Ya veremos…

3 octubre, 2012

Isabel de Castilla, las docta puellae y puntitos de feminismo remoto

Filed under: Tertulia literaria — Chus @ 11:58
Tags: , , , ,

 

  

proveyó de preceptores y maestros a todos los de su palacio, así doncellas como pajes, porque todos aprendiesen
Lucio Marineo Sículo en De rebus memoralibus Hispaniae

 

 

El personaje de Isabel de Castilla siempre ha sido uno de los que más me han atraído. Eso del “tanto monta monta tanto Isabel como Fernando” nos adelanta que la señora debió ser de armas tomar. Pero conocerla no es tan fácil… Por desgracia cada época cuenta la historia como le apetece y hay algunos periodos y personajes que parecen montados en una extraña montaña rusa. Isabel la Católica igual puede ser tratada como una santa magnífica y defensora de patria y cristiandad (perspectiva muy propia de la época franquista y almas afines) como de repente es una diablesa con cuernos, guarra, intrigante y despótica.

 

Bueno, dicen que hizo voto en cierta época de no cambiarse la camisa… de ahí lo de guarra. Pero no hay datos que lo confirmen. Hay quien dice que esta leyenda confunde a Isabel con su hija Juana, a la que había que cambiarle la muda a la fuerza a veces (cosas de la locura? de la depresión por el encierro? de tozudez de reina frustrada?). La única Isabel que prometió no cambiarse la camisa hasta acabar la conquista fue Isabel Clara Eugenia de Austria, reina de los Paises Bajos e hija de Felipe II (osea tataranieta de la de Castilla), que hizo ese voto hasta que Ostende fuera tomado por los tercios de flandes.  Tres años duró la aventura militar… no sé si la promesa la haría al empezar la empresa. 

 

El libro que os comentaba que acabo de leer no ha resultado ser muy bueno. Para nada. Los personajes me han parecido planos, sin apenas matices. Los reyes son nobles, hermosos, fieles, devotos, generosos, clementes… Los “malos” en cambio son traidores y mezquinos. Una ñoñada. Más allá de refrescar datos, nombres y fechas, “Isabel la Católica. Grandeza, carácter y poder”, de Cristina Hernando, no ha resultado ser una lectura muy apasionante, disfruté mucho más la lectura de “Juana la Loca, la Cautiva de Tordesillas”.

El caso es que revisando en internet críticas de esta novela, parece que los que critican no coinciden con mi opinión y hablan de ecuanimidad histórica y de un magnífico retrato de la mujer, su compromiso político y preocupación por su pueblo… Y es cierto que todo eso sale en la novela. Y que también se habla de temas que me interesan, como la participación activa de la reina en los episodios bélicos siguiendo al ejército para encargarse de la logística y aprovisionamiento, y la creación de hospitales de campaña.

 

Sobre todo, me fascina su afán por la educación y la cultura, que llevó al matrimonio real a rodearse de consejeros letrados en vez de nobles incultos de buena cuna. Y a la reina en concreto a formar a su alrededor un cortejo de damas ilustradas y contratar preceptoras como Beatriz Galindo “la latina” (de quien toma su nombre el barrio de Madrid) para su propia formación y la de sus hijas, a quienes educó para que como ella, si las tocaba, fueran reinas y no consortes. Que parece de lo más inusual y revolucionario.

 

No hay muchos nombres de mujer en la historia. O bueno, haberlos haylos… pero pocos de la talla de Isabel, que tan descaradamente supongan una ruptura en la tradición, que se alcen como determinantes de sus propias vidas y decisiones, que se autocoronen regentes de pleno derecho negándose a ser sólo esposas del soberano… Un desafío que extendió a otros de los límites de género impuestos en su época.

 

Quiero saber más sobre las “docta puellae”, esa corte de mujeres sabias de la reina, cultas, independientes, con opinión política. Y de esa corriente de liberación e igualdad que bajo el ejemplo de la reina llevó a los nobles a permitir que sus hijas recibieran educación y trataran a los hombres como sus iguales (bueno, ya sería menos…). De la reina de las escuelas para pobres y la primera gramática castellana.

