Ya veremos…

3 octubre, 2012

Isabel de Castilla, las docta puellae y puntitos de feminismo remoto

Filed under: Tertulia literaria — Chus @ 11:58
Tags: , , , ,

 

  

proveyó de preceptores y maestros a todos los de su palacio, así doncellas como pajes, porque todos aprendiesen
Lucio Marineo Sículo en De rebus memoralibus Hispaniae

 

 

El personaje de Isabel de Castilla siempre ha sido uno de los que más me han atraído. Eso del “tanto monta monta tanto Isabel como Fernando” nos adelanta que la señora debió ser de armas tomar. Pero conocerla no es tan fácil… Por desgracia cada época cuenta la historia como le apetece y hay algunos periodos y personajes que parecen montados en una extraña montaña rusa. Isabel la Católica igual puede ser tratada como una santa magnífica y defensora de patria y cristiandad (perspectiva muy propia de la época franquista y almas afines) como de repente es una diablesa con cuernos, guarra, intrigante y despótica.

 

Bueno, dicen que hizo voto en cierta época de no cambiarse la camisa… de ahí lo de guarra. Pero no hay datos que lo confirmen. Hay quien dice que esta leyenda confunde a Isabel con su hija Juana, a la que había que cambiarle la muda a la fuerza a veces (cosas de la locura? de la depresión por el encierro? de tozudez de reina frustrada?). La única Isabel que prometió no cambiarse la camisa hasta acabar la conquista fue Isabel Clara Eugenia de Austria, reina de los Paises Bajos e hija de Felipe II (osea tataranieta de la de Castilla), que hizo ese voto hasta que Ostende fuera tomado por los tercios de flandes.  Tres años duró la aventura militar… no sé si la promesa la haría al empezar la empresa. 

 

El libro que os comentaba que acabo de leer no ha resultado ser muy bueno. Para nada. Los personajes me han parecido planos, sin apenas matices. Los reyes son nobles, hermosos, fieles, devotos, generosos, clementes… Los “malos” en cambio son traidores y mezquinos. Una ñoñada. Más allá de refrescar datos, nombres y fechas, “Isabel la Católica. Grandeza, carácter y poder”, de Cristina Hernando, no ha resultado ser una lectura muy apasionante, disfruté mucho más la lectura de “Juana la Loca, la Cautiva de Tordesillas”.

El caso es que revisando en internet críticas de esta novela, parece que los que critican no coinciden con mi opinión y hablan de ecuanimidad histórica y de un magnífico retrato de la mujer, su compromiso político y preocupación por su pueblo… Y es cierto que todo eso sale en la novela. Y que también se habla de temas que me interesan, como la participación activa de la reina en los episodios bélicos siguiendo al ejército para encargarse de la logística y aprovisionamiento, y la creación de hospitales de campaña.

 

Sobre todo, me fascina su afán por la educación y la cultura, que llevó al matrimonio real a rodearse de consejeros letrados en vez de nobles incultos de buena cuna. Y a la reina en concreto a formar a su alrededor un cortejo de damas ilustradas y contratar preceptoras como Beatriz Galindo “la latina” (de quien toma su nombre el barrio de Madrid) para su propia formación y la de sus hijas, a quienes educó para que como ella, si las tocaba, fueran reinas y no consortes. Que parece de lo más inusual y revolucionario.

 

No hay muchos nombres de mujer en la historia. O bueno, haberlos haylos… pero pocos de la talla de Isabel, que tan descaradamente supongan una ruptura en la tradición, que se alcen como determinantes de sus propias vidas y decisiones, que se autocoronen regentes de pleno derecho negándose a ser sólo esposas del soberano… Un desafío que extendió a otros de los límites de género impuestos en su época.

 

Quiero saber más sobre las “docta puellae”, esa corte de mujeres sabias de la reina, cultas, independientes, con opinión política. Y de esa corriente de liberación e igualdad que bajo el ejemplo de la reina llevó a los nobles a permitir que sus hijas recibieran educación y trataran a los hombres como sus iguales (bueno, ya sería menos…). De la reina de las escuelas para pobres y la primera gramática castellana.

 

Lo que no quita que también me interese la reina de las intrigas, la inquisición, los celos por las infidelidades conyugales, la desesperación por la muerte y la locura de sus hijos…

 

En conclusión, más que el contenido, lo que no me ha convencido de la novela es el tono. No sé… La solución probablemente pase por leer otro, porque anda que no hay libros sobre Isabel.

 


1 octubre, 2012

Isabel I de Castilla y los comportamientos aprendidos.

Hay cosas que sin duda se heredan. Más que de la huella genética, se heredan de la huella que la experiencia común, la convivencia, la educación del día a día deja en uno.

 

Recientemente TVE ha comenzado a emitir una serie histórica sobre Isabel de Castilla, la del “tanto monta monta tanto..”, la Católica, por gracia del papa Alejandro VI. La verdad es que al ver el título creí que se trataba de otra Isabel, la inglesa, pero cuando asomaron en pantalla aquellos paisajes castellanos tan familiares…

El caso es que vi un capítulo y en lo primero que pensé fue en refrescar conocimientos, más que nada para poder medio cerrar un ojo así con aire escéptico y comprobar si la serie s fiel a los hechos y datos históricos básicos (no digo ya matices más novelescos, sobre el carácter de los personajes o sus motivaciones… pero al menos fechas, nombres y acontecimientos), o si era otra pifia como Toledo.

 

Así que me fui a la biblioteca a por un libro sobre Isabel de Castilla. Novela, yo prefiero las novelas históricas. A ser posible bien documentadas, pero que estén mínimamente noveladas.

Y hablando con mi madre por teléfono… ¿qué me contó que hizo ella? Ir corriendo a la estantería (una de las mil estanterías que hay en casa de mis padres) a la búsqueda del tomo de la enciclopedia de Historia de España correspondiente, para ponerse al día sobre el hilo de los acontecimientos y los líos dinásticos de la época.

Esta coincidencia en el comportamiento derivado de ver una serie de televisión tiene que ser, necesariamente, cosa de la herencia.

 

Algo habrá influido mi madre en mis manías. Al fin y al cabo no todos los hogares tenían una enciclopedia de historia y, lo más importante, hacían uso de ella de vez en cuando por pura curiosidad (conozco gente que compraba enciclopedias y colecciones estupendas para que decoraran el salón, pero así no cuenta).

 …

 .

Conclusión: por de pronto parece que la serie Isabel pasa con nota. Dicen que hay algunos errores en las recreaciones informáticas de escenarios y cosas así, pero bueno, nada grave, y al fin y al cabo tampoco es lo más esencial del conjunto. Con esta sí vale eso de “y de paso aprendemos historia”.

 

P.D.: ahora que a base de collejas conseguí que el peque memorizara «1492-Descubrimiento de América-Toma de Granada-Expulsión de los judíos» y de que fichas de repaso mediante, y tardes de contarnos mutuamente la historia como si de una peli se tratara, le dieran por fin un fondo de conocimientos históricos decente adecuado a su curso académico (desde la división de Roma hasta Felipe II), resulta que este año el libro de Historia y Geografía sólo tiene Geografía… Cuando pase al curso siguiente el próximo año y retomen con la historia camino de la revolución francesa y las grandes guerras del siglo XX, me temo que la edad media, la moderna y demás cosas aprendidas habrán pasado por completo al olvido.