Ya veremos…

25 enero, 2009

El Puig Campana en llamas

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 10:54
Tags: , ,
Cosas del día a día
 .
El invierno del año pasado (bueno, 16 de diciembre, aún no era oficialmente invierno), nos levantamos viendo el Puig Campana nevado.
 .
Este año nos acostamos viéndole así:

Ahora que todos hemos aprendido lo que es una ciclogénesis explosiva, parece que por fin paró el viento y las avionetas pueden sobrevolar el monte intentado apagar los focos que aún perduran.
.
Atrás queda el olor a humo, las cenizas traidas por los vientos, el susto de todos los 14.000 desalojados (y sobre todo del peque, desalojado de la casa de su madre -a tres kilómetros de la nuestra- con lo aprensivo que es él), Y otro fin de semana de lo más entretenido, pendientes esta vez de los teléfonos y las noticias.
Y del perfil del Puig Campana en la terraza.
.
Al menos no ha habido bajas personales ni animales, parece ser que sólo unos cuantos elefantes histéricos en Terra Natura, fuerzas de seguridad y bomberos agotados y algo intoxicados del humo… pero mucho peor ha sido en otras partes de España.
.
Bueno, cayeron los pinos… Igual dejan de bajar ovnis al Puig Campana después del desastre.

3 marzo, 2008

19 millones de kilómetros cuadrados

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 20:51
Tags: ,
.
.
19 millones de kilómetros cuadrados
Se dice pronto, eh? Y la verdad es que por mucho que suenen a la tira de kilómetros cuadrados, cuesta imaginarse de qué superficie estamos hablando realmente. Pues equivaldría aproximadamente a dos veces el espacio que ocupa el territorio… de EEUU.
 .
 .
La verdad es que cuando el otro día oí a un cliente hablar de esta isla, ya me impresionó que su extensión fuera superior a la de la península ibérica. Pero por lo visto mi cliente andaba un poco desfasado en datos. El vortex del pacífico, con el que Charles Moore se tropezó un buen día del año 1997, durante una de sus oceonagráficas excursiones por la zona rumbo a su casita de Hawai, crece año tras año ante los vigilantes ojos de la nave de investigación Alguita. Ya entonces le impresionó lo bastante para convertirlo en un activista del medio ambiente.
No me extraña. Una isla de plásticos, caucho, y basuras varias flotando entre Japón y Hawai, ahí donde las corrientes del mundo confluyen y arrastran nuestros desperdicios, es para impresionar a cualquiera.
También se conoce como garbage patch. Osea, basural. Muy apropiado.
 .
A mi de repente me entró el agobio y no hago otra cosa que pensar en comprar las bolsas ecológicas del Carrefour, esas que valen no sé si 30 céntimos y que cuando se gastan te las cambian sin costes por una nueva, para llevarlas siempre conmigo y dejar de coger las de plástico a puñados en los supermercados. Las compraré, soy consumista, todo lo soluciono comprando. Otra cosa es cuánto tiempo me durará en la retina de la conciencia la impresión de 19 millones de kilómetros cuadrados de plásticos flotando en el océano, para seguir usándolas con fidelicad devota o volver a las de siempre sin remordimientos.
 .
Y es que los seres humanos somos así de idiotas. Capaces de inventar las circurstancias apropiadas para que se descubran islas de plástico gigantes en el Pacífico y canguros en los campos de Alicante.
 .
Verídico: uno de medio metro dando saltitos por las tierras de Elda, pobrecillo él, añorando sus… no sé, lo que sea que suelan comer los canguros en Australia y que seguro que no se da en Elda. ¿Cosas de la globalización? ¿Será la adaptación de especies foráneas como consecuencia del cambio climático? No, claro, es sólo gente idiota, muy idiota, que en vez de abandonar perros abandona mascotas exóticas.
.

19 febrero, 2008

Ande tá el Agujero de Ozono?

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 20:18
Tags: , , , ,
..
Viendo hace un par de meses el documental de Al Gore (que siiiii… que vemos documentalesssss…) sobre el cambio climático, ese que según el primo científico de Rajoy no está teniendo lugar (me pregunto entonces por qué los almendros florecieron por Reyes… que vale que es un árbol con prisas, pero me parece mucho adelanto, incluso para un almendro. Y caray, ¡cuanto almendro hay en esta tierra! ¡si hasta crecen en las cunetas! parece mentira que en los cuatro años que llevo viviendo aquí aún no me hubiera dado cuenta de la cantidad de copas cubiertas de algodón que pueblan este paisaje en ciertos meses) viendo el documental de Al Goooreeeee, decía, el que fue el futuro presidente de los eeuu comentó que la solución es posible y está en nuestras manos, y como ejemplo presentó el tema del agujero de ozono: quisimos, nos los propusimos, y lo solucionamos.
 .
Y entonces nos dimos cuenta de repente: ¿Qué ha pasado con el agujero de ozono? ¿De verdad se ha soluciondo? Lo cierto es que de ser el tema del sigo ha pasado a no ser ni mencionado, ¿ya no decora su tétrico perfil el cielo de nuestro polo?
 .
Pues así es. Parece que si bien no ha desaparecido, la prohibición de usos de clorofluorocarbonos han reducido la presencia de estos en la atmósfera desde la década de los 90, y se espera que a partir de ahora el agujero vaya menguando, como un zurcido de buenas intenciones, hasta desaparecer por ahí por el año 2050, según los calculos japoneses, y suponiendo que no hayamos mandado todo a tomar vientos antes.
 
De todas formas parece ser que el agujero aparece y desaparece todos los años con los cambios de estación, y que ha habido ocasiones en que su desaparición ha sido más adelantada (como los almendros) y llamativa pese a haber alcanzado en la misma fecha su tamaño record… Así que vaya usted a saber…
 .
Por si acaso, esperaremos un poco aún antes de empezar a darnos palmaditas en la espalda.
.

agujero ozono

.

28 enero, 2008

El principe destronado

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 19:29
Tags: , ,
Y digo yo…                                                                         

El 22 de agosto de 2006, tras acalorados debates sobre la definición de planeta y el rango de Plutón, Jay Pasachoff, del Williams College, dijo: “Creo que el día de hoy puede recordarse como el ‘día que perdimos a Plutón’ ”.

Antes de que se decidieran los criterios de la categoría «planeta», por unos momentos, nuestro Sol tuvo 12 magníficos girando a su alrededor, y a los 9 tradicionales se sumaron Ceres, Caronte, y el último en ser descubierto Eris (apodado Xena por su descubridor, que por lo visto era aficionado a guerreras curvilineas y de sexualidad ambigua). Y siguiendo el hilo de esa propuesta, serían casi 24, incluyendo algunos de los asteroides y objetos transneptunianos mayores. O afinando, así a ojo… al menos sumarían 53… y seguramente pronto llegaríamos a identificar 200 planetas en nuestro sistema solar.
Demasiados para recitarlos  de un tirón en primaria.

Así que Plutón quedó fuera, con todos los demás recién llegados y aquellos que apenas llegaron a vislumbrar su ascenso a la condición de planeta.
 

Desde que fuera descubierto en 1930 hasta su destronamiento en 2006 apenas pasó un suspiro, 76 años, ni la milésima parte de un leve palpitar del universo. Seguramente Plutón ni siquiera llegó a percibir ese momento de gloria en el que apareció en los libros de sociales y en los planetarios junto con los otros 8 dioses, ocupando la órbita más distante en los juguetes infantiles, la última estrofa de las cancioncillas mnemotécnicas de la geografía escolar, allá lejano en el espacio, cerca de donde acaba nuestro barrio estelar y empieza el resto del espacio…
Pero a mi me da cierta rabia eso de que por pequeño y desorganizado se haya quedado en el «quiero y no puedo» término de p

laneta enano (igual es un planeta con condroplasia,…), y que por no haber limpiado aún su órbita (tal vez sólo es un poco desordenado…) se le haya despojado del título y tengamos que desaprender que un día fue planeta.
Y allá en el límite, donde no lo veremos por más que contemplemos la noche más estrellada, Plutón gira despacio y recorre su órbita excéntrica, vistiendo de vapor o de hielo su tenue atmósfera según le lleve la danza con el Sol. Le acompaña Carontes, tan pronto bella luna como hermano gemelo según deciden nuestros caprichos astrofísicos.
Seguro que allá, fríos y solitarios, los dos acompasan su paso a la música de las estrellas y se aman, y les trae al pairo cómo les señale el puntero de la ciencia.

pluton

Pero para mi, aunque no esté en la tabla, Plutón siempre será el noveno planeta. Miraré con nostalgia su vacío allí donde antes lo pintaban y le seguiré canturreando por lo bajo en la retahila que aprendí de niña.
 
«Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Jupiter, Saturno, Urano y Neptuno»
Pluton-                            «…y Plutón»


« Página anterior