Ya veremos…

7 julio, 2011

Bendito suelo

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 8:49
Tags: , , , , ,

El 7 de julio se celebra el Día Internacional de la Conservación del Suelo , establecido en 1963 por decreto de la Presidencia de la Nación en memoria del Dr. Hugh Hammond Bennet. El Dr. Bennet fue un investigador estadounidense que trabajó constantemente en busca de la preservación de la integridad del recurso natural suelo, cuya importancia es vital para la producción agropecuaria.

Es una honomástica muy discreta, no tiene hashtags Trending Topic en twitter, ni apenas resuena el eco de su paso en los medios… Si acaso algún año tonto, que alguien decide que a falta de otros temas, sacarán ese a la palestra. Pero es difícil, tiene que competir con San Fermín, que tira mucho.

Pues yo este año si voy a hacer mi pequeña mención al Suelo. A ese suelo que sostiene nuestras raices más íntimas, la tierra que alimenta desde lo profundo nuestra sangre. Esa húmeda e invisible que bajo nuestra figura elevada nos sujeta, aunque casi nos olvidemos de ella. Esa cuna de terrones prietos, que por mucho que nos alejemos de ella tendiendo al cielo, evita que nos perdamos algún día en vuelos sin sustento.

Nuestra historia común (acabo de leer Viriato, me sirvió para ubicar temporalmente la guerra numantina y la revelión lusitana… Si algún día me preguntan en un concurso de televisión, ya tengo un par de eventos más localizados en la linea temporal), y la historia individual, nuestra familia, que para bien y para mal, da igual a dónde lancemos las ramas, siempre será el suelo de dónde beben nuestras raices.

Y bueno, menos intimistas y metafóricos, haremos una pequeña mención al suelo suelo, el que pisamos y que en momentos difíciles a veces parece que desaparece bajo nuestros pies.

Porque el desierto es hermoso… pero no tiene gracia que llame a la puerta de casa.


«El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra,
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.
Hoy ve a sus pobres hijos huyendo de sus lares;
la tempestad llevarse los limos de la tierra
por los sagrados ríos hacia los anchos mares;
y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.

(…)»

Campos de Castilla
Antonio Machado