Ya veremos…

28 febrero, 2010

Semillas de intolerancia

Y digo yo…

Acabo de ver Agora.

 

Entiendo que al Vaticano no le haya gustado ese reflejo de la intransigencia y la barbarie de los cristianos alejandrinos, que pasaron en un par de generaciones de perseguidos a perseguidores con tanto amor y caridad para con las gentes paganas y judías de la ciudad. ¿Que igual se han tomado ciertas licencias históricas y no todo pasó tal como se cuenta? ¿Que ella no era tan joven? ¿Que lo de que descubre la órbita eliptica es una especulación? ¿Que los hechos no son exactos? ¿Qué más da? Es una película, no un documental de historia clásica, el que no sepa distinguir un género del otro mejor que vuelva al cole. Esas cosas ocurrieron miles de veces en muchos sitios y ocasiones; El cine, como las novelas, toma con frecuencia la realidad a partir de distintos espacios temporales y geográficos y la representa concentrando todo en un escenario atractivo al espectador.

 

La indignación y los vetos que esta película ha recibido por parte de algunos sectores cristianos no es más que más de lo mismo: intolerancia. Extremadamente peligrosa cuando se adorna con la capa de una fe.

 

Los mismos que ponen la voz en el cielo y se ofenden cuando se retratan los pasajes oscuros de su historia, callaban y llenaban las salas cuando las historias que se narraban nos mostraron la crueldad de otros credos y gentes, especialmente si en esas historias ellos aparecían como victimas conmovedoras ante el espectador, y sin preocuparles entonces el rigor histórico.

Aunque en el fondo las razones verdaderas, cuando ocurren cosas como las de Alejandría, siempre tienen más que ver con pueblos oprimidos que se rebelan contra el poder establecido que con cuestiones de confesión. Y la fe se manipula para convertir la pobreza, la desesperación y la incultura de las gentes en armas con las que dar la vuelta a la tortilla y tomar el poder en beneficio de unos pocos. Generalmente, con poca ganancia con el cambio para quienes sufrían, que pasan de una sartén a una olla. Carne de cañón, dispuesta a morir con un salmo en los labios por las esperanzas que les malvenden.

 

Pero en cualquier caso, es que no es su historia ni son ellos, se trata de pasajes de la historia de todos, son pasajes oscuros de nuestra historia que debemos recordar una y mil veces por si así aprendemos algo de ellos, aunque no parece que se nos de bien la lección. Todos perdimos en Alejandría la luz con que la sabiduría de su biblioteca podría habernos iluminado, tal vez, hacia una edad media menos oscura y un futuro más brillante. Tal vez nosotras perdimos la oportunidad de que el ejemplo de Hipatia moviera a otras mujeres a hablar y a otros hombres a escucharlas, muchos siglos antes de que se inventara la liberación de la mujer, la igualdad de géneros y todo eso.

 

Arrodillaron al gigante sobre cuyos hombros nos alzamos, y nos condenaron a todos a un retardo. ¿Quiénes? ¿Los cristianos? Esa es una lectura muy simple de la película: los intransigentes. Los intolerantes, los integristas, igual da de qué color sea el manto que les cubre ni a que dios alaben. Cada vez que suenan aleluyas manchados de odio, somos todos los que perdemos.

 

La verdad es que a veces, en los últimos tiempos, tengo la sensación terrible de que algo desastroso se está cociendo en este planeta revuelto y maleado. Me huele a integrismos llamando a la puerta, islámicos, judíos, cristianos… a veces ni siquiera tienen una fe que les identifique, sólo su incapacidad de compartir espacios. Gentes que por encima de la tolerancia y el respeto llaman con más o menos descaro a combatir en nombre de lo suyo. Algunos son muy obvios, ahí tenemos la yihad. Por otro lado, que Suiza prohiba la construcción de minaretes, un país famoso por su neutralidad casi enfermiza (que pingües beneficios le ha retribuido durante los conflictos bélicos), tampoco parece un síntoma de convivencia en paz y armonía. Sobre todo teniendo en cuenta que en todo el país sólo hay cuatro construídos, al menos oficialmente, con lo que no parece que sean tantos como para que su presencia cause temor y opresión al resto de la población.

 

En Suiza, como en muchos otros sitios, el temor a la intolerancia genera intolerantes. Y lo peor de legitimizar este tipo de castraciones es que hoy sabes que lo que cortan es el minarete musulmán, pero ¿quién sabe qué caerá mañana? ¿la ley del aborto? ¿la libertad de credo? ¿el laicismo político de los estados occidentales? ¿será un primer paso hacia otra edad media?

 

Una, que es maestra y con cierta tendencia a la utopía, quisiera confiar en la tolerancia humana y la alianza de civilizaciones; Quisiera creer que educando se pueden conseguir generaciones dialogantes y capaces de respetar las diferencias, seres humanos críticos que, independientemente de cuales sean sus raices y su fe, no sientan el impulso de masacrar al que no venere a su mismo dios… Pero no me lo creo del todo, y a veces siento en mi el temor de la duda. ¿Y si no funciona?

