Ya veremos…

25 noviembre, 2010

Feliz 25 de Noviembre

El 25 de noviembre de 1960, tras varias detenciones, torturas, violaciones, liberaciones y redetenciones para volver a empezar, las tres hermanas Mirabal conocidas como “Las Mariposas” (sobrevivió una cuarta Mirabal que no era mariposa), fueron asesinadas por orden del dictador Trujillo, por su constante oposición al régimen, su militancia política y empecinamiento en defender la democracia perdida, su popularidad y, según algunas versiones, alentado también por el rechazo amoroso de una de ellas. No fueron fusiladas ni se les dio pena de muerte oficial, como suele pasar a los militantes acusados de traición en estos casos, si no que fueron estranguladas y apaleadas para simular un accidente, que no coló.

Su muerte fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de una República Dominicana ya muy harta, y marcó el principio del fin para el régimen de Trujillo. Y de rebote, nos señaló otro “Dia Internacional de…” para colocar en el calendario, desde que en 1999 la Asamblea de las Naciones Unidas aceptó la fecha homenaje, propuesta por su país natal.

 

Hoy llenamos el facebook de mensajes solidarios, recordamos canciones (yo soy adicta a “Lo Que Ana Ve”, de Revolver), tomamos por bandera ojos morados, labios partidos y coronas de flores tardías. Pero la mayoría de las mujeres a las que dedicamos el 25 de noviembre no tienen más guerra que la que se esconde tras los muros de sus casas y no lideran rebeliones, ni siquiera la suya. La mayoría, como la mayoría de nosotros, no tienen ni la más remota idea de quienes fueron las hermanas Mirabal. Y tengo la sospecha de que en poco se sentirán identificadas con Las Mariposas.

No me gustan “Los Dias Internacionales de…”, ni las leyes sexistas, ni el recuento morboso de muertes en que nos sumen día a día los medios de comunicación y organismos oficiales. Es más, aunque dicen que el macabro listado crea conciencia, yo no lo tengo tan claro y temo que más que concienciar, tanta publicidad dé ideas y anime al que esté dudoso a dar el salto y se convierta en protagonista de la próxima noticia. Preferiría que publicitaran menos las muertes y tragedias, y más las penas y sentencias condenatorias por maltrato, que igual sale más a cuenta como medida disuasoria. A ser posible las sentencias ejemplares, claro, que jueces hay pa’to y algunos se lucen. Igual es más positivo mostrar y recontar una y otra vez, hasta provocar el contagio, otras cosas más productivas: historias con final feliz gracias a las denuncias de familiares, amigos, vecinos, compañeros…

Como no podía ser de otra manera, también con motivo de esta fecha tenemos propuesta literaria para nuestra biblioteca particular:  “En Tiempos de las Mariposas”, novela de la escritora dominicana Julia Álvarez. Fue llevada a la pantalla con Salma Hayek de protagonista (y productora), así que la tenéis disponible en película, para quienes quieran ahorrar tiempo y tinta, o simplemente, prefieran una tarde de cine. Eso si, ni me lo he leido, ni he visto la peli, ni ando con tiempo para prometer que lo buscaré en la biblioteca… así que mi propuesta queda en “si alguien gusta…”

Y aunque ya dije que mi fijación perpetua es Lo Que Ana Ve, esta vez me quedo con La Bella y La Bestia, de Porta y Norykko, por eso de que es más modernito y la verdad, describe bastante bien la espiral creciente del cuento de amor que se convierte en pesadilla. Perdonad que no eligiera un video lleno de golpes… preferí uno lleno de signos.

Niñaassssss. ¡¡No creerse jamás el “no sé qué pasó, te quiero con locura, jamás volveré a ponerte la mano encima”!! Los cuentos de hadas de verdad, igual son más prosaicos, pero en ellos los príncipes son compañeros de trayecto y cargas, no limitan ni tus sueños ni el largo de tu falda, y sus pasos en el rellano nunca traen el miedo.

…Me has convertido en un número más…