Ya veremos…

14 noviembre, 2011

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

Filed under: El Medio Limón dice... — Chus @ 10:11
Tags: , , , , ,

.Una entrada del medio limón…:

.

.

INDIGNADOS NO. CABREADOS.

 .

Pues ya estamos en la recta final de las elecciones…

Y cada día que pasa me voy sintiendo más y más… ¡cabreado!. Cabreado, sí, por que decir “indignado” ya se va quedando corto, ¿No os parece?

La noticia, la acabo de conocer: “Fallece una mujer con aneurisma tras deambular por cuatro hospitales”

Ando dándole vueltas a la cabeza desde hace un tiempo a todo esto de los recortes sociales y, sobre todo, a los temas de sanidad. Me cabreo cada vez que escucho o leo esa nueva palabra inventada “copago”. Y me asusta la visión que nuestros políticos tienen del mundo. Analicemos si no el concepto…

En teoría, entiendo que el copago es una forma de co-financiar la sanidad “a pachas” entre el gobierno de turno (administración central, autonómica…) y nosotros, los usuarios. Esto serviría además para evitar que abusemos del uso de los mismos, pues somos unos desconsiderados abusicas que no tenemos otra cosa que hacer que ir a perder el tiempo a los hospitales y a que nos sometan a operaciones carísimas que paga sufridamente “el gobierno”… ¿Más o menos, es así, verdad?

Pues bien. Lo cierto es que no me asusta, en principio, tener que pagar un euro o así por ir a que el médico me introduzca un dedo en el culo (es lo que tiene tener una próstata de más de 45 años…). Si hasta parece ser que hay que pagan muchísmo más por lo mismo y con gusto. Lo que me asusta es la idea velada que hay tras esto: Que el gobierno (la clase política) son una casta superior y nosotros, ciudadanos de a pie, inferior. Se hace una muy clara separación entre ambos.

Y es que “copago” es una palabra que no existe, pero que se utiliza como sinónimo de “a medias”. Lo que olvidan estos políticos (y algunos empresarios y “librepensadores” a nómina) es que el gobierno, las administraciones, NO TIENEN DINERO PROPIO. El dinero con el que se paga todo sale de nuestros bolsillos. Por tanto, más que “copago” sería “REPAGO”: pagar dos veces por el mismo servicio.

Se me ocurre un ejemplo relacionado con mi profesión: sería como si yo (cuando aún trabajaba), después de hacer una instalación eléctrica religiosamente pagada por el cliente, le instalase un contador de monedas en lugar interruptores para que cada vez que quisiera encender la luz, me tuviese que pagar.

¿Qué hay tras esto? Pues esconder su INEPTITUD como administradores de nuestro dinero. Y encima, culparnos a nosotros. En el caso de la noticia que me ha hecho escribir este tocho, la culpa será de la pobre mujer por ser tan egoísta de morirse por un aneurisma para joder.

Anoche, en Salvados, de la Sexta (magistral Jordi Ébole!) aparecía un tipo, todo un catedrático de no sé qué que decía que en términos macroeconómicos que se mueran unas cuantas personas por casos así es lamentable pero necesario para la economía. Acojonante.

Cuando era adolescente, devoraba cómics, películas y algún que otro libro de ciencia ficción. Me encantaban aquellas que dibujaban futuros en los que los coches volaban, colonizábamos en sistema solar y la vida era mucho más fácil gracias a la automatización. Y contaba los años, con la esperanza de que mi esperanza de vida me concediese la gracia de poder verlo. Deseaba que llegase esa barrera del año 2.000 que en mi mente marcaba la llegada de ese futuro. Pero ya la hemos pasado y resulta que no llegó… ¿ O sí?

Por que junto a esas historias, había otras más oscuras que pintaban mundos que apenas se diferencian a lo que hoy vivimos. Y, sobre todo, a lo que nos puede conducir.

Vivimos en una sociedad donde se minimiza la importancia del individuo. No importa un carajo que muera alguien si con ello se contentan los mercados y el político conserva su estatus. No importa si te quedas sin trabajo, sin casa, sin comida. No sólo no importa, si no que además, es culpa tuya. Que la constitución recoja estas tres cosas como derechos fundamentales es, simplemente, anecdótico. Incluso no sé qué político se atreve a decir que hay quien se apunta al paro por que quiere…

De nada sirven las manifestaciones de miles y miles de indignados. Somos antisistema, somos perroflautas, somos terroristas… Cualquier excusa es buena con tal de no reconocer la realidad del problema: Que vivimos en una democracia del pueblo, pero sin el pueblo.

Y yo sin saber a quién votar: Si al malo… o al peor. Eso es lo más triste.

.

9 junio, 2011

Con el ojo sobre los plenos vacios: OPEN DATA CONGRESO

 

  

Estaba meditando sobre la conveniencia de cambiar el nombre de PLENO del Congreso por el de CASIVACIO, contemplando algunas fotos de lo más desalentadoras en las que “pleno” perdía cualquier relación con su significado de “lleno”, mientras digería de paso la propuesta de Bono de ayer de reducir el trabajo de los parlamentarios en los plenos de 3 a 2 dias semanales… (hay que reconocer que para plantear semejante cosa, con la que está cayendo, hay que tenerlos cuadrados)… cuando sin comerlo ni beberlo me he tropezado con el proyecto OPEN DATA CONGRESO.

 

http://www.opendatacongreso.org/

 

“Open Data Congreso se centrará en algo que es tema de máxima preocupación en encuestas, debates y en la calle: la clase política. Concretamente esta web quiere informar de las ausencias y presencias de los diputados en el Congreso. Información que, por cierto, es pública pero a quien la intente localizar le será más fácil hallar la Atlántida o la partida de nacimiento de Son Gokuh”

 

Me gusta la idea, así que la seguiré a ver en qué acaba la cosa.

Está claro que el trabajo del parlamentario no se basa en calentar una silla, así que habrá que establecer criterios objetivos que contemplen otras variables, a parte de si asisten o no a los plenos. Pero los de la web ya lo están contemplando y suena a que son gente seria que saben de qué hablan (mejor que yo, seguro). En todo caso, algún modo debe haber de medir la productividad de nuestros representantes, ya que los hay para hacerlo en todo tipo de trabajos. Y hoy por hoy, en el clima de crispación y con la falta de fe que los ciudadanos tenemos por la clase política en general, no estaría de más que, mientras inventamos cómo vigilar si curran en comisiones y despachos o si se escaquean los plenos para irse de cañitas glaumurosas en coche oficial y con cargo a la tarjeta de gastos, cuidaran al menos los gestos y pasaran por el hemiciclo a hacer bulto.

Intuyo que esta iniciativa está relacionada con tantas otras que en los últimos tiempos se nos amontonan, todas ellas representativas de un deseo urgente de participar y nacidas de la sensación popular de que es imprescindible que las cosas cambien.

Algunas cosas sólo, no muchas… Aunque me temo que pese a ser pocas son demasiado grandes e incómodas para que quienes están ocupando los sillones (metafóricamente, porque a la vista está que sus culos no rellenan el hueco físico asignado):

– Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.

– Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.

– Separación efectiva de los poderes públicos.


– Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

 

Pocos, claros y concisos. Es difícil no estar de acuerdo. De hecho, según METROSCOPIA, el 90% de los ciudadanos está de acuerdo en que los políticos deben cambiar. Y el 81% declara simpatía por los indignados del 15M… Eso, a poca fiabilidad que tenga metroscopia, ha de incluir necesariamente incluso espectadores de Intereconomia, que ya es decir.


Claro que, visto que de todas formas les reelegimos y votamos cuantas veces haga falta… como dijo anoche Wyoming lo que habría que cambiar cada cuatro años no son los políticos, si no la gente.

Yo guardo en el corazón una pequeña esperanza: que el 15M y todo lo que le sigue provoque ese cambio en la gente.

Para amenizar este rollo voy a poner un lindo video que me encontré ayer… pero lo pongo en entrada a parte, que esta ya se alargó bastante. Esta la termino con otras dos imágenes de cómo se transforma un CASIVACIO en PLENO

        
                  Primera noche en Sol                              Sol, 15 de marzo de 2011               

 

Ahora que las acampadas se levantan, habrá que seguir atentamente lo que ocurra, a ver qué iniciativas y proyectos cuajan de entre todas las semillas sembradas durante este mes de agitación.

