Ya veremos…

17 noviembre, 2009

Carta de amor

Ando sin inspiración y de momento no tengo ganas de criticar los comentarios de nadie, aunque seguro que si me pongo encuentro algun palabro perplejeante reciente, salen burradas a diario. Tampoco me apetece sacarle punta a ningún drama, aunque sólo de pensar en el caso de Marta y en los imbéciles que crean grupos de apoyo al asesino… Y al pensarlo me vienen a la cabeza otros casos en los que te preguntas cómo puede la maldad encarnarse de tal manera, y encontrar aún así siempre quien se compadezca de ella y la apoye y sostente. Aquel chaval que violó y arrancó los ojos con las manos a una joven para avandonarla después al creerla muerta y para quien también se pidió clemencia y libertad “porque la condena completa de 25 años arruinaría su vida” (de momento lleva 9 de prisión, en abril se rechazó su última petición de indulto). Aquella panda de chavales que violaron, golpearon, atropellaron repetidas veces disfrutando el crujir de los huesos y quemaron viva a Sandra…  

Y yo que decía que no quería…

Nada, no voy a darle más vueltas, que seguro que se me ocurren más barbaridades sobre las que reflexionar.

Así que como no he oído en la radio ninguna noticia alegre, salvo que el “quien te tienta a las nueve treinta” salió bien (una casi siente como un fracaso personal cuando el tentador es rechazado, ¡me gustan los finales felices!), ni sé de ninguna anécdota trivial que pueda traernos desde la actualidad o desde el dia a dia una sonrisita improvisada… pues voy a compartir un texto que me envió ayer tetxu, una de mis bugambitas de paspasdigamelon. Y luego paso al marujeo doméstico (puaj) y a estudiar valenciano, que esto se va complicando de clase en clase.

Se trata del texto “Bienes comunes”, ganador del Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor, y pertenece a Susana López Rubio.

¡Que lo disfrutéis! (aunque tampoco es muy feliz que digamos…)

BIENES COMUNES

Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial.  A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…) y tener listos to dos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.  Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:

La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.

La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos.
(También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:
Los silencios.
Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
El sabor acre de los insultos y reproches.
La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso: Objetos.

Por último, recordarte el n º de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente, Roberto.

5 comentarios »

  1. ¿Me creerás si te digo que conozco a alguien que pudiera haber escrito una carta como esa?Ánimo y besitos

    Comentario por Margarita — 17 noviembre, 2009 @ 10:35 | Responder

  2. Casualidades de la vida, su padre trabajó en mi empresa hasta hace dos años que se jubiló. No es el primer premio y creo que recibirá muchos por su creatividad y sus planteamientos. Es guionista de cine.La carta es impresionante.Besos

    Comentario por Candela — 17 noviembre, 2009 @ 14:17 | Responder

  3. Anda, mira! Yo tengo un cuasi-conocido que escribe bandas sonoras y tú un cuasi-conocido literato! Pues la verdad, Candela, me gustó mucho, sobre todo la forma de romper los esquemas sobre lo que es "una carta de amor".Y marga… pues claro que te creo. Si tú lo dices, será. (Hoy estuve colocando y me tropecé con el libro del club de literatura y el pastel de patata… fin del coloque, je, anduve repasándo pasajes).

    Comentario por Chus — 17 noviembre, 2009 @ 15:13 | Responder

  4. Qué bonita primera parte!En realidad ella disfrutará del coche y la casa. Pasará de los amargos celos de él y se verá más rica al saber cuánto la amó su primer marido.Me ha gustado mucho. Por cierto, qué libro más complicado el de la flexio verbal, de Enric Valor ¿Lo estás mirando ya?Y noticias gozosas, haylas: el Alacrana navega hacia España!!!

    Comentario por Mayson — 17 noviembre, 2009 @ 15:55 | Responder

  5. La flexio verbal? nu… yo estoy con los colores, los meses del año,… solo hemos tenido 3 dias clase, vamos con calma. Pero mi peque me mete caña y me da deberes extras, me trae libritos en valenciano, me da a leer su libro de conociment del medi… xDD. Esta semana hemos dado el apostrofe y sus excepciones y los números del 0 al 100. ¡¡Y media clase ya salió mareada con lo del apostrofe!!

    Comentario por Chus — 18 noviembre, 2009 @ 10:43 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: