Ya veremos…

4 marzo, 2008

Querido Tolkien,… ¿nos estamos haciendo viejos?

 .
.
Hoy, según volvía a casa, mientras el viento zarandeaba mi coche de un lado a otro con arrebatado entusiasmo, de repente me he acordado de cuando Tolkien entró en mi biblioteca. Primero me entró por los ojos, a través de un catálogo de Círculo de Lectores, pero como ya hacía tiempo que mi madre había adoptado la premisa de “si quieres libros, te los pagas” y costaba caro, me conformé de momento con comprar El Señor de las Moscas, que era mucho más asequible. Entendámonos, no es que mi madre tuviera algo en contra de mi afán lector, en absoluto… pero es que mi capacidad de devorar libros superaba cualquier previsión en una economía doméstica moderadamente normal.
Seguramente por eso me fascinó tanto la obra maestra de Tolkien, vería el número de páginas totales anunciadas en el catálogo y me encandiló la promesa de una lectura casi interminable, cientos y cientos de páginas de letra prieta y bien condensada.
Lo mismo por lo que me enamoró el título de la Historia Interminable: por la posibilidad de encontrar un compañero de fantasías que no acabase nunca ni me dejase huérfana de personajes.
 .
En fin, el caso es que al siguiente trimestre había ahorrado lo suficiente y me compré El Señor de los Anillos, y para no desaprovechar la inversión, me impuse a mi misma un límite máximo de 15 páginas diarias, que había que amortizar el gasto. Pero me duró poco la autolimitación, claro. Duró, gracias a que era largo… pero mi ritmo de devoramiento no decayó durante años, ni con esa obra ni con ninguna otra. Años, décadas,… practicamente podría decirse que ha sido siempre una de mis señas de identidad.
 .
Hace unos meses, (ya bastantes meses), mi hermano se acordó de mi devoción por Tolkien y por cualquier cosa con letras, y me regaló Los Hijos de Hurín,…
 .
Jop, ahí sigue… apenas lo empecé…
¿Será que me estoy haciendo mayor?
 .
En fin, estrenaré el sillón nuevo del despacho nuevo (estamos en obras, zafarrancho de combate en el hogar) tratando de enfrascarme en los mágicos mundos de Tolkien una vez más, igual retomo el viejo vicio.
 .
Me consuela pensar que Peterpan Escarlata me duró poquito, igual no me envejecí tanto todavía, lo que me falta es tiempo perdido en un rincón agradable. Le pondré una agradable lámpara y unos agradables cojines al sillón.
.

3 comentarios »

  1. Como diria Carlos Ruiiz Zazo a proposito una de sus novelas para jovenes" ¿existe realmente una novela para jovenes o es la forma en la que se quiere leer esa novela la que dice que es para jovenes o para mayores?, bueno, busca la lampara de Aladino y los cojines del dormitorios de Sherezade y preparate para un nuevo y excitante viaje, animo, no dejes que ese libro entre en tu "cementerio de los olibros olvidados" particular

    Comentario por carmelo — 5 marzo, 2008 @ 11:46 | Responder

  2. nena!! te tenia un poco olvidada pero estos intérpretes me estan chupando la sangre. Y mira que me avisaron que más que vivóras eran chupópteros pero bueno en el fondo como todos, me dejo querer!!! jijiji
     
    En cuanto a lo de leer la época Tolkien se me pasó rápido, pk a mi siempre me gustó más La historia interminable, siempre fui un poco Bastian gritando hija de la luna por todas las ventanas de mi casa. En cuanto a lo de la lectura para jóvenes… puede que la haya pero la verdad es que me enganchó mucho más toda la saga de Harry Potter que ética para amador (y que conste que me gustaron los dos). Ahora mismo como estoy más liberada he tenido el placer de comprarme Un mundo sin fín, segunda parte de Los pilares de la tierra. Pk he de reconocer que las tramas medievales me chiflan. Y ante el pavor de unos al ver 1172 páginas a mí cuanto mas me duelan las muñecas al leerlo más me gusta. Será que soy masoca al fin y al cabo. Un super besito para tí
     
    PD: entre lo de los chupópteros y los dolores de muñeca al final si que voy a ser un poco masoca. Creo que en el fondo siempre fui un poco Hardcore…

    Comentario por esther — 5 marzo, 2008 @ 15:47 | Responder

  3. Tengo en mi mesilla de noche la misma edición de "El señor de los anillos" que tú te compraste entonces. Era una de mis cuentas pendientes desde hacía tiempo. Te aseguro que siempre te recordaré vinculada a ese libro. Me encanta leer, pero lo tuyo era otra cosa. Y cuando vi ese tocho…
     
    Personalmente, no te imagino sin tocar un libro en un tiempo superior a una semana. Espero que el sillón sea muy muy cómodo!
     
     
     

    Comentario por Margarita — 5 marzo, 2008 @ 22:44 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: