Ya veremos…

9 junio, 2011

Con el ojo sobre los plenos vacios: OPEN DATA CONGRESO

 

  

Estaba meditando sobre la conveniencia de cambiar el nombre de PLENO del Congreso por el de CASIVACIO, contemplando algunas fotos de lo más desalentadoras en las que “pleno” perdía cualquier relación con su significado de “lleno”, mientras digería de paso la propuesta de Bono de ayer de reducir el trabajo de los parlamentarios en los plenos de 3 a 2 dias semanales… (hay que reconocer que para plantear semejante cosa, con la que está cayendo, hay que tenerlos cuadrados)… cuando sin comerlo ni beberlo me he tropezado con el proyecto OPEN DATA CONGRESO.

 

http://www.opendatacongreso.org/

 

“Open Data Congreso se centrará en algo que es tema de máxima preocupación en encuestas, debates y en la calle: la clase política. Concretamente esta web quiere informar de las ausencias y presencias de los diputados en el Congreso. Información que, por cierto, es pública pero a quien la intente localizar le será más fácil hallar la Atlántida o la partida de nacimiento de Son Gokuh”

 

Me gusta la idea, así que la seguiré a ver en qué acaba la cosa.

Está claro que el trabajo del parlamentario no se basa en calentar una silla, así que habrá que establecer criterios objetivos que contemplen otras variables, a parte de si asisten o no a los plenos. Pero los de la web ya lo están contemplando y suena a que son gente seria que saben de qué hablan (mejor que yo, seguro). En todo caso, algún modo debe haber de medir la productividad de nuestros representantes, ya que los hay para hacerlo en todo tipo de trabajos. Y hoy por hoy, en el clima de crispación y con la falta de fe que los ciudadanos tenemos por la clase política en general, no estaría de más que, mientras inventamos cómo vigilar si curran en comisiones y despachos o si se escaquean los plenos para irse de cañitas glaumurosas en coche oficial y con cargo a la tarjeta de gastos, cuidaran al menos los gestos y pasaran por el hemiciclo a hacer bulto.

Intuyo que esta iniciativa está relacionada con tantas otras que en los últimos tiempos se nos amontonan, todas ellas representativas de un deseo urgente de participar y nacidas de la sensación popular de que es imprescindible que las cosas cambien.

Algunas cosas sólo, no muchas… Aunque me temo que pese a ser pocas son demasiado grandes e incómodas para que quienes están ocupando los sillones (metafóricamente, porque a la vista está que sus culos no rellenan el hueco físico asignado):

– Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.

– Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.

– Separación efectiva de los poderes públicos.


– Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

 

Pocos, claros y concisos. Es difícil no estar de acuerdo. De hecho, según METROSCOPIA, el 90% de los ciudadanos está de acuerdo en que los políticos deben cambiar. Y el 81% declara simpatía por los indignados del 15M… Eso, a poca fiabilidad que tenga metroscopia, ha de incluir necesariamente incluso espectadores de Intereconomia, que ya es decir.


Claro que, visto que de todas formas les reelegimos y votamos cuantas veces haga falta… como dijo anoche Wyoming lo que habría que cambiar cada cuatro años no son los políticos, si no la gente.

Yo guardo en el corazón una pequeña esperanza: que el 15M y todo lo que le sigue provoque ese cambio en la gente.

Para amenizar este rollo voy a poner un lindo video que me encontré ayer… pero lo pongo en entrada a parte, que esta ya se alargó bastante. Esta la termino con otras dos imágenes de cómo se transforma un CASIVACIO en PLENO

        
                  Primera noche en Sol                              Sol, 15 de marzo de 2011               

 

Ahora que las acampadas se levantan, habrá que seguir atentamente lo que ocurra, a ver qué iniciativas y proyectos cuajan de entre todas las semillas sembradas durante este mes de agitación.