial de Familias de Valencia en julio 2006.

Esta cada vez más inminente proximidad hace que las redes sociales (esas que según el alcalde de Badajoz son “el quinto jinete del Apocalipsis”) empiecen a calentar motores. Prensa, blogs, webs, y todo tipo de plataforma informativa colectiva y particular se va posicionando, y tweeters y caralibros reenvian la información con los pertinentes comentarios. Y como es de esperar, a parte del ansia de Esperanza Aguirre porque “sean las mejores jornadas de la historia” y del entusiasmo de obispos y católicos deseosos de llenar autobuses y calles madrileñas, son muchas las voces críticas con este evento, muy críticas. Y no sólo entre ateos, agnósticos y esas gentes de mala vida y relativismo moral: también muchos católicos opinan que ni lo que se hace es correcto, ni se hace de la forma correcta.

Y yo también me subo al carro de la opinión personal y redifusión de temas, en la seguridad de que de aquí a la fecha clave seguro que caerán más comentarios y notitas en el blog. De momento, así empezamos… haciéndonos eco sobre todo de la crítica que se le revuelve desde dentro a la propia Santa, que (hoy) me parece más original.

  

Tres visitas en cinco años, dos de ellas en sólo 8 meses. Sin duda este papa nos tiene una especial querencia, porque en un mundo dividido en 242 entidades políticas visitables (193 estados con reconocimiento internacional, 10 estados sin reconocimiento, 39 territorios dependientes habitados, con poblacion nativa, entidad arriba o abajo en función de inestabilidades políticas y disputas fronteriles)*, que nos toque tan de seguido huele a cuerno quemado. ¿Será nuestro magnífico clima? ¿El atractivo de nuestra gastronomia? ¿Nuestros impresionantes paisajes?  ¿La riqueza de nuestro patrimonio cultural e histórico?

¿O será este empeño del Vaticano y la Jerarquía de la Iglesia en España de montarnos manifestaciones masivas al mogollón y eventos gigantescos y mediáticos, una forma de presionar y tratar de recuperar la España aquella, bastión de la Iglesia Católica, que ven escapársele entre los dedos? Pues no sólo no mola, si no que encima cabrea.

Y no lo digo yo…

“El espectáculo de la fe en la calle provoca rechazo y resta credibilidad. Porque habla de fuerza, escenifica poder”

 

Y para colmo, este espectáculo de poder y fuerza disfrazado de fiesta juvenil, ni siquiera es para todos los jóvenes:

“Jóvenes carcas-ricos-pijos-guapos-hijos-de-papá. Ese es el modelo unívoco que se está imponiendo”.

 

Pero como por mucho que duela a los obispos, ese modelo no es el que refleja a la totalidad de los jóvenes, y como “una mani así y en plena crisis” es aberrante**, “ahonda cada vez más la sima cada vez más evidente entre la Iglesia española y la sociedad” y “muchos, católicos y no católicos, no entienden que se pueda gastar 35, 45 o 50 millones de euros en una fiesta juvenil,… y como hay muchos que desde el seno de la iglesia reclaman menos dar la nota y más trabajo de calle, menos jerarquia y poder acumulado y más participación democrática, inclusión e igualdad… menos palacios, televisiones, autobuses y chequeras, y más Cristo… pues olvidan que la juventud es la edad del idealismo y la subversión, incluso entre chavales cristianos (que pega mucho el cristianismo con la justicia social), y que en esta supermovida chachi de la muerte se dejan fuera a mucha gente. Y así les pasa que al parecer “Detrás de la fachada bucólica con la que la Iglesia española presenta la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del mes de agosto en Madrid, se está cociendo un peligroso encuentro de jóvenes antisistema”

Jóvenes antisistema cristianos, de los suyos, que en vez de sumarse al show intercambian por tweeter consignas del tipo “no se puede servir a Dios y al dinero” y ponen en tela de juicio con tono alarmantemente agresivo la cristiandad de un evento macromillonario y de carácter totalitarista, con la que está cayendo. Hasta tal punto que “varias empresas han optado retirar su patrocinio al evento. Este sería el caso del Banco Santander”

 

Os dejo aquí el enlace al documento “Así no queremos que vengas”, publicado por Redes Cristianas e Iglesia de Base de Madrid, del que he tomado todas las frases entrecomilladas en verde.  En él se analiza también el estatus del Papa, cómo la acumulación de poderes no es fundacional si no que se ha ido dando a lo largo de la historia (y por tanto no es algo innevitable e innamovible) y propone un modelo alternativo de iglesia democrática, un papa “hermano mayor”, y una igualdad radical entre todos los fieles, diferenciados sólo por sus funciones y no por su dignidad o género. También propone otro formato de encuentro para este tipo de actividades, con menos jauja y cachondeo, menos Papa, y más chavales.  Ale, ya tenéis lectura por si os aburrís. Ya sé que a la  mayoría os parecerá un coñazo, pero algunos somos así de raros y nos pica la curiosidad con estos temas de vez en cuando.

 

En sus ropuestas finales encontraréis alguna que otra joya:

«…rechazamos esta venida del papa porque, a nuestro juicio, no va a cuestionar para nada el actual estatuto de privilegio de la Iglesia católica en nuestro país -que supone un agravio comparativo con el resto de las iglesias e instituciones civiles… «

»Nos parecería, finalmente, muy grave y desalentador que esta magna concentración, más que de una acogida evangélica a las y los jóvenes cristianos llegados de todo el mundo a Madrid, acabe derivando en la defensa numantina de posiciones sociales anacrónicas y moralizantes, superadas por la mayoría de la sociedad española y ya legalizadas por el Parlamento estatal».

 
Cómo no vamos a mosquearnos el resto, si es tan obvio que hasta ellos se lo huelen…

 

………………………………………………………………………………………………

* Datos tomados de wikipedia

** «Nos parece una aberración que en un momento de crisis económica, donde todo el mundo se está apretando el cinturón, se gasten 50 millones de euros en recibir al papa» Evaristo Villar, presidente de Redes Cristianas.

 

9 noviembre, 2010

Quemando Iglesias, como en los 30

Dijo el Papa que en España ha nacido «una laicidad, un secularismo fuerte y agresivo, como vimos en los años treinta».

 
   

 

Debe ser por la cantidad de monasterios en llamas que ha visto este hombre durante su visita… Seguro que pagarle por el morro una visita evangilizadora hace un par de años a Valencia, ahora a Barcelona y Santiago, Y AL AÑO QUE VIENE OTRA VEZ a Madrid, era cosa del pan nuestro de cada dia en los años 30. 

  

Teniendo en cuenta que este señor cuando viene lo que hace es insultarnos y meterse en nuestras políticas y las decisiones que, como ciudadanos de una nación libre y democrática, tomamos a través de las urnas, ya está tardando el gobierno en cerrarle el grifo.Sus viajecitos, que se los pague él solo y con ayuda de sus fieles. ¿Que no son bastantes para pagarle el show? Pues que se apañen. Ya está bien de obligarnos a todos a arrastrarle la cola a la novia y pagarle el convite, que esta boda no es de nuestra familia y encima luego nos echan a patadas. Que se lo monten ellos bajo la seguridad de la libertad de culto, eso si, absolutamente protegido su derecho a vivir sus creencias y ritos… pero ellos, en sus parroquias, sus casas, sus colegios, y los espacios que ellos monten, PAGUEN y frecuenten. Al resto que dejen de meternos con complacencia del estado su mano en nuestro bolsillo y su moral en nuestras casas, que el Vaticano y sus representantes se encuentran muy muy lejos de estar en condiciones de dar lecciones morales a nadie.

 

 
¡¡OJALÁ fueramos de verdad laicos en España y la católica recibiese el mismo trato que las demás religiones!!


Ya quisiera yo que trataran al imbécil este (si, ya me la pela llamar imbécil a su santidad, me quema mucho pensar en que no llego a fin de mes y el año que viene vuelve el circo del Vaticano a costa nuestra) como al Dalai Lama cuando visitó España.

 

 

30 octubre, 2010

El papa que viene

 

¡¡Esconded a la Magdalena!!  
Que viene el Papa 

 

Dicen las malas lenguas, que en previsión de la visita papal se está limpiando el Raval y otros espacios públicos de Barcelona de «obreritas del amor». Porque ni prohibidas ni no, las putas en España ni se regulan ni se persiguen… se barren bajo la alfombra cuando estorban.

 

Dueña de un corazón,
tan cinco estrellas,
que, hasta el hijo de un Dios,
una vez que la vio,
se fue con ella.
Y nunca le cobró
la Magdalena

 

Por otro lado, simpatizantes de la lucha por los derechos de los homosexuales han promovido a través de las redes sociales (aunque facebook les cierra la página insistentemente) una iniciativa cuanto menos simpática para la visita del Papa a la ciudad Condal la mañana del 7 de noviembre. (Bueno… a mi el amor y los besos me parecen armas simpáticas, como la poesía y la canción… seguro que al Foro Español de la Familia -católica, aunque eso no lo diga en la etiqueta- no se lo parece tanto).

«Cuando Benedicto XVI pase por delante de nosotros, nos besaremos,
hombre con hombre o mujer con mujer»

 

 

 

Al aviso de una señal sonora comenzarán dos minutos de morreo subversivo, tras los cuales los participantes pretenden marcharse sin más, sin contestar provocaciones ni participar en ningún tipo de enzarzamiento.

 

 

Pues me temo que no voy a estar en la zona, y si estuviera es poco probable que mi solidaridad me empujase tanto como para sacarme de casa y meterme en el caos horrible que debe ser el centro de Barcelona ese día… pero si no, no tendrían ningún inconveniente en participar.

 

Por último… ¿Alguien quiere pasarle la factura al Papa? El Observatorio de la Laicidad, no conforme con que un viaje pastoral se enmascare como visita de Jefe de Estado a cuenta de los bolsillos de los ciudadanos,  ha desglosado el gasto millonario que supone la visita papal y propone enviarle por email la cuenta. No es que nadie espere que la pague… pero mira, yo voy a firmarla, que para eso no hace falta salir de mi casita y estoy completamente de acuerdo en que las religiones la paguen sus fieles, y no la bolsa común de un estado en teoría aconfesional desde 1978 (que ya son años).

Pásale factura al Papa