Ya veremos…

24 mayo, 2008

De explosiones y cambios

Cosas del día a día
.
El pasado día 25 de abril la enana roja ‘EV Lacertae’, experta en explosiones, batió su propio record. Dicen que la explosión fue tan bárbara que hubiéramos podido apreciarla a simple vista en un cielo nocturno (y sin contaminiación lumínica, se entiende) si hubiéramos estado mirando en la dirección correcta, y que en la Nasa apagaron los telescopios por cuestiones de seguridad, aunque a esta siemple hormiguita terrestre le cuesta imaginar cómo podría dañar al telescopio una luz viajando desde 16 años luz (hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana… Bueno, es una galaxia vecina, pero no pude evitar el momento Star Wars).
.
Y hace unos días una amiga me dio una noticia que provocó otra explosión en mi pequeño y privado mundo. Resulta que se pretende igualar las titulaciones y estudios universitarios en el territorio comunitario, lo cual tiene sentido habiendo mercado laboral libre, y para adaptarnos al resto de Europa dentro de dos años empezarán a implantarse los nuevos planes de estudio. Según esos planes de estudio, Magisterio, diplomatura de tres años en la actualidad y que se cursa directamente en la especialidad que decides antes de inscribirte (o en la que quedan plazas acordes a tu nota media), pasará a ser… no sé si diplomatura también, pero de cuatro años. Esos cuatro años parece ser (aún no está clara la cosa) que te diplomarán en infantil o en primaria, y que la especialidad se cursará bien el último curso (3años+1) o bien una vez acabados los 4 años a través de masters universitarios.
 .
En todo caso, mi título de diplomada Maestra Especialista en Audición y Lenguaje se va al garete y deja de tener validez.
  .
Realmente, si lo pensamos friamente y lo racionalizamos, esto me afectará tanto como la explosión de la EV Lacertae.
 .
Los planes nuevos no comienzan hasta dentro de dos años, eso suponiendo que no se retrasen. Hasta cuatro años después no empezarán a salir nuevos titulados. Siempre que ocurren estas cosas se propone un tiempo de cambio durante el cual se sacan cursos de adaptación a las nuevas titulaciones, con plazos máximos a partir de los cuales se invalidan las viejas. Plazos que siempre se sobrepasan y vuelven a proponerse otras fechas límites… (y para muestra tenemos el tema de los carnets de intérprete de lengua de signos, que ya hace unos cuantos años que yo y tetxu nos liamos la manta a la cabeza y nos lanzamos a compaginar trabajo con ciclo para que no nos invalidaran el carnet de la CNSE, -otros simplemente hicieron el examen por libres, pero es que nosotras somos más chulas que un ocho- y a estas alturas aún no ha salido nada claro del proceso de convalidación, ni cursos puente, ni se han dejado de emitir carnets pese a existir ya la titulación homologada… Claro que ahí anda la CNSE metida y ya sabemos que no es muy dada a cumplir las promesas y acuerdos que contrae con los intérpretes, sobre todo cuando supone quedarse sin los ingresos que suponen los cursos no oficiales de sus federaciones).
  .
Vamos, que entre pitos y flautas y teniendo la edad que tengo, puedo plantarme tan ricamente en los 50 sin que mi título fallezca. Y de todas formas, no es un título que utilice para nada, ni veo muy probable que abandone mi puesto de hoy en día para lanzarme a la aventura de buscar algo más acorde con mi formación. Porque en éste cobraré poco y estará ajeno a la educación y a la lengua de signos, pero es fijo, cobro puntualmente, hay buen ambiente entre los compañeros,… y no me veo dependiendo de proyectos subvencionados que sólo duran unos meses al año, subordinada a los malos rollos e intrigas de las federaciones y del mundo asociativo, cobrando cuando llega la pasta de la subvención y viviendo del aire hasta entonces… que es como suele trabajarse en el mundo de los sordos (aunque yo en Valladolid tenia la suerte de estar en el de al lado: el mundo de los padres de los sordos, y cobraba puntualmente, se me renovaba año tras año -aunque hasta ahora nunca pude cobrar antigüedad, con tanta renovación- y se me trataba estupendamente… pero no es lo habitual). O ponerme a hacer oposiciones… Bueno, quién sabe, igual… pero no sé yo… Y esto es un pueblo rodeado de pueblos, no estoy en Alicante ni en Valencia capitales, precisamente…
  .
En fin, que no soy persona muy ambiciosa y no parece que vaya a salir de mi cómoda pecera por pequeñita que sea. Mientras lo que ganamos nos de para ir pagando lo que gastamos en vivir y nos permita mucho tiempo para estar juntos…
  .
  .
Pero de entrada la noticia me arrasó como Lacertae hubiera hecho a los planetas cercanos si hubiera tenido. Se me encogió el estómago y me entró una angustia tonta. Mi amiga ha decidido que para pagar un curso de adaptación y acabar teniendo el mismo título que ya tiene, mejor paga un par de años más y se saca una licenciatura. Ella es valiente y nunca le ha faltado la iniciativa, la autoestima a veces, pero la iniciativa y el espíritu emprendedor nunca. De hecho su iniciativa es la que me ha arrastrado a mi otras veces cuando vivíamos cerca. Y es que soy una de esas personas que si no la empujan o la arrastran otros en la estela de su entusiasmo no se mueve. Seguro que de vivir en Valladolid todavía, nos inscribiríamos juntas este año al curso puente de la UNED para la licenciatura y al que viene a primero de psicopedagogía…
  .
Ahora, como no estoy allí, me conformo con mi pena y los remordimientos por el esfuerzo y el dinero de mis padres invertido en una formación de la que no hago uso… ¿O no?
  .
Pues no, porque tengo la fortuna de tener a mi lado quien me anime a embarcarme yo también en planes, y me de el empujón a la primera de cambio. Por un lado, porque dice que un título universitario no se deja perder aunque no comas de él, y por otro porque si me animo y me apetece estudiar.. ¿por qué no? En seis años en vez de en tres, o en doce si hace falta… En vez de apuntarme a todo curso a distancia gratuito que me ofrece internet o comisiones obreras (ya envié el examen final, el mes que viene empiezo otro curso, esta vez de “inglés comercial”), pues a la UNED, poquet a poquet y eligiendo las asignaturas a capricho en vez de por itinerario.
 v
Así que bueno, puede que no saque de mi formación el rendimiento laboral que seguro que mis padres intentaban facilitarme con sus esfuerzos, un buen puesto de trabajo, buen sueldo y reconocimiento… y es verdad que me siento a veces responsable de ello y tengo remordimientos. Pero al fin y al cabo esas experiencias y lo que aprendí estudiando forman parte de lo que hoy en día soy y aunque sea pedante, estoy orgullosa de mi cultura y de esa inquietud que me empuja a estudiar lo que sea, siempre metida en algo. Y puedo permitirme el capricho de estudiar por el simple placer de hacerlo, porque me gusta y me hace sentir bien estar siempre aprendiendo cosas. Por algo nos apuntamos al ciclo y liamos encajes de bolillos para trabajar en Valladolid y asistir al tanto por ciento obligatorio de las clases en Palencia en vez de presentarnos por libre… Porque nos falta tiempo para apuntarnos a lo que sea y caray, que con el examen libre nos hubieramos perdido el placer de las clases en sí mismas y no hubieramos conocido a tuitx, la otra bugambita. 
  .
Así que incluso aunque en el fondo esconda ramalazos de síndrome de PeterPan o de cualquier cosa parecida (ya concretaré qué cosa es si estudio psicología), no creo que sea un síntoma demasiado pernicioso, ¿no?
  .
Puede que al final sí que me inscriba al curso puente con tetxu, y tal vez dentro de un puñado de años os escriba una licenciada… hasta entonces, como se titula mi blog, “Ya veremos…”
  .
  .
Conclusión: en Sevilla las jacarandas en flor le dan un color malva a sus calles y avenidas, y en mi pequeño mundo hay explosiones que pasan del negro catástrofe al brillante colorido de las posibilidades.

1211222021_g_1

Anuncios

2 comentarios »

  1. Vaya, a ti también te van a liar con eso de que tu título desaparezca? El mío creo que también está en la lista, al menos algo se rumoreó hace tiempo, pero como parece que es habitual, en realidad no hago uso de él, pues me dedico a algo que no tiene nada que ver. Y como bien dices, prefiero mi contrato fijo, mi sueldo cada penúltimo día hábil de mes, y el buen rollo con mis compañeros que ser carne de oposición (en mi caso).
    Tenemos más cosas en común de las que parece, aunque yo, a pesar de no estar en mi tierra natal, no me he ido demasiado lejos.
    Si te apuntas a ese curso, ánimo y suerte!
     
    Salud,
    Nür.

    Comentario por Núria — 26 mayo, 2008 @ 15:18 | Responder

  2. oooO(….)…. Oooo……(../….(…..)..  pasaba para dejar..(_)….. )../…. мi нυєLLa ……….. (_/…..buen fin de semana  

    Comentario por la mano de los sueños2 — 30 mayo, 2008 @ 21:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: