Ya veremos…

19 abril, 2012

En vísperas del relevo de Valentín García Yebra, sillón n de la RAE

“La regla de oro para toda traducción es, a mi juicio, decir todo lo que dice el original, no decir nada que el original no diga, y decirlo todo con la corrección y naturalidad que permita la lengua a la que se traduce”.

Valentín García Yebra

.

Dentro de un ratito sabremos quién ocupará el sillón de la n en la Real Academia de la Lengua, vacante desde la muerte de Valentín García Yebra hace un par de años. En los chinos si te descuidas te echan con el rollito en la mano para reocupar tu silla, y esta gente en cambio tarda dos años, se lo toma con toda la calma. Bueno, supongo que sus procesos tendrá la cosa.

.

La buena noticia es que será académica, en femenino, contribuyendo así un poco a ir paliando el tremendo y, a mi entender, injustificado desequilibrio de géneros sobre el que opiné en la entrada «la RAE y las mujeres». Que repito, no espero ni deseo que se cubran los sillones por criterios de cuota… pero no me creo que siguiendo el criterio de calidad no haya hoy en día mujeres que ir intercalando en las elecciones por pleno derecho.

.

Mañana sabremos si hemos de felicitar a la novelista Carme Riera o a la poeta María Victoria Atencia… y empezaremos a ponernos las pilas para saber algo más de ellas, porque para variar, ¡no las conozco!.

Hoy, mientras esperamos, he consultado sobre su antecesor en el real sillón y resulta que se trataba de un traductor y filólogo. Así que en su homenaje, me hago eco de esa frase suya que encabeza la entrada. Me ha recordado el código ético y las clases de técnicas de interpretación, de aquellos tiempos cuando una podía decir que era intérprete con orgullo y cierta vericidad. Ahora lo digo con igual orgullo… pero con ciertas dudas sobre la vericidad, pasado tanto tiempo sin ejercer. Pero bueno, el amor al arte va en la sangre.

.

.

Y sin venir a cuento salvo por lo de que a temas de literaturas se refiere, de paso, meto en la entrada una notita sobre que este próximo sábado 21 el programa La Milana Bonita (@lamilana en twitter),  que descubrí y os presenté también tiempo atrás en este post sobre milanas varias, va a emitir en directo desde la librería Rayuela de Valladolid, a las 12 de la mañana. Atentas mis pucelanas gentes. Se puede ir a ver cómo se hace, cosa guapa, a mi me molaría. Y sortearán un cheque para libros, que viene muy bien en tiempos de crisis. Yo de hecho hace siglos que no compro nada salvo libros de texto para el peque, menos mal que existen las bibliotecas… En tiempos me dejé muchas propinas e ingresos en librerías, no pocas veces en La Rayuela, una de mis favoritas..

.

Y dicho lo cual… os dejo. Voy a ver si me meto con un curso que estoy haciendo on-line sobre inmigración. Estamos con el tema de la legislación sobre inmigrantes comunitarios y extracomunitarios (no puedo decir que me apasione…).

Ah!, Posdata!: viendo en la tele el concurso del Sobera, ese de «atrapa un millón», flipé un poco al descubrir que hay quien no sabe que lo de FIJA LIMPIA Y DA EXPLENDOR es el lema de la RAE, y el TANTO MONTA MONTA TANTO es el de los Reyes Católicos. Y que el himno de Europa es el canto de la alegría de Beethoven (ese que cantaba Miguel Ríos «eeescucha heeeermano la canción de la alegrriiiiiiiaaaa…»). Un poquito de por favor!!

13 septiembre, 2009

Mucho que contar… y al final no cuento nada

 .

.

Pasan muchas historias en el mundo que quisiera comentar. Muchas veces por las tardes escribo en mi cabeza las cosas que me gustaría traer a este espacio, pero cuando llego a casa no tengo ni ganas ni tiempo de ponerme a ello. Y no es que no se pueda escribir sin pc… pero se me perdió el hábito de escribir en papel y tinta, aunque a veces cuando miro los cuadernos vacíos me descubro cierto picor en la punta de los dedos, como de palabras que quieren dibujarse. Es más cómodo el teclado y la pantalla, porque se reedita y corrige cada idea las veces que haga falta sin llenarlo todo de tachones. Aunque el viejo método también tiene su encanto, sobre todo porque, salvo que tengas portátil, llevar el pc a cuestas no es muy cómodo. Bueno, tenemos cuatro cuadernos nuevecitos que compramos para el niño y no valen para nada… (resulta que tienen que ser de pasta dura); ¿Quién sabe?, igual me da por ahí, ahora que el calor tal vez empiece a remitir y no se corra el riesgo de empapar las hojas con el sudor y la humedad. Tal vez vuelva a las correrías en busca de rincones inspiradores y me lance a una playa, un café, un parque… Aunque lo dudo, porque no tendré tiempo: cuanto menos trabajo tengo, menos tiempo me sobra, no sé cómo me las apaño.

 .

Pensé el otro día en comentar que ha vuelto a acompañarme por las tardes el batir del mar en la cala del Mal Pas, y que Isabel Allende se me enredaba con los gritos de las gaviotas. Lo cual suena muy bucólico (y lo es), pero realmente significa que ya no se oye el estruendo de las voces de los turistas que se amontonaban hasta hace unos días en la cala a «disfrutar» de la ola de calor y el hacinamiento ocioso y vociverante. Pronto cerrará el kiosko y se acabará este apaño veraniego… Menos trabajo, salvo que se materialice de repente el eterno “si si, seguro que te vamos a llamar, nos han concedido una ampliacion/proyecto y en cuanto estemos en marcha te llamamos seguro”.

 .

Bueno, algún día será, digo yo.

 .

Siempre acaba siendo todo, por lejano e improbable que parezca en las horas bajas. Aprobé latín (aún no sé cómo), conseguí el carnet de ilse de la cnse, encontré con quien desear pasar la vida…

 .

Esto del carnet de la CNSE se merece un paréntesis propio. Los que no hayan vivido la experiencia no saben lo que era aquello, toda la mañana en la sede del exámen, un hacinamiento de aspirantes histéricos amontonados en los pasillos y pululando de puerta en puerta, ahora el teórico, ahora a traducir un texto de prensa, ahora un comic, ahora un audio a signos, ahora un video signado a oral… Afú, aquella traducción a oral interrumpida tras el prometedor y bien entonado “había una vez en un árbol…” y quedarte callada en la más absoluta perplejidad… ¿qué coño hay en el árbol? ¿qué está contando la tía esa de patas y pelos? ¿un pájaro peludo?… Para de repente ver la luz y exclamar en la sala silenciosa “¡¡ERAN ARAÑAS!!” (si, una birria de interpretación)… Afú, aquel exámen final, una oportunidad extraordinaria fuera de fecha, una sola prueba: un audio sobre el SIDA… y en la mente el pánico creciente… “Ay dios que van a hablar de homosexualidad” (que una ha visto documentales sobrados para saber que todo documental sobre SIDA habla de homosexualidad, aunque sea en la parte de ideas erroneas)… “Ay dios que no sé decir ni gay ni homosexual en lengua de signos”… “¡¡¡Ay dios que sólo sé decir maricón!!!” (cosas de frecuentar la juventud sorda, no aprendes a hablar sobre el frente polisario y la república checa, pero signos sobre tacos y bebidas alcohólicas, los que quieras)… ¡¡¡Ay virgen santa que este sordo que me mira signar es de la asociación Triángulo!!!…

 .

Ya, ya rememoré el examen de la CNSE. Exámenes, que me presenté varias veces. El índice general de aprobados era bajo, tirando a ridículo en algunas convocatorias. Ni punto de compración con los ciclos: por mucho que se sufra en ellos, la probabilidad de titularte es mucho más alta. Total… luego hice el ciclo, (¿por qué? porque aunque habría otros modos de asegurar el título profesional, a mi me apetecía hacer macramé intensivo con los horarios un par de años, contaba con el apoyo de mi empresa y de mi compañera laboral –que también se apuntó al macramé–, y me atraía mucho la experiencia, que resultó muy positiva y enriquecedora, aunque para entonces ya sí que sabía decir homosexual). Y a partir de ahí dejé de renovar el carnet, porque ya no me hacía falta y porque aunque me había costado sudores conseguirlo, y para la comunidad sorda es más glaumuroso el carnet que el ciclo, en cierto modo me sonaba a cachondeo eso de que tengas que validarte cada x tiempo, aunque sólo fuera un mero trámite. Me olía a empecinamiento controlador: los ilses son nuestros y para que no se les olvide, el carnet no les pertenecerá nunca del todo.

 .

Y con estos desbarros se me ha ido el hilo de lo que quería contar… El caso es que tengo muchas cosas sobre las que divagar. Igual debería apuntarlas en una lista según me vayan viniendo a la cabeza, y poco a poco… La verdad es que el tema de los exámenes de la CNSE no era ninguna de las cosas sobre las que había pensado escribir.

 .

Me las apunto, igual si hay suerte mañana estoy más centrada, ahora toca hacer la cena y ver el Doctor Mateo (ay Lastres, aquellos veranos de camping a la vera de sus playas…)

 .

Si alguien gusta… hamburguesas al estilo whopper pero caseras, de pollo-pavo por la cosa de los triglicéridos (eso sí, de pollo, pero con sus salsas, claro).

.

19 enero, 2008

Leyes de Murphi aplicadas a la interpretación de L.S.

Filed under: Fantareales cuentosias — Chus @ 15:00
Tags: , , , ,
Cuando el diablo se aburre, con el rabo espanta moscas…
… o adapta leyes, como es mi caso.
Esto lo trajiné en tardes de poca faena en la oficina, para el foro de intérpretes y la sección de humor de la web de cilsecyl.org
Lo he releeido hace poco y me sigue haciendo gracia. Es que en el trabajo a veces tienes cada sitiuación de un subrealista…
Leyes de Murphi aplicadas al trabajo de intérprete de lengua de signos:
·LEY DE MURPHY.Si algo puede salir mal, saldrá mal.
Aplicación de la ley de Murphy a los servicios de interpretación:1.Ningún servicio es tan fácil como parece.
2.No hay servicio simple que no pueda hacerse mal.
3.Todo servicio lleva más tiempo del que te piensas.
4.Cuando preveeas tiempo suficiente, el usuario no se presentará.
5.Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal durante el desarrollo de un servicio, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
6.Si intuyes que hay cuatro posibilidades de que un servicio vaya mal y las evitas, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
7.Cuando se deja a los usuarios a su aire, la cosa suele ir de mal en peor.
8.Cuando creas que tienes todo controlado y que nada puede salir mal… te cambiarán el servicio.
9.En cuanto el coordinador priorice un servicio, se dará cuenta de que hay otro que debería haberse hecho antes.
10.Cuando por fin se ajusten los horarios definitivos y sean comunicados a los intérpretes, surgirá un servicio de urgencia, algún profesional se pondrá enfermo, o ambas cosas.Aplicación de la ley de Murphy a los servicios en conferencia:

Toda conferencia es un caldo de cultivo perfecto para que se cumpla la ley de Murphy en su máxima extensión.

El escenario es la alfombra persa sobre la que caerá la autoestima del intérprete como tostada untada de mantequilla. Cuanta más mantequilla tengas, más pringosa será la caida.

1.No existe interpretación en conferencia que salga bien.
2.Si crees que todo ha salido bien, es que lo que estaba mal era tu sentido crítico.
3.Si hoy estás sembrado, no te preocupes. Se te pasará. (ADAPTACIÓN DEL POSTULADO DE BOLING)
4.El esfuerzo para corregir discretamente cualquier error en la interpretación, provocará una perdida de coherencia que será mucho peor que el error original.
5.Cuando por fin recuperes el hilo y el ritmo de interpretación de forma satisfactoria, percibirás en tu hombro la señal de que tu turno ha finalizado.
6.No se puede saber la repercusión de un error hasta que pillas en la asociación a un grupo de personas sordas que no asistieron hablando de él.
7.Cuando creas que ya nada puede salir peor, descubrirás que el siguiente ponente tiene afonía y taquilalia.
8.Cuanta más dificultad haya para ver la información presentada en pantallas mediante diapositivas y proyectores, mayor será el uso de deícticos en el discurso.
9.Una partícula que se desplaza en una sala de conferencias, acabará en el ojo del intérprete en ejercicio (ADAPTACIÓN DE LA LEY DE KEN).

Ley de la responsabilidad:

La culpa siempre es del intérprete

Extensión de la ley de la responsabilidad.

1.Da igual cual sea la causa por la que el usuario sordo no entienda el contenido: la culpa es del intérprete.
2.Cuando la culpa no sea del intérprete, algo ocurrirá que hará que de todas formas parezca que lo es.
3.Cuando tu trabajo sea claro y transparente, el discurso del ponente será ininteligible.
4.Cuando tu trabajo sea claro y transaparente y el discurso del ponente perfecto, el sistema de sonido e iluminación haran imposible el proceso de interpretación.
5.Cuando tu trabajo sea claro y transaparente, el discurso del ponente perfecto y el sistema de sonido e iluminación funcione correctamente, el tema sobrepasará con creces los conocimientos del público sordo.
6.Cuando tu trabajo sea claro y transparente, el discruso del ponente perfecto, los sistemas de sonido e iluminación funcionen y el tema sea ameno y comprensible… No habrá usuarios sordos entre el público.

Ley de la dificultad fonética:

Si es difícil de pronunciar, será signado.

1.En un servicio de interpretación a lengua oral, entre todos los sinónimos existentes válidos para traducir un determinado signo o expresión, siempre vendrá a la cabeza aquel y sólo aquel que sea de más difícil pronunciación.
2.La cantidad de veces que aparece un término en una conferencia es directamente proporcional a su dificultad de pronunciación. Cuanto mayor sea la probabilidad de que provoque un trabamiento de lengua, más le gustará al ponente.

Extensión de la ley anterior o regla del ridículo:

3.La probabilidad anterior se incrementa en función del contexto: cuanto más formal sea el evento, más público concurra y en general mayor vaya a ser el ridículo, mayor será la probabilidad.

Sobre las ayudas técnicas:

1.Ningún micrófono falla durante las pruebas previas ni mientras su uso no sea absolutamente necesario.
2.El micrófono que te toca a ti, siempre es el que más falla.
3.En caso de cambiar de micrófono, este empezará a funcionar perfectamente y en cambio el nuevo que te sea asignado provocará distorsiones y pitidos.
4.El micrófono que no ha funcionado durante todo el congreso, se activará él solo por arte de magia cuando vayas a hacer algún comentario indiscreto a la persona que se sienta a tu lado.
5.La cantidad de usuarios sordos a los que les pite el audífono y su cercanía a tu puesto, es inversamente proporcional a la calidad y claridad con la que te llegue el sonido de la voz del ponente.
6.Los focos móviles siempre apuntarán a tus ojos cuando precises consultar al intérprete de apoyo.

Ley de la aversión fotográfica:

Todo fotógrafo que acude a eventos interpretados, sufre de aversión innata por los intérpretes de lengua de signos aunque no sepa ni lo que son.

1.Cuanto más mona te pongas para un servicio en conferencia, menos probabilidades hay de salir en la foto (conclusión: ponte mona)
2.El fotógrafo siempre tomará la instantánea del profesional intérprete en el momento en que este esté ejecutando algún signo o clasificador con expresión facial aparatosa: guiños, soplos, hinchamientos de mejillas, sacamientos de lengua…
3.Cuando en un signo o parte de él, o en el proceso de transformación de un signo en el siguiente, haya durante una milésima de segundo algun momento en que la configuración conforme una apariencia que pueda parecer remotamente obscena o insultante, ese será el momento que el fotografo elija para tomar su instantánea.
4.Por supuesto, la foto anterior será la que elija la prensa para ilustrar cualquier noticia sobre el evento.
5.Según la teoría de la imagen, por lo visto la distancia y posición perfectas para poner la cámara y tomar una instantanea del ponente, será siempre aquella que esté ocupando en ese momento la cara del intérprete.
6.La probabilidad de que se te rompan las medias es directamente proporcional al interés del fotógrafo en tomarte una instantánea de cuerpo entero.
7.Si para evitar la ley anterior llevas pantalones, se te romperá la costura de éstos o un botón de la blusa. O ambas cosas.

FILOSOFIA DE MURPHY.Sonríe. Mañana puede ser peor.

30 diciembre, 2007

Intérprete…

Filed under: Tertulia literaria — Chus @ 14:10
Tags: , ,
Trans, tra, tras. Nosotros mismos diciendo, tradiciendo, diciendo sobre la traducción y sobre los traductores. Nosotros traduciendo qué somos y qué sentimos. Nosotros mismos diciendo sobre nosotros. Diciendo con el prefijo -tra, a través: trasladando, transportando, transmitiendo, transparencia. Trans, tra, tras: al otro lado, a través de. Tradicientes transportadores que trascienden al atravesar el Puente ¿Utópico? de la Traducción.
Aurora Humarán.
La traducción es aquello que lo transforma todo, para que nadie cambien
Günter Grass
Los traductores sois el enlace de las culturas y de los conocimientos, la vía de comunicación entre la antigüedad y el presente, los artífices de la formidable acumulación de saberes que hemos logrado a lo largo de la historia, sois los instrumentistas del idioma, los habitantes de la casa más dulce que se conoce, sois los revisores del tren que lleva las palabras de un sitio a otro. Sólo vosotros podéis demostrar que las palabras distintas nos hacen iguales, porque todo se puede expresar en nuestro propio idioma si así nos lo proponemos»[…]
Álex Grijelmo (Buenos Aires, agosto de 2006)
Me parece que traducir de una lengua a otra, como no sea de las reinas de las lenguas (greiga y latina), es como quien mira los tapices flamencos por el revés, que aunque se ven las figuras están llenas de hilos que las oscurecen y no se ven con la lisura y tez de la faz.
Miguel de Cervantes
Traducir bien! Empresa muy ardua que exige, a más de facultades rarísimas, virtudes no menos raras, como la modestia, la resignación y la fe.
Clarin
Ser traductor significa ejercer el nombre oficio de comunicar entre sí a hombres separados por barreras lingüísticas total o parcialmente infranqueables para ellos.
Valentín García Yebra
La «mejor traducción» absoluta de unt exto cualquiera simplemente… no existe.
Solo puede existir la mejor traducción de tal exto para tales y cuales destinatarios, para tales y cuales fines, y en tal y cual situación histórica.
Coseriu
Los traductores convierten las lenguas en mi propia lengua; por eso seríamos más pobres sin ellos.
José Saramago
Las traducciones son guantes que nos impiden tocar las palabras con las yemas desnudas de los dedos.
Victoria Ocampo.
Quien monta y maneja la máquina de traducir nunca está en condiciones de percibir lo extranjero como amenaza a la identidad.
Beatriz Sarlo
Quien traduce de lengua extraña al genio y construcción de la lengua propia, puede y debe inventar un nuevo molde para el pensamiento ajeno, haciendo obra de creador, más que de intérprete.
Marcelino Menéndez Pelayo.