Ya veremos…

27 marzo, 2008

Turistas, qué estrés… (que-es-tres? número primo)

Filed under: Cosas del dia a dia,Yo, mi, me, conmigo — Chus @ 14:43
.
.
En esta tierra, la avalancha de turistas una vez que llega ya no se va. A veces remite un poco, como marea baja, pero ya no habrá paz ni silencio en muchos meses, hasta que el próximo calendario nos traiga el invierno de nuevo. Y aún así será una calma de tormenta, con marejadas esporádicas al viento de los puentes y festividades de la estación.
.
La jungla de neones nos deslumbra después de horas trabajando ante el ordenador. Desplazarse es una lucha contra corriente, que te obliga a vadear dobles filas y parones repentinos vayas a donde vayas. Aparcar una utopía. El ruido de terrazas y gentíos no nos deja oír el mar si conseguimos acercarnos a él. No compartimos el entusiasmo de las manadas de rubios rapados con espaldas tatuadas y equipaje de cervezas por el griterío gratuito. Y desde luego, la playa no es tan playa cuando al mirar al frente no ves un horizonte de dorados y azul rizado, si no una marabunta de sombrillas, toallas y cuerpos abrasados.
.
Y es que los turistas traen cierto estrés del que cuando viajamos no somos conscientes. Seguro que cuando yo era turista de veranos benidormcenses también lo provocaba en los nativos, pero eso no me consuela cuando desespero y mi cuarto de hora de vuelta a casa se convierte en una travesía interminable.
.
Los turistas no tienen prisa, ni consciencia de que los coches que intentan pasar entre la marejada de peatones que invaden la calzada toalla al hombro no están como ellos de asueto, y tal vez tienen obligaciones que atender. Cuando conducen son igual de errantes e indiferentes que a pie; no sólo no conocen las rutas y titubean ante los cruces de direcciones, si no que algunos, los más turistas de entre todos los turistas, incluso dan marcha atrás en una rotonda si se han pasado la salida. Lo juro, no hay año que no me pase desde que vivo aquí. La primera vez me dejó más perpleja que otra cosa, luego ya sólo refuerza mi irritabilidad anti-turisticoimbeciladas. ¡Pero por el amor de Cristo, que es redonda! ¡Tío, que puedes darle mil vueltas si quieres hasta que decidas qué salida tomar! Pues no… se paran y dan marcha atrás, y probablemente balancean felices la cabeza al ritmo del caos de pitidos que provocan, pensando que debe ser la banda sonora de las fallas, la canción del verano, o lo que toque según la época. Por supuesto, lo mismo ocurre con las salidas de la carretera; las incorporaciones y desvíos son una amenaza con oscuros remolinos en el flujo del tráfico, a los que el nativo se aproxima con terror y el volante bien aferrado por lo que pudiera turistear.
.
Y estas tonterías, que cuando vamos de vacaciones no nos importan, porque para eso estamos de vacaciones, al que tiene que sufrirlas día a día sin el relax de tumbarse a la bartola en la playa, NOS ESTRESAN.
.
.
No nos pongamos drásticos, no me quejo de que Benidorm sea Benidorm, y sin sus turistas y su caos, para bien y para mal, esto no sería lo que es. Y aunque lo habitual es evitar bajar a Benidorm durante meses (suerte tenemos los que vivimos fuera), para sufrir sólo su círculo de influencia en los territorios anexos y no padecer el ojo del huracán, yo también me dejo a veces arrastrar por el entusiasmo festivo de esa ciudad, que a mi siempre me huele a vacaciones de verano. Hay días de invierno en que el sol te pica en los hombros y disfrutas de los tirantes mientras tu familia se abrocha hasta el último botón del abrigo a 700km. Y días laborales en que tenemos que comer en el centro, y esa pausa caliente y bulliciosa junto a la playa de repente te recarga como un subidón revivido de viejos tiempos. Por un momento te sientes tú también turista y olvidas que en un rato volverás a estar bajo techo en la rutina de siempre.

.
Pero otras veces…
.

2 comentarios »

  1. y tanto!!!…aqui también recibimos a muuuuchos turistas y…..porque son fuente de ingresos que si no…..Aunque a pesar de que nos quejemos y les pongamos a parir y nos riamos de sus pintas ……..La  mayoría de las veces…nosotros en el extranjero caemos en los mismos tópicos….

    Comentario por circe — 27 marzo, 2008 @ 22:01 | Responder

  2. Puede, pero… No sé, no sé… eh? Que a mi jamás se me ha ocurrido dar marcha atrás en una rotonda por perdida que estuviera…

    Comentario por Chus — 28 marzo, 2008 @ 6:43 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: