Ya veremos…

21 enero, 2012

Aprender a quererme y el Poemario de Mujeres

Filed under: Tertulia literaria — Chus @ 21:11

.

Aprendí a quererme
una tarde de golpe.
Cuando de un bofetón de vida
aterricé en mis pieles…

(Angela Becerra, “Cómo me quiero”)


Arrastrada por estos cuatro versos que leí en facebook, llegué a
Poemario de Mujeres. Es un buen lugar para dejar que la pereza nos guíe las horas muertas. Aunque no sé si horas muertas es el mejor modo de decirlo… suena a vacío, y ese es un blog de creadoras, una recopilación de versos escritos por mujeres.

.

(…) Aprendí a quererme
una tarde de huida (…)

.

Conozco, lo reconozco mal que me pese, menos poetas de los que sería recomendable. Y aún así, entre ellos, muy pocos son mujeres… y las pocas que conozco no cuentan entre el listado de poetas que algún día memoricé, salvo unos versos que decían algo así como “hubo un tiempo en que hollaba por alfombra rosas, y nobles vates de fingidas diosas prodigabanme nombres. Mas yo altanera, y con orgullo vano, cual águila real al vil gusano contemplaba a los hombres” (ya, que es muy largo y no es plan de aburrir… Conste que lo he escrito de memoria y sin recurrir a san google, así que igual alguna coma descoloqué). Y poco más. No recuerdo versos femeninos… Sí de Becquer, Neruda, Ruben Darío y muchos otros machotes de la métrica, y me los cuento a mi misma en los momentos más insólitos por puro placer. Es lo que hay, no abundaban las hembras en los libros de texto, supongo que poco a poco la cosa irá cambiando.

Pues eso… Sigo sin ganas de desbordarme en entradas de esas de filosofar, pero nunca es mal momento para compartir cuatro versos. Y estos me han parecido magníficos, cuatro primeros pasos para un canto de reencuentro fantástico. Valdría la pena aprenderlo y recitarlo desde el fondo del vientre en susurros, paseando junto a la playa, o durmiendo al sol como un gato, o planchando cuando toca… Viviendo.

(…)
Me volví a construir

entre las ruinas.
Encontré mis cimientos
y mis vigas.
Despejé el corazón
de los tormentos fríos.
Me descubrí los ojos
de las vendas.
Y me empapé con luz
de sus ventanas mías.
Me dejé de mirar por los que
“más me amaban”,
para empezar a verme
y a quererme con mis ojos…
Para empezar a amarme con mis ojos.

.

7 comentarios »

  1. Pero qué bonito!

    Comentario por Emepea — 22 enero, 2012 @ 7:59 | Responder

  2. Oye, he leído al menos seis.. al azar… y son todos de lamentos… qué cosa!

    Comentario por Emepea — 22 enero, 2012 @ 8:06 | Responder

  3. A los buenos días:

    Desde luego que en plan renombre mujeres pocas, y menos en poesía, pero me choca una cosa, qué como no soy experta casi me da cosa preguntar o plantear, porque cada vez que leo a un hombre es como según del tema que escriban va en plan vista hacia fuera, sin embargo los que he leído de mujeres todos van hacia dentro. No sé si me explico, pero si un hombre habla de la naturaleza, puede describir las maravillas de una forma y ya está reflejada la naturaleza; una mujer si habla de esa misma naturaleza, que aun no he leído ninguna, pero es como si nosotras buscasemos que hay dentro de cada una para enunciarlo con el exterior, ¿sospecho qué no consigo explicarme, no?
    En fin. Cómo dice un buen amigo: “Faltan mujeres que nos representen que sean mujeres”

    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.

    Shi

    Comentario por Shi — 22 enero, 2012 @ 9:13 | Responder

  4. Ha sido muy bonito poder leer y descubrir estos poemas.

    Aquellas persones que saben transmitir sentimientos con cuatro líneas siempre vale la pena seguirlas.

    Comentario por Tomàs — 22 enero, 2012 @ 10:55 | Responder

  5. Hola, ola de mar…
    Tienes razón, sabes? Lo cierto es que conocemos más poetas masculinos. Agradezco que hayas traído estos versos a tu casa y compartirlos. Me han venido muy bien, ahora que ando de capa “decaída”….
    Quizá tenga que volver a leerlos para poder edificarlos.
    Un beso, del Aire

    Comentario por Aire — 22 enero, 2012 @ 14:26 | Responder

  6. A mí, es que la poesía, no me suele gustar demasiado, aunque de tarde en tarde escribo alguna.
    Lo que sí puedo comentarte es que hace unos años, siempre que puedo, compro libros escritos por mujeres.
    El poder o no es por falta de espacio de las bibliotecas y estanterías varias.Qué prosaico, verdad?

    Si me toca la primi me compro un piso grandón para que me quepan todos los libros que me apetece leer.
    (Por cierto, el otro libro, hermano a Ensayo sobre la ceguera, ya lo tengo pedido en el kiosko. Parece ser que hay una colección sobre Saramago, que no Sara Mago, como diría una “prestigiosa” exministra de Cultura.

    Comentario por maysonadas — 22 enero, 2012 @ 17:15 | Responder

    • Lo de la superfantástica biblioteca también es una de mis fantasías, me la montaré cuando me toque el euromillón. En cuanto al ensayo sobre la lucidez, ya sabes… tomatelo con calma!

      Comentario por Chus — 23 enero, 2012 @ 7:42 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: