Ya veremos…

6 mayo, 2011

Premios IgNobel, para sonreir pensando.

Tal dia como hoy, los mormones de EEUU renunciaron a la poligamia (1890), se acabó la torre Effiel de Paris (1889), Blasco Ibañez publicó Sangre y Arena (1908) y John Steinbeck recibió el premio Pulitzer por su novela Las uvas de la ira (1940), se declaró el estado de sitio en París por los graves incidentes provocados por la revolución estudiantil del Mayo francés (1968) y muchísimas otras cosas más que a lo largo de la historia fueron marcando esta fecha y sembrándolas de datos importantes, el ejército nazi venció en Polonia, se fabricó la primera plancha de acero,  la reina Margarita se casó,… y mi favorita: en EE.UU. se estrenó el último episodio de la serie Friends (2004)

Con esta introducción quiero señalar que no es que la fecha de hoy no sea un dia con historia, y ya sé que no estamos en octubre… pero me apetecía comentar el tema de los IgNobel, qué le vamos a hacer, aunque no tengan nada que ver con el dia.

Me molan los premios IgNobel.

Este premio fue creado por la revista de humor científico Annals of Improbable Research en el año 1991 y se otorgan en octubre, antes de que se concedan los Nobel. La ceremonia se retransmite en directo desde el teatro de la Universidad de Harvard por la Radio Nacional Publica de EEUU y por internet, y posteriormente se emite su grabación el viernes después de Acción de Gracias.

Tienen un montón de categorías, más que los propios Nobel, aunque no todas se conceden todos los años. Para mi que si sale un invento al que no le encuentran una categoría adecuada, se la inventan. Algunos de los premiados son personas anónimas, equipos universitarios e investigadores digamos de tercera división (no por su valía, si no por su alcance y recursos), pero también hay auténticos Nobel entre la lista de Ignitaries.

Pese a sus altas dosis de extrañeza y a tener muchos de ellos un importante fondo humorístico, no dejan de ser muchas de ellas investigaciones reales y eficaces, y en muchos de los casos intuimos que sus conclusiones pueden tener en el futuro una aplicación real. El ejemplo que viene en la wiki es muy bueno: en 2006 se premió un estudio que demostraba que el mosquito que transporta la malaria se siente atraido tanto por el queso de Limburger como por el olor a pies humanos. Desde entonces, en muchos lugares de África se colocan porciones de este queso en lugares estratégicos para atraerlos y reducir la transmisión de la malaria.

En otras ocasiones el mensaje es crítico, como el premio a la educación científica otorgado a un par de estados que enseñan en sus aulas la teoría creacionista, o el premio otorgado a Coca-Cola por su innovador y ultramoderno sistema de purificación, copiado de la NASA, con el que trataban el agua del Támesis para venderlo como una nueva marca de agua pura (el sistema era un equipo de osmosis normal y corriente y el agua hubo que retirarlo del mercado porque estaba contaminada). Y algunos seguramente os suenen: ¿Recordáis el video del partido de beisbol en el que sale un pedazo tio vestido de gorila atravesando por medio la pantalla Y NO LO VEMOS? ¿O quién no conoce la famosa ley de Murphy “si algo puede ir mal, irá mal”? Ambos han recibido premios de psicologia y de ingeniería.

A mi me encantan los premios de la paz, suelen ser la mar de originales.

Entre algunos de los más curiosos (para mi), tenemos:

Paz: por confirmar la creencia ampliamente difundida de que usar lenguaje soez alivia el dolor. (2010)
Biología: por documentar científicamente la felación en murciélagos frugívoros (2010)
Salud pública: Elena N. Bodnar, Raphael C. Lee, y Sandra Marijan de Chicago, Illinois, Estados Unidos, por inventar un sujetador que, en caso de emergencia, puede convertirse rápidamente en un par de máscaras de gas, una para la portadora del sujetador, y otra para alguien próximo a ella. (2009)
Química: Javier Morales, Miguel Apátiga, y Victor M. Castaño de la Universidad Nacional Autónoma de México, por crear diamantes a partir de líquido, más en concreto, de tequila. (2009)
 Literatura: El británico David Sims, de la Cass Business School de Londres, por su estudio Bastardo: Una Exploración Narrativa de la Experiencia de la Indignación dentro de las Organizaciones.(2008)
Química: Los estadounidenses Sheree Umpierre, Joseph Hill y Deborah Anderson, por descubrir que la Coca-Cola es un espermicida efectivo y Los taiwaneses C.Y. Hong, C.C. Shieh, P. Wu y B.N. Chiang, por descubrir justo lo contrario. (2008)
Matemática: Nic Svensons y Pier Barnes, de la Organización de Investigación Científica de Australia, por calcular el número de fotografías que hay que tomar a un grupo para asegurar que todos los que posan aparezcan con los ojos abiertos en la imagen.(2006)
Acústica: D. Lynn Halpern (de la Universidad Brandeis y la Universidad de Northwestern), Randolph Blake (de la Universidad Vanderbilt y la Universidad de Northwestern), por sus experimentos acerca de por qué a la gente le desagrada el ruido de las uñas arañando una pizarra. (2006)
Paz: Howard Stapleton de Merthyr Tydfil, Gales, por inventar un repelente electromagnético de adolescentes, pero no de adultos. Se trata de un artefacto que genera un sonido audible por los adolescentes, pero no por los adultos y que más tarde fue usado para convertirlo en un tono de teléfono que pueden oír los adolescentes, pero no sus profesores.(2006)
Economía: Gauri Nanda del MIT, por inventar un reloj despertador que se mueve y se esconde. (2005)

Paz: a Lal Bihari, de Uttar Pradesh, India, por tres razones. Primero por su intensa vida a pesar de haber sido declarado legalmente muerto, segundo por su campaña póstuma contra la inercia burocrática y tercero por crear la Asociación de Gente Muerta. Lal Bihari no pudo asistir a la ceremonia por problemas burocráticos con su pasaporte, pero su amigo Madhu Kapoor lo hizo por él y le entregó el premio en una ceremonia en la India. (2003)
Investigación Interdisciplinaria: Karl Kruszelnicki de la Universidad de Sídney, por realizar un examen comprensivo de la pelusa humana del ombligo. (2002)
Astrofísica: Los doctores Jack y Rexella Van Impe, del Jack Van Impe Ministries, Rochester Hills, Michigan, por su descubrimiento de que los agujeros negros satisfacen los requisitos técnicos para ser la localización del Infierno. (2001)
Química: A Donatella Marazziti, Alessandra Rossi y Giovanni B. Cassano de la Universidad de Pisa, y Hagop S. Akiskal de la Universidad de California, por su descubrimiento de que, bioquímicamente, el amor romántico es indistinguible de los trastornos obsesivo-compulsivos. (2000)

 

Así que si allí donde estáis, como aquí, las musiquitas de los grupos políticos en campaña no paran de sonar y empiezan a rallaros, podéis evadiros y conocer otros experimentos, informes e investigaciones curiosas aquí: Galardonados con el premio IgNobel