Ya veremos…

28 diciembre, 2010

Requiem por la pluralidad informativa

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 0:12
Tags: , , ,

 

Lo he comprobado, la noticia es del dia 27, no se trata de una broma de Santos Inocentes:

A partir del 24 de diciembre, CNN+ se transformará
en un Gran Hermano 24horas

 

Podéis ver aquí  la noticia en toda su gloria y explendor, y soltar la lagrimita viendo las grabaciones de las despedidas de algunos de sus principales presentadores y programas.

Ya me pareció trágica la anunciada desaparición de CNN+ como consecuencia de la fusión con Telecinco, que recibe la cesión de Cuatro, Sogecablemedia (la empresa que gestiona la publicidad de Cuatro), CINTV (la compañía que produce los informativos de CNN+ y Cuatro) y Sogecable Editorial (tenedora de los derechos musicales producidos en Cuatro). Ya me pareció trágica, antes de saber en qué basura iban a reciclarla. A Telecinco no le interesa un canal de noticias… pero es que esta reconversión es humillante.

Obviamente, a Teta5 no le interesa, porque a gran parte de la población le importa más GH que el rigor y la pluralidad informativa.

 

Triste final para CNN+
R.I.P.

 

 

25 octubre, 2010

Gran Hermano

«Bajo el Nogal de las ramas extendidas
yo te vendí y tú me vendiste.»

 Telepantalla (La nota amarilla) – Gran Hermano
1984, George Orwell

Ya tenemos Gran Hermano. Otro. Por el doce he visto que vamos, aunque he tenido que buscarlo en google porque yo, lo que es ver Gran Hermano,… como que no. Lo que pasa es que este año tenemos en la casa a “Cheru”, Eduardo en su DNI, programador informático con discapacidad auditiva, y eso hace que Gran Hermano aparezca en mi vida diaria de forma tagencial, al invadir en forma de noticia varias webs relacionadas con la sordera.

El año pasado había un chaval sordo en el concurso de baile, este año en Gran Hermano. Será cosa de la moda…

A mi, en el fondo, lo que me preocupa es que Gran Hermano llegue ya por la 12ª edición. Y una se pregunta cuánta de la gente que lo sigue sabrá que Gran Hermano es un personaje de novela. No digamos ya, cuántos habrán leido “1984” o sabrán de qué va la historia. Y más allá, cuantos sabrán qué significado tenía realmente el concepto de Gran Hermano original, sustituido tras doce ediciones de pantalla por un ojo que todo lo ve público y telegenético, tan alejado de la crítica al control gubernamental y la manipulación de las masas por las clases políticas que denunciaba Orwell en su novela.

¿Vanalizado? ¿Es peor que sea la tele la que nos vacía de criterios y nos convierte en borregos, en vez de que sea un Estado totalitario el que se encargue de hacerlo?  Tal vez simplemente cambiamos de manos. Es posible que sea puro snobbismo y que realmente igual dé venderse a unos u otros… pero a mi me parece aún más sórdido y patético que la cosa vaya en función de índices de audiencia y telebasuras.

«Te figuras que existe algo llamado la naturaleza humana, que se irritará por lo que hacemos y se volverá contra nosotros. Pero no olvides que nosotros creamos la naturaleza humana.»

(1984)

Acabo de leer una novela que recomiendo ferviertemente: Ácido Sulfúrico, de Amélie Northomb. Al estilo de El Fugitivo (que también fue libro antes que película), trata de la deshumanización y degradación que las sociedades podemos llegar a alcanzar, y como argumento nos proponen un Reality Show. En este caso, el programa se llama Concentración, y los concursantes son presos en un campo de concentración.

Te figuras que existe algo llamado naturaleza humana que impedirá que estas cosas pasen, algo bueno en la masa que estallará antes de dejar que la basura nos arrastre hasta tan lejos… ¿Nuestra deshumanización crea la telebasura? ¿Es la telebasura la que nos deshumaniza? ¿Es el político el culpable de la tragedia? ¿El programador de tv? ¿Los guionistas? ¿Los guardianes del campo? ¿El espectador?… ¿Seríamos capaces de apagar el televisor? ¿Seríamos de los cínicos que presumen de no verlo pero están al tanto de cada detalle? ¿Nos abstendríamos de votar sobre la vida y la muerte de los concursantes?…

En realidad no sé si está mejor o peor escrita, porque como la he leido en catalán… bastante que me he enterado de la trama (¡y me he enterado muy bien! ¡soy una fiera!). Pero me ha enganchado de tal manera que me la he merendado en cuatro días (de miércoles a domingo). Es cortita, y la tienen en la biblioteca (al menos en la mia), así que si os apetece leer y no sabíais qué, podéis probar con este Gran Hermano de tintes catastrofistas.

Me ha gustado. 

P.D.: También me encantó leer “1984”, por si preferís apagar la tele y seguir teniendo ante los ojos algún Gran Hermano.