 

Lo que no quita que también me interese la reina de las intrigas, la inquisición, los celos por las infidelidades conyugales, la desesperación por la muerte y la locura de sus hijos…

 

En conclusión, más que el contenido, lo que no me ha convencido de la novela es el tono. No sé… La solución probablemente pase por leer otro, porque anda que no hay libros sobre Isabel.

 


1 octubre, 2012

Isabel I de Castilla y los comportamientos aprendidos.

Hay cosas que sin duda se heredan. Más que de la huella genética, se heredan de la huella que la experiencia común, la convivencia, la educación del día a día deja en uno.

 

Recientemente TVE ha comenzado a emitir una serie histórica sobre Isabel de Castilla, la del “tanto monta monta tanto..”, la Católica, por gracia del papa Alejandro VI. La verdad es que al ver el título creí que se trataba de otra Isabel, la inglesa, pero cuando asomaron en pantalla aquellos paisajes castellanos tan familiares…

El caso es que vi un capítulo y en lo primero que pensé fue en refrescar conocimientos, más que nada para poder medio cerrar un ojo así con aire escéptico y comprobar si la serie s fiel a los hechos y datos históricos básicos (no digo ya matices más novelescos, sobre el carácter de los personajes o sus motivaciones… pero al menos fechas, nombres y acontecimientos), o si era otra pifia como Toledo.

 

Así que me fui a la biblioteca a por un libro sobre Isabel de Castilla. Novela, yo prefiero las novelas históricas. A ser posible bien documentadas, pero que estén mínimamente noveladas.

Y hablando con mi madre por teléfono… ¿qué me contó que hizo ella? Ir corriendo a la estantería (una de las mil estanterías que hay en casa de mis padres) a la búsqueda del tomo de la enciclopedia de Historia de España correspondiente, para ponerse al día sobre el hilo de los acontecimientos y los líos dinásticos de la época.

Esta coincidencia en el comportamiento derivado de ver una serie de televisión tiene que ser, necesariamente, cosa de la herencia.

 

Algo habrá influido mi madre en mis manías. Al fin y al cabo no todos los hogares tenían una enciclopedia de historia y, lo más importante, hacían uso de ella de vez en cuando por pura curiosidad (conozco gente que compraba enciclopedias y colecciones estupendas para que decoraran el salón, pero así no cuenta).

 …

 .

Conclusión: por de pronto parece que la serie Isabel pasa con nota. Dicen que hay algunos errores en las recreaciones informáticas de escenarios y cosas así, pero bueno, nada grave, y al fin y al cabo tampoco es lo más esencial del conjunto. Con esta sí vale eso de “y de paso aprendemos historia”.

 

P.D.: ahora que a base de collejas conseguí que el peque memorizara «1492-Descubrimiento de América-Toma de Granada-Expulsión de los judíos» y de que fichas de repaso mediante, y tardes de contarnos mutuamente la historia como si de una peli se tratara, le dieran por fin un fondo de conocimientos históricos decente adecuado a su curso académico (desde la división de Roma hasta Felipe II), resulta que este año el libro de Historia y Geografía sólo tiene Geografía… Cuando pase al curso siguiente el próximo año y retomen con la historia camino de la revolución francesa y las grandes guerras del siglo XX, me temo que la edad media, la moderna y demás cosas aprendidas habrán pasado por completo al olvido.

23 abril, 2012

23 de abril. Plumas y comunidades.

 .

Banda sonora para la entrada de hoy: http://www.youtube.com/watch?v=wsbXAUBYZM0

 .«Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor»

 .

.

El 23 de abril, desde hace unos cuantos años, se celebra el Dia Internacional del Libro por coincidir en esta fecha (23 de abril de 1616) la muerte de tres (si, tres) grandes escritores: Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega. ¿A que lo de Garcilaso se os escapaba? A mi también, me he enterado revisando los orígenes del “Día de…”.

.

De Garcilaso dicen que es el primer mestizo de personalidad y ascendencia universales que parió América, y le llaman príncipe de los escritores del Nuevo Mundo. No es de mis autores favoritos, tal vez porque la distancia temporal entre su pluma y nuestro tiempo hace que no me enganche. Aunque de mi librito “los 25.000 mejores versos de la lengua castellana” le conozco por un par de poemas, que me suena también haber leido en libros de lengua castellana. Como ese de “oh dulces prendas por mí mal halladas!…”

Claro que la misma distancia temporal tenemos con Cervantes y Shakespeare y a ellos sí que nos hemos acercado revisión tras revisión de su obra. Shakespeare nunca ha dejado de estar de moda, y del Quijote hasta hemos tenido dibujos animados. Hasta me sé algún verso de memoria:

¿Quién menoscaba mis bienes?
¡Desdenes!
¿Y quién aumenta mis duelos?
¡Los celos!
¿Y quién prueba mi paciencia?
¡Ausencia!
De ese modo en mi dolencia
ningún remedio me alcanza,
pues me matan las esperanzas,
desdenes, celos y ausencia.
(…)

.

A propósito… vimos un documental americano sobre el Quijote y lo cerraban diciendo que La Mancha no existe, no hay ningún lugar en la tierra donde podamos ubicarla, es un paraje de fantasía al que todos podemos acudir bla bla bla… No estaría de más que los que hacen documentales se informaran un poquito, caray.

.

A todo esto, y volviendo al tema que hoy nos centra, en realidad no es cierto que estos tres autores murieran el día 23 de abril de 1616. Cervantes en realidad murió un día antes, el 23 se le dio sepultura. Y Shakespeare (sin entrar en el debate de si sería realmente Shakespeare el autor o se trataría de una firma “de paja” tras la que se ocultaba la identidad de otra persona que escribía –y murió– en el anonimato), lo hizo el 23 de abril del calendario que se usaba por entonces en su tierra, es decir, el juliano. Si lo pasamos al gregoriano resulta que era 3 de mayo.

Al final resulta que el único que auténticamente puede reclamar la fecha de la conmemoración es el que menos conocemos.

 .

El 23 de Abril se conmemoran otras cosas, entre ellas, el gérmen de las “comunidades”, término que apareció por primera vez en un mensaje enviado al rey Carlos I por la castilla descontenta por el desvío de los fondos. Y es que como soy castellana, el 23 de abril para mi no es San Jordi, si no el día de los Comuneros, fiesta de Castilla y León.

“… pedir al rey nuestro señor tenga por bien se hagan arcas de tesoro en las Comunidades en que se guarden las rentas destos reynos para defendellos e acrecentarlos e desenpeñarlos, que no es razón Su Cesárea Majestad gaste las rentas destos reynos en las de otros señoríos que tiene…”
Carta a Carlos I de España y V de Alemania

Eso sería por el 1520. Poco después ya usaba Quevedo el término comunero y salían comunidades en el Quijote:

«Te han de quitar el gobierno tus vasallos o ha de haber entre ellos Comunidades»
El Quijote a Sancho, tras proclamarse este último gobernador de la isla de Barataria.

.
Leyendo sobre los comuneros y su levantamiento, encontré que Pere Corominas en 1930 escribió que el documento que remitió la Santa Junta al rey es «la más bella y libre Constitución que se haya dado nunca la nación castellana”, y que “no sé si en lengua alguna se ha defendido el principio de soberanía popular en una forma tan elegante y humana como la usada por la Santa Junta en su mensaje al emperador”.

Me hubiera encantado echarle un vistazo pero no lo he encontrado en la red.

.

En un breve resumen, recuerdo que Carlos I de España y V de Alemania era hijo de Juana de Castilla (la loca), la cautiva de Tordesillas, – a quién se le cayó del vientre a las tres de la mañana en el baño, en plena celebración de un baile en palacio en Gante, capital de Flandes. En vez de indigestión, resultó heredero.-

El niño quedó en aquellas tierras cuando sus padres volvieron a Castilla a gestionar el trono que la difunta abuela Isabel hereda a Juana. Felipe muere, Juana enloquece, y el abuelo Fernando la incapacita y se encarga de la corona hasta que muere a su vez, dejando a la ya reina de Castilla y León la corona también de Aragón, peeero al nieto Carlos gobernador y administrador de todo.

Volvió a España para hacerse con el gobierno de los Reinos rodeado de flamencos (gentes de Flandes, no pájaros rosas) y sin hablar apenas castellano, cosa que no gustó por aquí. Las ciudades castellanas con Valladolid y Toledo a la cabeza se alzaron contra el rey por considerar que iba a gobernar para Alemania, llevándose los oros de aquí para sufragar los costes de allá (de allá y de otros, que Carlos tenía mucho sobre lo que gobernar, incluido Aragón).

Y he ahí el nacimiento de las Comunidades y la revelión de los Comuneros. Que llegó hasta iberoamérica bajo la filosofía de que “la voz del pueblo es la voz de dios”, ningún rey debe estar por encima de la soberanía popular.

Volviendo a Castilla. Los comuneros pusieron su levantamiento a los pies de Juana, ofreciéndola ser su reina en un nuevo orden… pero Juana no quiso firmar papeles en contra de su hijo Carlos. Igual la mujer ya no andaba muy centrada, igual tras tantos años de cautiverio le asustaba la libertad, o igual fue una decisión lúcida y política… No sé, no soy historiadora. Sólo leo, de vez en cuando. Ya os lo recomendé, pero lo repito, que para eso es día de libros: “Juana la loca: la cautiva de Tordesillas”

Total, que los comuneros perdieron y el 23 de abril de 1521 ajusticiaron a sus cabecillas: Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado.

“ayer era día de pelear como caballero… hoy es día de morir como cristiano”

.

Tres siglos después Juan Martinez Díez «El Empecinado», héroe de la guerra de independencia, demócrata liberal y republicano, exhumó los cuerpos y les rindió homenaje.

Y desde entonces hasta hoy, con sus altos y sus bajos en el camino, tras periodos de ser considerados héroes y periodos de ser canallas, celebramos aquella guerra de las comunidades. Entonces fallida, pero que supone el germen de nuestro actual sistema de distribución territorial.

Osea, los comuneros de Villalar, fiesta de Castilla y León por la Ley 3/1986, de 17 de abril.

.

Ah, El Empecinado acabó mal. Es que hay enemigos de los que después de decirles ciertas cosas, que no puedes fiarte, aunque te hayan prometido inmunidad:

“Diga usted al rey que si no quería la constitución, que no la hubiera jurado”

 

Al final resulta que el día del libro es una fecha de lo más constitucional.

 .

Conclusión tras la clase de historia: que prefiero un libro mil veces antes que una rosa.

 .

Mil quinientos veintiuno 
y en Abril para más señas
en Villalar ajustician
quienes justicia pidieran
en Villalar ajustician
quienes justicia pidieran
Malditos sean aquellos
que firmaron la sentencia
malditos sean aquellos
los que ajusticiar quisieran
al que lucho por el pueblo
y perdió tan justa guerra 
Desde entonces ya Castilla
no se ha vuelto a levantar, ay, ay,
no se ha vuelto a levantar 
En manos de rey bastardo 
o de regente falaz, ay, ay 
o de regente falaz 
Siempre añorando una Junta 
o esperando un capitán, ay, ay 
o esperando un capitán 
 Quien sabe si las cigüeñas
han de volver por San Blas
si las heladas de Marzo
los brotes se han de llevar 
Si las llamas comuneras 
otra vez crepitarán 
cuanto más vieja la yesca 
más fácil se prenderá 
Cuanto más vieja la yesca 
y más duro el pedernal 
si los pinares ardieron 
aún nos queda el encinar