 

¿Cuál sería la opción correcta? Dejar que lo que tenga que ocurrir ocurra, confiar en la bondad de conceptos como el de libertad de credo, de expresión, de participación pública y política… Pero… ¿y si acaban siendo más “ellos”, los integristas de fuera? A los nuestros más o menos parece que les tenemos un poco más atados en corto, nos cuesta, pero más o menos nos apañamos. Parece que nosotros mismos hemos limitado su capacidad de influencia y reducido su poder. ¿Acabaremos siendo subyugados bajo la espada de una intolerancia ajena, acogida en un espacio que les cedemos combatiendo para ello la intolerancia de casa?

 

No sé hasta qué punto estoy expresando lo que quiero expresar. Al fin y al cabo es casi la una de la mañana, tengo un buen catarro, y son ideas un tanto vagas e indefinidas, con cierto regusto a temores y prejuicios que no me gustaría reconocer en mi misma. Pero supongo, que me guste o no me guste, ahí están.

 

Y si yo, que tiendo a la utopía y me gusta creer en la bondad humana, tengo estas dudas… no quiero ni pensar lo que puede pasar con gentes más realistas y pragmáticas.

Total, que me ha gustado Ágora. Mucho.

Y me inquieta que se prohiban los minaretes. Pero también me inquietan los partidos políticos con objetivos islamistas en España. Qué le vamos a hacer, ambigüedades y sombras tenemos todos, supongo, como pasajes oscuros tiene nuestra historia.

 

 

 

 

4 comentarios »

  1. Yo también vi Ágora y vi la castración de la mujer en mano de las religiones.Las mujeres judías aparecen casi imperceptibles tras esos ropajes negro-parduscos.La religión cristiana también hace invisible a la mujer tras la epístola que lee el obispo Cirilo (el del alfabeto cirílico) en la que relega a la mujer a la sumisión del hombre, la despoja de atavíos de colores y joyas.La quema de libros es típico de los intolerantes, en todas las épocas. Magnífica la película Fahrenheit 451 ( http://es.wikipedia.org/wiki/Fahrenheit_451_(pel%C3%ADcula) )En cuanto a la enseñanza de la tolerancia entre la juventud… uffffffffff.Llevo muchos años en la enseñanza. Recuerdo, con nostalgia, cuando en la asignatura alternativa a la religión hacíamos debates de contenido social, incluso vieron Ciudadano Kane. Hoy es impensable.Cada día se alzan más voces en favor de la maldita pena de muerte y en contra del aborto, aunque sus relaciones, teniendo más información que nunca, las hagan a pelo.Supongo que será transitorio, que será un ciclo. La pena es que el resurgir de la concienciación ya no la veré. me prejubilo en el 11.Un abrazo.

    Comentario por Mayson — 28 febrero, 2010 @ 10:37 | Responder

  2. Siempre es los mismo, el miedo. Miedo pura y llanamente. A perder lo que es tuyo, a que te arrebaten esto y aquello, a no ser nada, a estar y no estar. Y de eso se han encargado (y se encargan) legiones e políticos, sacerdotes, emprendedores varios, de inculcarnos, amenazarnos con las diferencias.Y si encima no tienes acceso a la cultura pues mejor que mejor. Y cuando se cree uno culto, que ha leido y ha desmenuzado el conocimiento se vuelve uno estúpido porque no sabe cuando le siguen manipulando.Un articulo magistral, muy bueno, si señora.Que tengas buena semana.Besos

    Comentario por Candela — 28 febrero, 2010 @ 19:43 | Responder

  3. He visto que el Farenheit original era un libro, habrá que buscarlo en la red de bibliotecas (aunque tengo una lista de títulos pendientes que se me está amontonando cosa mala). Eso de las lenguas y los libros siempre me ha tocado el alma. A propósito Mayson: la semana pasada lunes y martes mi peque tuvo vacaciones por "semana blanca", oootra vez. Y eso que su cole se fue a esquiar en enero… así que encima se saltan clases dos veces, toma ya morro.Candela, po si… el miedo es cosa mala. Precisamente hoy estaba rumiando sobre una situación de la que soy testigo ultimamente, en la que un grupo de personas se ponen cada vez más agresivas entre si haciendo su convivencia cada vez más difícil, y me daba cuenta que no es más que el miedo que se tienen a otras; Y tú en medio viendo que realmente no existe un problema concreto, que todo son miedos infundados, prejuicios y malos entendidos… Tendré que ponerles la canción esa de roxana "mejor vivir sin miedo", a ver si sirve de algo 😉

    Comentario por Chus — 1 marzo, 2010 @ 17:47 | Responder

  4. No entiendo la actitud de Suiza al prohibir la construcción de eso minaretes,la banca tiembla!! para mi entender esto es una dictadura la cual no entiendode un pais tan moderno y tan culto…porque esto es cultura.Yo amo la utopia y si hay gente buena todavia en el mundo no lo dudes ChuÁgora me encantó es una película preciosa con una gran interpretación y una bella fotografía.Una entrada estupenda para gente que sabe…yo soy una ignorante pero se discernir lo buenoy esta entrada lo es.Carmen

    Comentario por Carmeta — 9 marzo, 2010 @ 9:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: