Ya veremos…

14 noviembre, 2011

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

Filed under: El Medio Limón dice... — Chus @ 10:11
Tags: , , , , ,

.Una entrada del medio limón…:

.

.

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

 .

Pues ya estamos en la recta final de las elecciones…

Y cada día que pasa me voy sintiendo más y más… ¡cabreado!. Cabreado, sí, por que decir “indignado” ya se va quedando corto, ¿No os parece?

La noticia, la acabo de conocer: “Fallece una mujer con aneurisma tras deambular por cuatro hospitales”

Ando dándole vueltas a la cabeza desde hace un tiempo a todo esto de los recortes sociales y, sobre todo, a los temas de sanidad. Me cabreo cada vez que escucho o leo esa nueva palabra inventada “copago”. Y me asusta la visión que nuestros políticos tienen del mundo. Analicemos si no el concepto…

En teoría, entiendo que el copago es una forma de co-financiar la sanidad “a pachas” entre el gobierno de turno (administración central, autonómica…) y nosotros, los usuarios. Esto serviría además para evitar que abusemos del uso de los mismos, pues somos unos desconsiderados abusicas que no tenemos otra cosa que hacer que ir a perder el tiempo a los hospitales y a que nos sometan a operaciones carísimas que paga sufridamente “el gobierno”… ¿Más o menos, es así, verdad?

Pues bien. Lo cierto es que no me asusta, en principio, tener que pagar un euro o así por ir a que el médico me introduzca un dedo en el culo (es lo que tiene tener una próstata de más de 45 años…). Si hasta parece ser que hay que pagan muchísmo más por lo mismo y con gusto. Lo que me asusta es la idea velada que hay tras esto: Que el gobierno (la clase política) son una casta superior y nosotros, ciudadanos de a pie, inferior. Se hace una muy clara separación entre ambos.

Y es que “copago” es una palabra que no existe, pero que se utiliza como sinónimo de “a medias”. Lo que olvidan estos políticos (y algunos empresarios y “librepensadores” a nómina) es que el gobierno, las administraciones, NO TIENEN DINERO PROPIO. El dinero con el que se paga todo sale de nuestros bolsillos. Por tanto, más que “copago” sería “REPAGO”: pagar dos veces por el mismo servicio.

Se me ocurre un ejemplo relacionado con mi profesión: sería como si yo (cuando aún trabajaba), después de hacer una instalación eléctrica religiosamente pagada por el cliente, le instalase un contador de monedas en lugar interruptores para que cada vez que quisiera encender la luz, me tuviese que pagar.

¿Qué hay tras esto? Pues esconder su INEPTITUD como administradores de nuestro dinero. Y encima, culparnos a nosotros. En el caso de la noticia que me ha hecho escribir este tocho, la culpa será de la pobre mujer por ser tan egoísta de morirse por un aneurisma para joder.

Anoche, en Salvados, de la Sexta (magistral Jordi Ébole!) aparecía un tipo, todo un catedrático de no sé qué que decía que en términos macroeconómicos que se mueran unas cuantas personas por casos así es lamentable pero necesario para la economía. Acojonante.

Cuando era adolescente, devoraba cómics, películas y algún que otro libro de ciencia ficción. Me encantaban aquellas que dibujaban futuros en los que los coches volaban, colonizábamos en sistema solar y la vida era mucho más fácil gracias a la automatización. Y contaba los años, con la esperanza de que mi esperanza de vida me concediese la gracia de poder verlo. Deseaba que llegase esa barrera del año 2.000 que en mi mente marcaba la llegada de ese futuro. Pero ya la hemos pasado y resulta que no llegó… ¿ O sí?

Por que junto a esas historias, había otras más oscuras que pintaban mundos que apenas se diferencian a lo que hoy vivimos. Y, sobre todo, a lo que nos puede conducir.

Vivimos en una sociedad donde se minimiza la importancia del individuo. No importa un carajo que muera alguien si con ello se contentan los mercados y el político conserva su estatus. No importa si te quedas sin trabajo, sin casa, sin comida. No sólo no importa, si no que además, es culpa tuya. Que la constitución recoja estas tres cosas como derechos fundamentales es, simplemente, anecdótico. Incluso no sé qué político se atreve a decir que hay quien se apunta al paro por que quiere…

De nada sirven las manifestaciones de miles y miles de indignados. Somos antisistema, somos perroflautas, somos terroristas… Cualquier excusa es buena con tal de no reconocer la realidad del problema: Que vivimos en una democracia del pueblo, pero sin el pueblo.

Y yo sin saber a quién votar: Si al malo… o al peor. Eso es lo más triste.

.

3 noviembre, 2010

«La sanidad pública expulsa a los parados»

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 7:59
Tags: , , , , ,

.

(Ver nota al pie de esta noticia, con modificación actualizada)

…………………………………..

.

Leo en la revista «Dinero y Derecho» de la OCU :

«Si se queda en paro y sigue así pasados 90 días desde que cobró la última prestación a su alcance,
perderá el drecho a la asistencia sanitaria pública y gratuita

.

Por lo visto eso de que la sanidad pública en España es universal no es tan cierto como pensábamos.

.

Cuentan en el miniartículo que han publicado sobre este tema que esto puede ser más o menos trágico según en qué comunidad autónoma vivas, por eso de que las competencias en sanidad están transferidas. Y aún quedan unos cuantos supuestos que sí que mantienen sus derechos en esta situación de desamparo:

.

Familiares que vivan a expensas de cotizantes y pensionistas de la Seguridad Social (ascendientes, descendientes, hermanos, cónyuge, pareja de hecho o excónyuge al que se pague pensión -aunque si no tienes trabajo ni subsidio de desempleo ni ná, a ver cómo le pagas nada a un ex-)
Discapacitados (a partir del 33%)
– Personas que padezcan (que triste palabra) «insuficiencia de recursos», que para abreviar son aquellas cuyas rentas no superen los 6390,13 euros al año

.

Puedes recuperar tus derechos sucribiendo un convenio especial con la Tesorería de la Seguridad Social, pagando las cuotas de tu bolsillo… Pero si no tienes trabajo, ni prestaciones… ¿¿cómo vas a pagar nada de tu bolsillo??

.

No sé en qué consiste exactamente esta pérdida de derechos sanitarios. Urgencias son urgencias, así que imagino que por ahí no meten tijera… ¿Dejará de atenderte tu médico de cabecera y especialistas? ¿Dejarán de expenderte recetas y tendrás que pagar el coste íntegro si las necesitas? ¿ Perderás el derecho a ingresos, tratamientos e intervenciones quirúrgicas, así te mueras?

.

Tengo en mente el caso de un matrimonio amigo. Ella trabajó en sus tiempos, hasta que una enfermedad la postró, primero en cama y luego en silla de ruedas, con una esperanza de vida de pocos años. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, sobrevivió con mucho a la fecha fijada por los médicos, y paseamos cada mañana por el paseo de la playa compartiendo trivialidades del dia a dia. Pero pese al gran humor y muchísimo corage que la trajeron hasta aquí, no deja de estar sujeta a continuas afecciones derivadas de su enfermedad que la obligan a tomar medicamentos, pincharse periódicamente y, de vez en cuando, pasar por cirujía para pequeñas (o no tan pequeñas) intervenciones. Pese a todo esto, el tribunal no le concedió la incapacidad laboral -cosa de las enfermedades raritas-. Está esperando alcanzar la edad de jubilación anticipada para que al menos las recetas sean rojas, y no le cuesten lo que ahora le cuestan, que pese a estar bajo el paraguas de la seguridad social le suponen una suma mensual bastante importante. Pero aún le faltan años.

.

Su marido, hombre trabajador de la vieja hornada, o sea, de los que empezaban cuando ahora la mayoría está de botellón, se ha pasado toda su vida currando y cotizando como un maldito. Hasta que la crisis que nos barre le lanzó a la calle, a esa edad en que incluso sin crisis cuesta retornar el mercado laboral. Dentro de unos meses se le acabará el subsidio de desempleo. Espera acogerse entonces a la ayuda de 420 lerus… (que no sé si cuenta o no cuenta a la hora de perder derechos sanitarios) y cuando se le acabe, ya ha calculado que aún le falta algún tiempo para poder jubilarse… ¿Se quedará fuera del sistema de sanidad pública después de haber cotizado sin descanso décadas? Y al perder él los derechos, los perderá también ella.

.

Tienen un hijo, que también está en paro y acaba su subsidio en nada…

.

¿A qué clases de líos familiares nos empuja esto? Veo a las familias acogiéndose en masa al miembro pensionista para depender (en lo que a sanidad se refiere) de él y su número de seguridad social, currantes recogiendo bajo su tutela a hermanos desafortunados,… Y en definitiva… ¿españoles en masa sin trabajo, sin subsidio… y sin asistencia médica?

.

Lo reconozco, a veces me cuesta dormir. Me cuesta creerme que las aguas volverán a sus cauces, que recuperaremos el ritmo de vida acostumbrado, desaparecerá el gusano de granito de la inseguridad de nuestras tripas… Reconozco que aborrezco los programas de callejeros y los especiales que muestran gente «normal» viviendo en la calle y haciendo cola en los comedores, siguiéndoles cámara en mano en los desahucios, filmando la búsqueda de recursos en los contenedores… Estoy harta de la crisis, de la impotencia, del sentimiento de inutilidad y de tener que pelear conmigo misma para no dejarme llevar por el miedo antes de tiempo (una tiende a anticiparse).

.

Lo reconozco, no sé si lo estoy a ratos, o si lo estoy siempre y sólo aflora a veces…

.

Estoy un poco (muy)  asustada.

.

…………………………………..

Viendo que esta entrada es bastante consultada, he decidido incluir esta actualización para recoger ciertas modificaciones legislativas que han cambiado la situación. Estamos ya en mayo 2012 (ahora el problema lo tenemos con la retirada de prestaciones sanitarias a los inmigrantes irregulares… pero eso es otro tema y lo dejamos para otra entrada):

«La nueva Ley General de Salud Pública aprobada el pasado 22 de septiembre en el Congreso de los Diputados establece que a partir del domingo, 1 de enero, los parados de larga duración que ya han agotado la prestación o el subsidio de desempleo recuperarán su derecho a una asistencia sanitaria pública

En la realidad, por lo que he visto en foros y hablando con compañeros de cursos en los que trató el tema de la sanidad y los derechos, hay aún personas que quedan en una especie de vacío, que solicitaron la tarjeta de «persona sin recursos» al bloquearse la suya por desempleo de larga duración y que ahora no consiguen recuperar la tarjeta «normal» . En muchos sitios al parecer la administración y sus funcionarios no acaban de aclarar si esta ley es con caracter retroactivo o no, en qué condiciones, etc.,… Pero en general y como norma, de momento, se puso un parche para evitar el problema. Mi tarjeta  sigue operativa y accedo sin problemas a los servicios sanitarios a los que me da derecho .

.