 

 

18 mayo, 2011

La rana en la olla: Democracia Real Ya.

Me permito recopietear la opinión de mi medio limón, porque me mola (dios los cria… y nosotros nos arrimamos)

El futuro ha llegado ya. Internet no es ya algo del mañana si no del hoy. Si hasta hace poco internet era un animal manso atado con las cuerdas de la sociedad, ahora ha comenzado a ser internet quien influya y tal vez renueve esta sociedad cada vez más agobiante e incomprensible.

“La Junta electoral de Madrid prohibe la concentración convocada por Acampada del Sol” Y después, le han seguido Granada y Sevilla. Seguramente, les seguirán muchas más. Al tiempo, también sabemos que el Ayuntamiento de Madrid cortó la conexión a la cámara web de la Puerta del Sol y el de Barcelona la WiFi en otra de las plazas donde se reunieron más personas para manifestarse pacíficamente contra la actual situación de nuestro país…

Recuerdo ahora ese dicho que dice que si arrojas una rana a una olla y la pones al fuego, la rana se cocerá poco a poco sin tan siquiera tratar de saltar fuera para salvar su vida. Y pienso que así nos debemos de sentir todos los que simpatizamos con ese movimiento que ha surgido de la nada a través de las redes sociales: “Democracia real ya”.

Durante mucho tiempo nos hemos quejado en el bar con los amigos o los Domingos en la reunión familiar ante una paella de cómo funcionan las cosas, dejándonos llevar como borregos por los políticos y demás poderes públicos. Y de repente alguien dijo: “Ya está bien!” en voz alta y otros se sumaron a él, coreando su tantra. Resultaba algo gracioso, simpático también, el hecho de que algunas personas se reuniesen para mostrar su desagrado sobre el rumbo de las cosas, sobre todo por el hecho de que esas personas eran personas jóvenes y no tan jóvenes. Mujeres y hombres. Votantes de izquierdas o de derechas. Simplemente unidos por un sentimiento común de ciudadanía y de hartazgo.

Hartazgo de ver cómo se gobierna un país sin contar con sus ciudadanos. Hartazgo de que las leyes se hagan por pactos y no por los intereses generales de sus ciudadanos, hartazgo de ver cómo la inmensa mayoría que no tenemos culpa de nada somos los acusados y pagadores de una crisis que tal vez no nos corresponda. Hay infinidad de cosas que somos incapaces de comprender, no por que seamos imbéciles ni analfabetos, si no por que simplemente se nos excluye de todo.

Y ahora, resulta que pedir que los políticos sean honestos, resulta que estamos contra el sistema democrático, un sistema que NOS pertenece y del que se han apropiado unos cuantos en su propio beneficio. Mientras un partido político acusa a otro de estar detrás, los medios intentan minimizar la realidad y restarle importancia.

Y las juntas electorales prohiben  estas reuniones y manifestaciones por que podrían influir en el voto para el próximo domingo. Es curioso que intentar concienciar a los ciudadanos de la necesidad de votar y de reflexionar acerca del valor de su voto sea tan negativo mientras que los mítines (posiblemente pagados con nuestro dinero en buena parte) sí sea algo permitido. Al igual que los mensajes que desde los diversos medios de comunicación afines a cada ideología nos bombardean en todo momento.

Estas cosas son las que me hacen pensar que no quiero ser una rana en una olla al fuego. Estas últimas noticias me indignan cada vez más. Y me preocupa que cualquier mensaje que no pueda ser maquillado, modulado y orquestado por los poderes públicos y/o políticos sea censurado.

Mi potaje de spanishrevolution, acampadas e indignados

 

 

¿Puede haber algo más pacífico que dormir? ¿Y hay algo menos “antisistema” que invitar a la gente a ejercer su derecho a la participación ciudadana y buscar mayor pluralidad en la representación política?

“No somos mercancias de políticos y banqueros”

Pues al gobierno le parece que quejarse del paro, la falta de oportunidades, la corrupción política, la tiranía de los mercados y el resto de males que nos asfixian, es una subversión que requiere la acción de los antidisturbios. Luego dicen que la juventud y la sociedad en general no se implica y que la indiferencia y el pasotismo es nuestra principal característica.  Menos mal que en España, pese a nuestros casi 5 millones de parados (sin contar autónomos en la ruina), nos da por hacer manifestaciones pacíficas y acampadas, en vez de lanzarnos a las calles como masas desbocadas a tirar piedras y pegarles fuego a los contenedores, como en otros países “más civilizados” y menos afectados por la crisis (sólo hay que ver la violencia del 1 de mayo de Alemania, y eso que ellos ya están “fuera de la sartén”).

“Violencia es cobrar 600 euros”

Aquí protestar, participar, levantar la voz, aunque sea de modo figurado y lo hagas durmiendo, puede costarte 1500 euros y algún moratón. Acampar para hacerte oír, aunque no grites ni golpees, te puede costar 1500 euros, mucho más de lo que ganan al mes la mayoría de los españoles, (los que ganan algo).

“Somos la generación ni-ni: Ni PSOE ni PP”

No digo que no sea cierto que todo tiene sus cauces legales, y que las manifestaciones y acampadas tendrán una tramitación de permisos y tal y tal… Pero si no hay una fuerza política, ni ningún grupo concreto que convoque y abandere con sus principios e ideales la iniciativa… ¿significa eso que el ciudadano en si no tiene derecho a cabrearse y expresar su indignación? ¿Deberían ir uno a uno a pedir autorización individual para ocupar la via pública? Al fin y al cabo, si lo haces para conseguir plaza en la escuela oficial de idiomas, comprar entradas de Justin Bieber o por un partido de fútbol, no pasa nada. Dicen que los desalojos y multas son porque está prohibido ocupar la via pública, y debe ser que estorba mucho la gente apalancada en mitad de una plaza… Y si, es porque estorban. No porque te tropieces al pasar, pero estorbar les estorban a todos, está clarísimo.

“Alternancia no es democracia”

Que disolvieran la primera acampada de Sol a las 5 de la mañana es bastante significativo: cuando uno evita la luz del sol es que sabe que algo de fechoría tienen sus actos. De momento la segunda, multiplicada en otras ciudades y más numerosa, no ha sido disuelta… en Madrid, en otros sitios si (Valencia, Tenerife, Las Palmas, Granada… en Barna no les han echado pero para ello tuvieron que quedarse en “concentración”, y no “acampada” –así que a dormir al raso-). Por si las moscas, el movimiento ya dispone de documentos legales facilitados por un par de abogados y distribuidos a través de google docs, para salvar el derecho de reunión y legalizar las protestas. Veremos esta noche cuántos y dónde son.

“Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo”.

La gente de la acampada dijo que no iba a callarse, y salieron otra vez el dia 17, ya sin que hubiera convocatoria de nadie en particular, a tomar varias plazas. Son un lio de peña, sin orden ni concierto, sin líderes (dicen… aunque a mi me extraña que se junten cuatro seres humanos sin que de forma natural alguno resulte más ejecutivo a la hora de organizar y mover al resto). Son «Democracia Real Ya», o son los de «No Les Votes», o son otros sin nombre, o todos juntos y revueltos…  Ellos dicen «Somos parados, becarios, hipotecadas, desahuciadas, trabajadoras, precarios y estudiantes«. “No soy anarquista, no soy de izquierdas, no soy de derechas, no soy violento, sólo quiero que cambie lo que no funciona”. Eso de “no ser nada en concreto” puede acabar siendo un problema, dada la naturaleza humana… o no, ya veremos.

«No hay pan para tanto chorizo»

A mi me suena a algo así: “Somos gente harta de escuchar cómo os lanzáis basura los unos a los otros mientras os llenáis los bolsillos, queremos soluciones, no más de lo mismo. Queremos que NUESTRAS necesidades y reclamaciones sean lo que mueva a los políticos, no los intereses del mercado ni vuestras estrategias partidistas.” Aunque igual a mi me suena eso porque es lo que quiero escuchar, y su ambigüedad permite que cada cual entendamos el mensaje a nuestra medida para ajustarnos a él.

“No nos representáis”

Los partidos, a un tiro piedra de las elecciones, procuran no mojarse mucho con este tema y presentar cierto aire de “padre comprensivo”. Si acaso alguno que otro carga tintas contra el vandalismo (siempre están esos cuatro de siempre que se cuelan en las manifestaciones de todo tipo a liarla, y esta, tan rarita, parece ideal para que se acoplen todo tipo de extremistas), ignorando que cientos de miles de personas protestaron sin romper ningún cristal. Se miran de reojo, cada uno hace cábalas sobre quien ha orquestado esto y calculan cuánto les sumará o restará en la cuenta de votos. Alguno intenta arrimar el ascua a su sardina (“nosotros no somos de los mercados, somos de los mercadillos”, dice IU)… Otros directamente se niegan a hacer ninguna declaración sobre el movimiento “indignados” o “15-M”, las manifestaciones o las acampadas. Tampoco falta quien insinua que son cuatro pringaos…

“Sin pan no habrá paz”

Por de pronto, «Democracia Real Ya» consiguió lo que no consiguieron los sindicatos: mover el 15 de mayo más de un millón de personas en 50 ciudades de toda España con su convocatoria “Toma la calle”. Y siguen, aún no tengo el recuento de las de ayer, pero viendo las fotos y videos colgados en la blogesfera, twitter, webs y prensa parece que han tenido bastante seguimiento.

“No son rescates, son chantajes.
Vuestra crisis no la pagamos”

Aquí hay un “quien es quien” , un artículo titulado «Democracia Real Ya, el amigo que todo partido quiere antes del 22-M»,  en  el que se puede seguir un poco la pista sobre cómo los partidos se han posicionado con este movimiento.

“No es democracia, es una estafa”

Falta ver si esta iniciativa se mantiene y prende llama, o si poco a poco se va apagando. Estaremos atentos, al menos yo: pese a que no me veo acampando ni saliendo de mi letargo para protestar, no dejo de sentirme identificada con sus reclamaciones. ¿Qué efecto tendrá al final en las urnas este próximo domingo? ¿Conseguirá «No Les Votes» mover a los indecisos hacia los partidos minoritarios? ¿El cabreo aumentará el índice de participación?… Y más allá, ¿llegará a asentarse lo bastante para influir en las Generales? Tal vez de aquí a entonces este germen de descontento mueva los votos provocando una alternativa real y firme. Tal vez modificaciones en las leyes electorales (ya lo dudo). Tal vez (utopía) mueva a los partidos ha hacer limpieza en sus casas, retomar el contacto con los ciudadanos, hacer política para el pueblo y no para los mercados,… Fijate, que lo veo difícil… ¿pero quién sabe?.

“Tus millones salen de mis riñones”

Mi conclusión: dicen que quieren que la ciudadanía participe y se comprometa, pero realmente lo que quieren decir es que traguemos sumisos su sopa con hondas y no estorbemos… Falta ver si de verdad podemos estorbarles.

 

Como he ido salpicando el texto con lemas de las manifestaciones, cierro con el que más me gusta, que tal vez no represente ninguno de los motivos de indignación, pero es el más optimista:

“En el momento más oscuro llega el amanecer”

 

 

 Algunos añadidos:

– Aquí dejo un pequeño texto sobre la diferencia entre votar en blanco, nulo, abstenerse y votar como proponen “NoLesVotes” a otras alternativas minoritarias, de la web pateandopiedras. Que cada cual haga con su voto lo que considere más oportuno, pero que lo haga sabiendo para qué sirve y para qué no sirve cada opción de verdad.

– Entrada en la wikipedia sobre las  «Protestas en España de mayo de2011» (en continua construcción)


Carta de Jose Luis Sampedro de adhesión al movimiento del 15-M: «Para todos los que queremos una democracia real»

(También se ha sumado Willy Toledo, pero es que a mi ese hombre me cae como una patada en el páncreas)

 – La foto del principio es Plaza del Sol de Madrid, durante la concentración del dia 17 de mayo.