Ya veremos…

13 mayo, 2011

Viernes 13 (hoy, casualmente)

Filed under: Cosas del dia a dia — Chus @ 11:40
Tags: , , , , ,

 

En 1307 el Rey Felipe el Hermoso no se dedicaba a mariposear y enervar los celos y la psicosis de su esposa Juana, porque resulta que este es otro Felipe el Hermoso y su esposa otra Juana, unos tres siglos antes. Que ya son ganas de liar la badana, llamarse igual ambos en el matrimonio y colocarle al tipo el mismo sobrenombre histórico.

Este Felipe “el Hermoso” se dedicaba a echar cuentas, y no le salían: la deuda se comía al reino de Francia, empobrecido en la guerra con Inglaterra. Anticipándose a lo que siglos después harían los reyes católicos, y seguramente han hecho otros cuantos en otros momentos de la historia, Felipe ya había recurrido a eso de expulsar de sus tierras a los judíos y echar mano de sus propiedades. Pero como aún así el oro no alcanzaba para tapar el agujero, le echó el ojo a otra presa que, además de disponer de liquidez económica sobrada, era un engorroso poder fático que incomodaba la independencia soberana de la corona: la Orden del Temple.

Los templarios, – que se llaman así porque les dejaron unas habitaciones en el palacio de Balduino I de Jerusalén, (palacio ubicado en lo que antes fue Templo de Salomón) y acabaron quedándose el palacio como quien no quiere la cosa – comenzaron siendo 9 caballeros haciendo de guarda-espaldas para los peregrinos que cruzaban los caminos hacia Tierra Santa, (que ya es capricho, irte a peregrinar por allá en plenas Cruzadas, teniendo Santiago de Compostela tan a mano sin salir de tierras cristianas). Pero en dos siglos mal contados, los nueve caballeros sin techo propio se habían convertido en una red altamente organizada, un ejército de élite dedicado a la protección y movimiento internacional de capitales, poseedor de fotificaciones por todo el mediterráneo y fuertemente vinculado con las estructuras de poder, a las que prestaban capital y cedían y alquilaban reliquias. Básicamente, tenían agarrados a unos cuantos por los webs. Osea, por la cartera.

Así que Felipe, cristiano súbdito obediente de la Iglesia, pero que tenia al papa bien sujeto, le hizo firmar orden de disolución para la orden, y se buscó de paso la manera de acusar a los templarios de una linda colección de barbaridades absurdas.  Y el dia 13 de octubre de 1307 , obedeciendo una orden emitida por el rey Felipe un unos días antes con orden de no abrirse hasta esa fecha, se procedió al arresto simultáneo de todos los Templarios a lo largo y ancho de Francia, lo que acabó con el Gran Maestre y 140 templarios en manos de la Inquisición francesa, amén de sufrir persecuciones, arrestos, torturas y masacres en otros reinos europeos.

“…Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada,
¡os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios!…
A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año…”

Jacques Bernard de Molay, 1314 
Ultimo Gran Maestre, a punto de ir a la hoguera

Su maldición se cumplió, lo que da el último detalle sobrenatural a la leyenda surgida a partir de la orden de detención de los Templarios, aquel viernes 13 de octubre de 1307.

Viernes 13.

Estos hechos, y no una saga de películas estadounidenses relativamente recientes, son los que acabaron de fijar la relación entre el viernes 13 y la mala suerte en el inconsciente colectivo, aunque ya había antecedentes (cristianos, los romanos no tenian esa mania): el 13 es el dia del maligno según la cábala, en viernes fue la crucifixión de Cristo, Judas fue el decimotercer convidado en la última cena y, agarraos… Eva se comió la famosa manzana un viernes. ¿Cómo se sabe? Porque si, que estaban alli ellos, para tomar nota.

 

P.D.: El miedo a los viernes 13 tiene hasta nombre propio: collafobia o  friggaatriscaidecafobia. Toma palabro.

11 comentarios »

  1. A las buenas y treceadas tardes:

    No me impacta el 13, más bien al contrario es uno de los números que más me gustan, pero, es curioso la cantidad de leyendas que hay del mundo de las supercherías, y más, cuando hay tantos rituales que llevan el trece de una manera oculta, ya que me apasionó un tiempo todas estas cosas de demonología, cultos religiosos (qué son los que más creencias absurdas tienen y no hablo de su fe y palabra de su dios, si no de tratados de valiosísimas fórmulas de aquellas alquimias que convertían en ese oro medicinal que hacía relucir creencias), brujería y medicina antigua.
    Tuve la suerte que un familiar más o menos cercano (primo de un abuelo), al contarle que el 13 era mi número favorito sonreía cuando yo tenía cierto miedo por si era un poco demonio, ya que, por mi carácter, el niña del demonio lo tenía todo dios en la boca.
    Este hombre estaba, por aquel entonces, de Abad en un monasterio de renombre en La Rioja que tenga su dios hoy en su gloria, así que, cuando iba a verle, no te imaginas la de tardes sentados con un ejemplar que pesaba nanotoneladas y que a la vez eran enormes, este hombre me traducía y explicoteaba al cobijo de las velas y aquellos atriles, que, no sé cómo soportaban el peso, pues aún restaurados estaban llenos de agujeros de carcoma, te lo prometo que parecían adolescentes llenos de granos. En aquel tiempo el monasterio no tenía el renombre que ahora tiene, aunque siempre fue un punto emblemático.
    Él me contó, no sé si será cierto, yo simplemente me lo creía, que cuándo se copiaban temas por aquellos siglos en los talleres de escritura, el primer libro que se hacía de cada partida a fabricar, dado que se escribía sobre piel de un animal nonato, para aplacar al demonio se escribían en ellos tratados de brujería, medicina no santa, demonología y todo aquello que la iglesia conocía y debía guardar en secreto, como en ofrenda al demonio y que les dejase en paz.
    Por ejemplo: el ritual de concepción se debía efectuar en periodo de luna 7 (más o menos por junio que es 6, principio de julio que es 7, ya que la luna camina durante 28 días) esperando el día 6 nada más aparecía esta luna, si cuentas el número es 13, y aún salía otra cuenta cuyo resultado era también 13 con los 28 días de la luna.
    Otro, para curar las hemorroides, se debía colocar 13 palos secos de raíz, no recuerdo el nombre de la planta que su hoja es similar a un trébol, se dejaba bajo el colchón 13 días, 6 días en un lado y 7 en otro, y se llevaba en un bolsillo durante otros 13, 6 en un bolsillo y siete en otro, esto era secreto, y si te preguntaban cuantos días debías llevarlo, se decía 7, las ramas eran 7 y 6, unas se colocan del derecho y otra del revés, es decir, iban por el mismo lado, pero como si eso ocultase el susodicho 13.
    Otro, los seguidores de satán, por el contrario, usaban el 7 como número mágico aunque, mediante sumas, aseguraban que eran 13 los saltos ritualistas para alcanzar el mal, así como sus números intermedios, que van del 7 al 13, exceptuando el 12 que se usaba como 3.
    Otro, para desear enfermedades y plagas, se usaba el 7 combinando porciones de hierbas que se contaba como 6, pero eran porciones de tres veces y cuatro, dándoles valor de uno, que sumaba junto al 3, ósea 13, para así, engañando al bien hacer creer que se usaba el 13 y conseguir el daño con el real 7, pero todo se echaba a la olla en repeticiones del 13
    Quiero decir que curiosamente el número que se considera sagrado que es el 7 se usaba en todo lo maligno, pero mostraban el 13 como vía conocida, y por el contrario, lo sagrado y lo bendito, usaban el 13 pero mostraban el 7 como símbolo sagrado.
    Por tanto, qué más dará viernes 13 que viernes 7, el caso es buscarle un símbolo a la superchería, ¿no?

    Opps. Lo que menrollao, lo siento. Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.

    Shi

    Comentario por Shi — 13 mayo, 2011 @ 13:01 | Responder

    • Hola Shi,

      Interesante y entretenida aportación.

      Comentario por Tomàs — 13 mayo, 2011 @ 14:51 | Responder

    • Caray shi, vaya con tu abad, haciendo publicidad de conjuros xDD. Nada, enrollate cuanto quieras, como dice Tomàs ha sido interesante leerte. (Algún conjuro para encontrar trabajo no tendrás…)

      Comentario por Chus — 16 mayo, 2011 @ 7:38 | Responder

  2. Las supersticiones siempre han perseguido al ser humano, el cual, de forma inconsciente, reacciona ante los códigos que se repiten en la sociedad y a través de la historia. Las supersticiones cobran fuerza a medida que permanecen, pero su origen es tan antiguo que a penas se conoce. Lo que sí es cierto es que, en la actualidad, a pesar de los avances tecnológicos, algunas de ellas todavía se encuentran profundamente arraigadas e, incluso, llegan a dominar a sus seguidores. Éste es el caso del número 13.
    Sobre la orden del Temple, es mi una de mis debilidades Guerreras.
    Pasa un buen fin de semana
    Un besito, CHUS

    Comentario por aslaram — 13 mayo, 2011 @ 13:39 | Responder

  3. Pues aquí en España ya sabes que era “martes y trece”, pero como siempre las americanadas nos encantan a los españolitos y todo se pierde, ajajajajajajaa oye siempre ha habido en todas las épocas Felipes hermosos verdad? bueno como yo no soy supersticiosa, me da igual el día de hoy y sino que se lo pregunten a los vecinos de Lorca, lo que paso el día once!!
    Un diez para tu post, como siempre estupendo Chus, feliz fin de semana, me voy a Santa Pola hasta el lunessss

    Comentario por gaviotasinamor — 13 mayo, 2011 @ 14:17 | Responder

    • Pues tienes razón, ahora tenemos otro “Felipe el Hermoso”

      Comentario por Chus — 16 mayo, 2011 @ 7:39 | Responder

  4. Bueno es saber el origen de algunas de las historias o supersticiones o costumbre que sigamos o no se han mantenido hasta hoy en día.

    Esto de las crisis económicas es muy malo. Eso si, antes para ajustar el presupuesto usaban otros medios más expeditivos que ahora, pero en el fondo tampoco es tan distinto, siempre se busca quien pagará las facturas de mis malas artes a la hora de gastar.

    Puede ser que un resto del Templo de Salomón del que hablas sea el actual Muro de las Lamentaciones?

    Comentario por Tomàs — 13 mayo, 2011 @ 14:56 | Responder

  5. Felicidades …buen blog !!
    FELIZ FIN DE SEMANA….

    Comentario por elfoslibre — 14 mayo, 2011 @ 12:15 | Responder

    • Gracias elfoslibre, bienvenida al blog.

      Comentario por Chus — 16 mayo, 2011 @ 7:41 | Responder

  6. Me encanta el 13, es el arcano de la Muerte, pero esto no es ni bueno ni malo, simplemente significa que algo muere para que surja algo diferente.
    Ya no hay reyes en Francia, pero sigue habiendo banqueros y usureros que son más peligrosos.
    Saludos

    Comentario por arjuna77 — 14 mayo, 2011 @ 15:49 | Responder

    • Sep, mucho echar a los judios y librarse de templarios… pero al final la banca siempre queda, de un modo u otro.

      Comentario por Chus — 16 mayo, 2011 @ 7:42 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: