Ya veremos…

9 noviembre, 2010

Quemando Iglesias, como en los 30

Dijo el Papa que en España ha nacido «una laicidad, un secularismo fuerte y agresivo, como vimos en los años treinta».

 
   

 

Debe ser por la cantidad de monasterios en llamas que ha visto este hombre durante su visita… Seguro que pagarle por el morro una visita evangilizadora hace un par de años a Valencia, ahora a Barcelona y Santiago, Y AL AÑO QUE VIENE OTRA VEZ a Madrid, era cosa del pan nuestro de cada dia en los años 30. 

  

Teniendo en cuenta que este señor cuando viene lo que hace es insultarnos y meterse en nuestras políticas y las decisiones que, como ciudadanos de una nación libre y democrática, tomamos a través de las urnas, ya está tardando el gobierno en cerrarle el grifo.Sus viajecitos, que se los pague él solo y con ayuda de sus fieles. ¿Que no son bastantes para pagarle el show? Pues que se apañen. Ya está bien de obligarnos a todos a arrastrarle la cola a la novia y pagarle el convite, que esta boda no es de nuestra familia y encima luego nos echan a patadas. Que se lo monten ellos bajo la seguridad de la libertad de culto, eso si, absolutamente protegido su derecho a vivir sus creencias y ritos… pero ellos, en sus parroquias, sus casas, sus colegios, y los espacios que ellos monten, PAGUEN y frecuenten. Al resto que dejen de meternos con complacencia del estado su mano en nuestro bolsillo y su moral en nuestras casas, que el Vaticano y sus representantes se encuentran muy muy lejos de estar en condiciones de dar lecciones morales a nadie.

 

 
¡¡OJALÁ fueramos de verdad laicos en España y la católica recibiese el mismo trato que las demás religiones!!


Ya quisiera yo que trataran al imbécil este (si, ya me la pela llamar imbécil a su santidad, me quema mucho pensar en que no llego a fin de mes y el año que viene vuelve el circo del Vaticano a costa nuestra) como al Dalai Lama cuando visitó España.

 

 

2 noviembre, 2010

Como viene se va…

Filed under: Y digo yo... — Chus @ 8:46
Tags: , , , , , , , ,

 

Periodista del País:

– “Si el Constitucional la avala, ¿usted se compromete a mantenerla o no?”, (la ley de matrimonio gay)

Rajoy hace dos años:

-«No lo sé; en estos momentos no estoy en condiciones de decírselo»

Rajoy hoy:

– «NO» (tajante)

 

 

Dudas… dudas… dudas… ¿La presidencia está por encima del Constitucional?

 

El PP sube en intención de voto y parece olvidar que es por la crisis, porque nos duele el bolsillo, no la conciencia moral. Que de picarnos alguna, a muchos de los que hemos ido inclinándonos en la balanza hacia su platillo impulsados por el deseo de cambio político, nos picaría la conciencia de la moral social, esa que hace que se revuelvan las tripas cuando sospechas que los ricos están llenándose aún más los bolsillos mientras nos empobrecemos los demás (será por eso que la media de riqueza per capita sea hoy más alta que hace cuatro años), que los bancos arrojan beneficios escandalosos mientras las familias caen destrozadas de rodillas por el peso de sus hipotecas (eso si que amenaza la creación y supervivencia de la especie y destruye familias, y no las bodas gays)… No nos duele lo que cada cual haga en su cama, ni nos duelen los derechos ajenos, sobre todo cuando no cuestan dinero al erial público y sólo regulan la unión legal de dos personas sin contemplar qué les adorna entre las piernas (legal, repito. Si la Iglesia cree que no son matrimonios, que no les case por sus ritos. Estamos hablando de legislación de la vida civil, que es lo que está en manos de los políticos).

La gente no es más católica hoy que hace dos años; Rajoy no tiene la promesa de su apoyo electoral porque de repente a todos los que antes les parecía bien que dos se casen, sean del género que sea, hayan cambiado de idea al respecto. Pero es lo que pasa cuando el laicismo es de un estado es puro papel y uno de los dos grandes partidos que se juegan la alternancia en el sillón presidencial legisla bajo el palio de una religión concreta, mezclando la moralidad cristiana con los derechos civiles.

Por supuesto, tras la ley del matrimonio gay que revocará sin dudar, aunque el Constitucional la avale (toma ya), va la ley del aborto, y sin duda no se limitará a retocar la polémica decisión de si con 16 años una joven puede o no puede abortar sin conocimiento de sus padres (porque con 16 es niña para eso, pero con 13 no lo es para que la preñen, digo se la trajinen, escritores fantasmas), ya de paso meteremos mano al derecho de decisión de la mujer para proteger el derecho a la vida, basándonos en el concepto de vida que nos viene del Vaticano. ¿Y luego? ¿Volveremos a entorpecer la ley del divorcio para que sea un proceso tedioso que dure años? ¿Qué más cosas nos van a catolizar luego? marditos pecadores que iréis todos al infierno…

 

“Primero vinieron a por los judíos y no dije nada porque no era judío. Después vinieron a por los comunistas y no dije nada porque no era comunista. Más tarde vinieron a por los sindicalistas y no dije nada porque no era sindicalista. Luego vinieron a por los católicos y no dije nada porque era protestante. A continuación vinieron a por mi, reaccioné y grité, pero ya era demasiado tarde: ya no quedaba nadie que hiciese algo por mí”.

(De Bertold Brecht de siempre, pero parece que no, que igual es de Martin Niemoeller)

 

Dudas… dudas… dudas…  Los que somos de los que piensan que tenemos la obligación para con nosotros mismos de votar… ¿A quién coño votamos?

 

 

Tras esta entrada al más purito estilo «y digo yo…» (opinión propia y subjetiva), con varios links de autopromoción linkandome a mi misma en otras entradas viejas del blog, aquí os dejo un link que es DE OBLIGATORIA LECTURA: el MANIFIESTO POR LA IGUALDAD, para al menos echarnos unas risas. Uno de los mejores textos que jamás me tropecé en la vida en relación con la intransigencia religiosa, a pesar de ser humorístico -o tal vez gracias a eso-. No sé quién es el autor, una pena. Nunca tendrá bastante publicidad…

 

30 octubre, 2010

El papa que viene

 

¡¡Esconded a la Magdalena!!  
Que viene el Papa 

 

Dicen las malas lenguas, que en previsión de la visita papal se está limpiando el Raval y otros espacios públicos de Barcelona de «obreritas del amor». Porque ni prohibidas ni no, las putas en España ni se regulan ni se persiguen… se barren bajo la alfombra cuando estorban.

 

Dueña de un corazón,
tan cinco estrellas,
que, hasta el hijo de un Dios,
una vez que la vio,
se fue con ella.
Y nunca le cobró
la Magdalena

 

Por otro lado, simpatizantes de la lucha por los derechos de los homosexuales han promovido a través de las redes sociales (aunque facebook les cierra la página insistentemente) una iniciativa cuanto menos simpática para la visita del Papa a la ciudad Condal la mañana del 7 de noviembre. (Bueno… a mi el amor y los besos me parecen armas simpáticas, como la poesía y la canción… seguro que al Foro Español de la Familia -católica, aunque eso no lo diga en la etiqueta- no se lo parece tanto).

«Cuando Benedicto XVI pase por delante de nosotros, nos besaremos,
hombre con hombre o mujer con mujer»

 

 

 

Al aviso de una señal sonora comenzarán dos minutos de morreo subversivo, tras los cuales los participantes pretenden marcharse sin más, sin contestar provocaciones ni participar en ningún tipo de enzarzamiento.

 

 

Pues me temo que no voy a estar en la zona, y si estuviera es poco probable que mi solidaridad me empujase tanto como para sacarme de casa y meterme en el caos horrible que debe ser el centro de Barcelona ese día… pero si no, no tendrían ningún inconveniente en participar.

 

Por último… ¿Alguien quiere pasarle la factura al Papa? El Observatorio de la Laicidad, no conforme con que un viaje pastoral se enmascare como visita de Jefe de Estado a cuenta de los bolsillos de los ciudadanos,  ha desglosado el gasto millonario que supone la visita papal y propone enviarle por email la cuenta. No es que nadie espere que la pague… pero mira, yo voy a firmarla, que para eso no hace falta salir de mi casita y estoy completamente de acuerdo en que las religiones la paguen sus fieles, y no la bolsa común de un estado en teoría aconfesional desde 1978 (que ya son años).

Pásale factura al Papa