Ya veremos…

13 noviembre, 2007

La melancólica muerte del niño ostra

Ya que he recomendado el libro… aquí dejo unos ejemplos. Aunque los hay más chulos y más impactantes. Al fin y al cabo, es Tim Burton.

BURTON6

Ojos de clavo

 

El niño de ojos de clavo

terminó de montar su árbol

de estaño en un solo día.

Pero se veía muy raro

pues él mismo no veía.

 

BURTON3BURTON4

El chico robot

 

Eran gente común los señores Bastida.

Un feliz matrimonio de reposada vida.

Una tarde les dieron una noticia espléndida

que dio al señor Bastida una alegría obstétrica:

Ella sería mamá… ¡Y é iba a ser papá!

 

Pero algo raro había. Algo andaba muy mal.

No era humano el bebé que una tarde nació.

No era un bebé-bebé, que era un bebé-robot.

No estaba – ni de lejos –  como para comérselo.

 

Tenía hecha la cabeza de material eléctrico.

No era tibio ni tierno ni cubierto de piel.

Era pura hojalata, aluminio, oropel.

Se quedaba tumbado con los ojos abiertos,

Muy quieto y muy callado, y ni vivo ni muerto.

 

 

 

Pues a decir verdad sólo cobraba cierto

ánimo, cierto aliento y aspecto saludable

si se enchufaba a la pared con un largo cable.

 

Don Bastida, enojado, le reclamó al doctor:

“¿Qué le ha hecho a mi niño? ¡Dígame, por favor!

No es de carne ni hueso y no tiene corazón.

¡Lámina de aluminio! ¡Una simple aleación!”

 

Dijo el doctor: “Lo que ahora mi boca le dirá

le podrá parecer sin duda un gran descaro,

pero aún así yo debo decirle la verdad:

y es que, señor, usted no puede ser el padre

de este niño (quizá niña) tan, tan, tan raro.

Nos falta aún poner dos, tres, o cuatro sondas

en las venas y arterias de la sufrida madre,

pero el papá es un horno… horno de microondas.”

 

 

 

El matrimonio quedó así hundido

y era una eterna disputa espantosa:

ella no soportaba a su marido

y él sentía un gran odio por su esposa.

Nunca le perdonó que concubina

hubiese sido –en forma poco honrosa-

de un grasiento aparato de cocina.

 

Creció el chico robot

y se hizo mocetón.

Aunque la gente se confunde y jura

que el muchacho es un cubo de basura.

BURTON5

1 comentario »

  1. […] ya antes he hablado en este blog (hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy lejana…) “La melancólica muerte del Chico Ostra“, lleno de personajes trágicamente poéticos, muy hallowinescos, que sin duda salieron del […]

    Pingback por Esto es Halloween, esto es Halloween… « Ya veremos… — 31 octubre, 2010 @ 8:58 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: