Ya veremos…

13 mayo, 2011

Viernes 13 (hoy, casualmente)

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 11:40
Tags: , , , , ,

 

En 1307 el Rey Felipe el Hermoso no se dedicaba a mariposear y enervar los celos y la psicosis de su esposa Juana, porque resulta que este es otro Felipe el Hermoso y su esposa otra Juana, unos tres siglos antes. Que ya son ganas de liar la badana, llamarse igual ambos en el matrimonio y colocarle al tipo el mismo sobrenombre histórico.

Este Felipe «el Hermoso» se dedicaba a echar cuentas, y no le salían: la deuda se comía al reino de Francia, empobrecido en la guerra con Inglaterra. Anticipándose a lo que siglos después harían los reyes católicos, y seguramente han hecho otros cuantos en otros momentos de la historia, Felipe ya había recurrido a eso de expulsar de sus tierras a los judíos y echar mano de sus propiedades. Pero como aún así el oro no alcanzaba para tapar el agujero, le echó el ojo a otra presa que, además de disponer de liquidez económica sobrada, era un engorroso poder fático que incomodaba la independencia soberana de la corona: la Orden del Temple.

Los templarios, – que se llaman así porque les dejaron unas habitaciones en el palacio de Balduino I de Jerusalén, (palacio ubicado en lo que antes fue Templo de Salomón) y acabaron quedándose el palacio como quien no quiere la cosa – comenzaron siendo 9 caballeros haciendo de guarda-espaldas para los peregrinos que cruzaban los caminos hacia Tierra Santa, (que ya es capricho, irte a peregrinar por allá en plenas Cruzadas, teniendo Santiago de Compostela tan a mano sin salir de tierras cristianas). Pero en dos siglos mal contados, los nueve caballeros sin techo propio se habían convertido en una red altamente organizada, un ejército de élite dedicado a la protección y movimiento internacional de capitales, poseedor de fotificaciones por todo el mediterráneo y fuertemente vinculado con las estructuras de poder, a las que prestaban capital y cedían y alquilaban reliquias. Básicamente, tenían agarrados a unos cuantos por los webs. Osea, por la cartera.

Así que Felipe, cristiano súbdito obediente de la Iglesia, pero que tenia al papa bien sujeto, le hizo firmar orden de disolución para la orden, y se buscó de paso la manera de acusar a los templarios de una linda colección de barbaridades absurdas.  Y el dia 13 de octubre de 1307 , obedeciendo una orden emitida por el rey Felipe un unos días antes con orden de no abrirse hasta esa fecha, se procedió al arresto simultáneo de todos los Templarios a lo largo y ancho de Francia, lo que acabó con el Gran Maestre y 140 templarios en manos de la Inquisición francesa, amén de sufrir persecuciones, arrestos, torturas y masacres en otros reinos europeos.

«…Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada,
¡os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios!…
A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año…»

Jacques Bernard de Molay, 1314 
Ultimo Gran Maestre, a punto de ir a la hoguera

Su maldición se cumplió, lo que da el último detalle sobrenatural a la leyenda surgida a partir de la orden de detención de los Templarios, aquel viernes 13 de octubre de 1307.

Viernes 13.

Estos hechos, y no una saga de películas estadounidenses relativamente recientes, son los que acabaron de fijar la relación entre el viernes 13 y la mala suerte en el inconsciente colectivo, aunque ya había antecedentes (cristianos, los romanos no tenian esa mania): el 13 es el dia del maligno según la cábala, en viernes fue la crucifixión de Cristo, Judas fue el decimotercer convidado en la última cena y, agarraos… Eva se comió la famosa manzana un viernes. ¿Cómo se sabe? Porque si, que estaban alli ellos, para tomar nota.

 

P.D.: El miedo a los viernes 13 tiene hasta nombre propio: collafobia o  friggaatriscaidecafobia. Toma palabro.