Ya veremos…

16 marzo, 2011

LA NUBE, hoy sobre Japón

 

Bordeando la la orilla del océano pero sin meternos en él, porque lo insondable da miedo.

Así es esta entrada, que trata sobre Japón pero sin pararnos en Japón, porque la devastación que está sufriendo estos días no acaba de parecerme asumible y no me veo capaz de reflexionar sobre lo que algunos dignatarios europeos ya han llamado apocalipsis. Espero que exageren, aunque se ajusta bastante a mi imagen mental de lo que le está pasando al Imperio del Sol Naciente. Tal vez otro dia me nazca un mensaje de duelo, un lamento fraternal, o algún otro tipo de homenaje a distancia… De momento sólo tengo pasmo perplejo y un cosquilleo en el estómago que dice que esto no ha acabado.

Así que sin hablar de Japón, pero con él en presente, nos dedicaremos a cosas prácticas que puedan aunque sea remotamente servir de algo, al país damnificado o a nosotros y nuestro futuro.

Lo primero de todo, lectura. Resulta que con todo esto recordé una de las novelas juveniles de la extensa (eeeeeextensa) colección que abarrota las estanterías en casa de mis padres, allá en las pucelanas tierras. No sólo me acordé de que la tengo, si no que recordé que se trata una de mis favoritas, y de hecho la he releido muchas veces a lo largo de los años, incluso después de haber dejado atrás esa franja de edad que las editoriales consideran como “juvenil”: La Nube.

Pensé compartir aquí la referencia para que la podáis aprovechar quienes tengáis chavales a vuestro cargo y ocasión de recomendarles lectura (cosa no siempre fácil aún teniendo chavales), o incluso vosotros mismos, si no sois demasiado exigentes en la adultez de vuestras elecciones bibliográficas.

La Nube fue escrita en 1987 por Gudrun Pausewang, aunque ha sido reeditada recientemente por Lógez Ediciones (es baratito, lo venden a 10 lerus. Y también es bastante fácil encontrarlo en bibliotecas públicas, podéis consultar vuestra red -en la mia si que está-). Narra la huida de una joven en los años 90 tras un grave accidente en una central nuclear en la Republica Federal Alemana, cuando ya Chernóbil ya había sido casi olvidado por todos. Escapando al principio de la nube que se acerca cargada de lluvia ácida y radioactividad, y de si misma luego, de las pérdidas, de la incomprensión y el rechazo temeroso de algunas personas, de la negación feliz de la realidad de otras, de la manipulación informativa… La Nube nos presenta una dura historia de supervivencia que de repente vuelve a estar de moda.

Tal vez debería ser un texto de lectura obligatoria, porque tenemos tendencia a olvidar que las energías a veces son incontrolables y que aunque nos creamos pequeños dioses, no somos infalibles. No lo digo como alegato en contra de la energía nuclear, soy lo bastante realista como para entender que me gusta mi frigorífico-congelador, mi aire acondicionado, mi lavadora y toda esa pequeña  legión de electrodomésticos que nos facilitan la vida, y que por mucho que sean de la categoría óptima para ahorro energético y que ponga bombillas de bajo consumo, del viento y el agua hoy en dia no sacamos lo que gastamos. Pero el equilibrio de la balanza entre la producción y los riesgos de la energía nuclear es un debate que no debemos olvidar, como mínimo, para que no se relajen los responsables de la seguridad (y aún así… a ver quién contiene un terremoto 8,9. La naturaleza siempre tendrá sorpresas incontrolables).

 

Por otro lado, para los amantes de la navegación internáutica, unos blogs de españoles que escriben desde Japón. En ellos podéis seguir de primera mano los acontecimientos y el dia a dia en aquel país, y cómo la normalidad y la anormalidad se mezclan en este caos:

Kirainet – Un geek en Japón
Los ojos de ella
Frikis y punto
Japangaijin

Nos falta algún link de ayuda…

Cruz Roja Española en su web oficial, que es lo primero que me fui a mirar, no indica ningún sistema de recogida de ayuda, de momento. Aunque para libia si que hay, por si queréis colaborar con ese otro drama (anda, que vaya racha llevamos…). Lo que sí que he leido es que ya se han detectado varias webs falsas que recogían fraudulentamente fondos de ayuda a Japón, por lo visto una actividad muy frecuente cada vez que pasa alguna catástrofe, así que andaros con ojo no sea que vuestra solidaridad acabe engrosando el bolsillo de algún timador desalmado. Por lo que yo sé, (aquí tenéis un artículo de La Razón que recoge varias iniciativas) se puede enviar donaciones a través de Cruz Roja Japonesa y Americana, también hay un sistema de recogida dependiente de google, Telefónica y Airtel han establecido sistemas de sms a beneficio de cruz roja, movistar también tiene algo montado en su página de facebook… Os pongo un par de las más sencillitas, y si eso, vosotros ya buscaréis en el texto de La Razón otras alternativas:

– Telefónica, Movistar: enviando SMS o mensajes de texto con la palabra Japón al 28077, si se es cliente de esta compañía, con un coste de 1’2 euros más IVA, y cuyo total será íntegramente destinado a la ayuda humanitaria en el país nipón.

– Vodafone: enviando el mensaje CRE al 28052. El coste íntegro del mensaje (1,20 euros) se destinará a Cruz Roja para su labor de ayuda humanitaria en Japón.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Oye, debería de agregarte a la página de Facebook como coordinador, para que todo lo que escribes relacionado con literatura también se pudiera leer allí.
    Tienes muchísimos post buenísimos que deberían de estar.
    ¿Te ape?

    Comentario por Emepea — 16 marzo, 2011 @ 12:58 | Responder

  2. Pues voy a leer este libro, me gusta además yo soy casi una niña ajajajaaa.
    Me parece horrible lo de Japón es más creo que es ciencia ficción y que despertaré un día.
    Gracias por el honor que me has hecho, en mi rincón

    Comentario por gaviotalibre — 16 marzo, 2011 @ 15:22 | Responder

  3. Buena información Chus, y variada.

    Hablando de catástrofes y de nuestra capacidad de olvidar, hoy he leído en El Periódico que los efectos de Chernobyl aun están afectando todo el continente europeo aunque no lo sepamos y nadie nos lo diga.

    Hubo mucha información al principio con el seguimiento de la nube radioactiva pero con el paso del tiempo los periódicos van substituyendo unas noticias por otras aún cuando las olvidadas sean muy importantes. La novedad manda.

    En cuanto a Japón la verdad es que a cada día que pasa las noticies son peores. Esperemos no vaya a más, que ya es bastante, y que lo peor sea lo conocido.

    Comentario por Tomàs — 16 marzo, 2011 @ 18:05 | Responder

  4. Pues Marga, como tú quieras… Pero no todas las entradas tienen referencias bibliográficas, igual llenamos el grupo de obispadas y contenidos ajenos a la temática original. También se podrían linkar directamente las entradas que te interesen, no? O te extraigo las críticas literarias y las pego allí… A tu criterio queda.

    Gaviota, ya me dirás entonces qué te parece. Yo leo mucha literatura juvenil, la verdad, muchas de esas novelitas para chavales tienen contenidos más serios e interesantes que otras de la biblioteca de adultos. Y si está bien escrito… muchas veces sólo sabes que es de esa categoria porque lo pone en las pastas y por la estantería en la que lo colocan.

    Me alegro que te gustara la entrada, Tomás. Lo de Chernovil es un buen ejemplo. Basta pararse a pensar para intuir que no puede ser que aquello haya desaparecido del todo… pero ya no nos interesa. Cada vez que pasa una catástrofe de cualquier tipo, da igual que sea el chapapote o el tsunami de haiti, nos dicen que eso no va a superarse en mogollón de años… pero en unos meses adios muy buenas. Como mucho, volvemos a comentar algo en los aniversarios. Con Japón pasará igual, seguro.

    De todas formas, como en españa muchos nos alegramos de la tragedia de Japón, según Hermann Tertsch…

    Ah, la redacción para la próxima semana es Causes i conseqüencies del terratremol del Japó. De 200 palabras. A mi siempre me sobran palabras, me enrollo demasiado hasta en las redacciones.

    Comentario por Chus — 16 marzo, 2011 @ 19:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: