Ya veremos…

13 septiembre, 2009

Mucho que contar… y al final no cuento nada

 .

.

Pasan muchas historias en el mundo que quisiera comentar. Muchas veces por las tardes escribo en mi cabeza las cosas que me gustaría traer a este espacio, pero cuando llego a casa no tengo ni ganas ni tiempo de ponerme a ello. Y no es que no se pueda escribir sin pc… pero se me perdió el hábito de escribir en papel y tinta, aunque a veces cuando miro los cuadernos vacíos me descubro cierto picor en la punta de los dedos, como de palabras que quieren dibujarse. Es más cómodo el teclado y la pantalla, porque se reedita y corrige cada idea las veces que haga falta sin llenarlo todo de tachones. Aunque el viejo método también tiene su encanto, sobre todo porque, salvo que tengas portátil, llevar el pc a cuestas no es muy cómodo. Bueno, tenemos cuatro cuadernos nuevecitos que compramos para el niño y no valen para nada… (resulta que tienen que ser de pasta dura); ¿Quién sabe?, igual me da por ahí, ahora que el calor tal vez empiece a remitir y no se corra el riesgo de empapar las hojas con el sudor y la humedad. Tal vez vuelva a las correrías en busca de rincones inspiradores y me lance a una playa, un café, un parque… Aunque lo dudo, porque no tendré tiempo: cuanto menos trabajo tengo, menos tiempo me sobra, no sé cómo me las apaño.

 .

Pensé el otro día en comentar que ha vuelto a acompañarme por las tardes el batir del mar en la cala del Mal Pas, y que Isabel Allende se me enredaba con los gritos de las gaviotas. Lo cual suena muy bucólico (y lo es), pero realmente significa que ya no se oye el estruendo de las voces de los turistas que se amontonaban hasta hace unos días en la cala a “disfrutar” de la ola de calor y el hacinamiento ocioso y vociverante. Pronto cerrará el kiosko y se acabará este apaño veraniego… Menos trabajo, salvo que se materialice de repente el eterno “si si, seguro que te vamos a llamar, nos han concedido una ampliacion/proyecto y en cuanto estemos en marcha te llamamos seguro”.

 .

Bueno, algún día será, digo yo.

 .

Siempre acaba siendo todo, por lejano e improbable que parezca en las horas bajas. Aprobé latín (aún no sé cómo), conseguí el carnet de ilse de la cnse, encontré con quien desear pasar la vida…

 .

Esto del carnet de la CNSE se merece un paréntesis propio. Los que no hayan vivido la experiencia no saben lo que era aquello, toda la mañana en la sede del exámen, un hacinamiento de aspirantes histéricos amontonados en los pasillos y pululando de puerta en puerta, ahora el teórico, ahora a traducir un texto de prensa, ahora un comic, ahora un audio a signos, ahora un video signado a oral… Afú, aquella traducción a oral interrumpida tras el prometedor y bien entonado “había una vez en un árbol…” y quedarte callada en la más absoluta perplejidad… ¿qué coño hay en el árbol? ¿qué está contando la tía esa de patas y pelos? ¿un pájaro peludo?… Para de repente ver la luz y exclamar en la sala silenciosa “¡¡ERAN ARAÑAS!!” (si, una birria de interpretación)… Afú, aquel exámen final, una oportunidad extraordinaria fuera de fecha, una sola prueba: un audio sobre el SIDA… y en la mente el pánico creciente… “Ay dios que van a hablar de homosexualidad” (que una ha visto documentales sobrados para saber que todo documental sobre SIDA habla de homosexualidad, aunque sea en la parte de ideas erroneas)… “Ay dios que no sé decir ni gay ni homosexual en lengua de signos”… “¡¡¡Ay dios que sólo sé decir maricón!!!” (cosas de frecuentar la juventud sorda, no aprendes a hablar sobre el frente polisario y la república checa, pero signos sobre tacos y bebidas alcohólicas, los que quieras)… ¡¡¡Ay virgen santa que este sordo que me mira signar es de la asociación Triángulo!!!…

 .

Ya, ya rememoré el examen de la CNSE. Exámenes, que me presenté varias veces. El índice general de aprobados era bajo, tirando a ridículo en algunas convocatorias. Ni punto de compración con los ciclos: por mucho que se sufra en ellos, la probabilidad de titularte es mucho más alta. Total… luego hice el ciclo, (¿por qué? porque aunque habría otros modos de asegurar el título profesional, a mi me apetecía hacer macramé intensivo con los horarios un par de años, contaba con el apoyo de mi empresa y de mi compañera laboral –que también se apuntó al macramé–, y me atraía mucho la experiencia, que resultó muy positiva y enriquecedora, aunque para entonces ya sí que sabía decir homosexual). Y a partir de ahí dejé de renovar el carnet, porque ya no me hacía falta y porque aunque me había costado sudores conseguirlo, y para la comunidad sorda es más glaumuroso el carnet que el ciclo, en cierto modo me sonaba a cachondeo eso de que tengas que validarte cada x tiempo, aunque sólo fuera un mero trámite. Me olía a empecinamiento controlador: los ilses son nuestros y para que no se les olvide, el carnet no les pertenecerá nunca del todo.

 .

Y con estos desbarros se me ha ido el hilo de lo que quería contar… El caso es que tengo muchas cosas sobre las que divagar. Igual debería apuntarlas en una lista según me vayan viniendo a la cabeza, y poco a poco… La verdad es que el tema de los exámenes de la CNSE no era ninguna de las cosas sobre las que había pensado escribir.

 .

Me las apunto, igual si hay suerte mañana estoy más centrada, ahora toca hacer la cena y ver el Doctor Mateo (ay Lastres, aquellos veranos de camping a la vera de sus playas…)

 .

Si alguien gusta… hamburguesas al estilo whopper pero caseras, de pollo-pavo por la cosa de los triglicéridos (eso sí, de pollo, pero con sus salsas, claro).

.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: