Ya veremos…

27 marzo, 2012

El nombre de Blancanieves y el Principe Azul

Archivado en: Tertulia literaria — Chus @ 8:57
Tags: , , , ,

Blancanieves está de aniversario.

Si tratamos de calcular su edad, no acaba la cosa de quedar clara, pero lo que sí sabemos de seguro es que se cumplen 200 años de su primera versión editada.

Esto se merece un festejo, porque aunque no es que pueda decirse que Blancanieves sea mi favorito entre todo el elenco de personajes de cuentos de hadas, resulta que por casualidades de la vida es la protagonista, en cierto modo, de mi primera entrada del blog: BLANCANIEVES Y EL PRINCIPE AZUL. Que no tiene mucho que ver con la Blancanieves original, es un texto en prosa poética made in mi misma, un poco oscuro y… No sé, a mi me gusta, si no lo habéis leido pinchad y lo leéis.

Curiosamente es también una de las entradas más visitadas, no hay día que no reciba consultas. Generalmente por equivocación, porque la gente no llega a ella atraídos por mi pluma, sino buscando el nombre del principe azul. Aunque recientemente alguien llegó buscando el nombre de Blacanieves.

.

El principe está más complicado, es un nombre genérico y anodino válido para cualquier princesa de cuento rescatada por un “principe de sangre azul”, creo que ni siquiera Disney le bautiza. No importa quién es, sino lo que es: un buen partido, un novio de alta posición social.

Pero el nombre de Blancanieves parece obvio, ¿no?.  Blancanieves. Schneewittchen en alemán.

Pues no. 

.

Resulta que no es tan obvio, puede que sí tenga un nombre nombre, de persona humana: hay quien la ha identificado con María Sophia Margaretha von Erthal. Al parecer nació en alemania en 1729, su madre murió en 1741 y su padre, Philipp Christoph von Erthal, Condestable del territorio de Kurmainz, desposó con una madrastra que la relegaba a favor de sus propios hijos. La madrastra, Claudia Elisabeth Maria von Venningen, Condesa Imperial de Reichenstein (uy, Reichenstein, siempre me ha fascinado ese minipaisito), para más señas y confirmación del cuento, era propietaria de un fantástico espejo de 1,60 metros de alto del que se dice que hablaba (no queda claro si se dice porque hay una leyenda escrita en su marco, o porque hacía un curioso efecto de eco) y que se conserva en el museo del Spessart. Podéis leer aquí la historia, donde también dice (anécdota pa’casa) que el espejito espejito mágico se elaboró usando carbonato sódico importado de Alicante.

.

Y para quienes buscan el nombre del principe azul, tenemos otra historia: en ese mismo texto se habla de otro historiador alemán que considera que Blancanieves era Margarethe Von Waldek (dos siglos más vieja que la anterior. Entre uno y otro, sacando el máximo común denominador, concluimos que en todo caso se llamaba Margarita), quien fue amor de juventud de Felipe II… en cuyo caso, el nombre del principe azul es Felipe II de Austria o de Habsburgo, nacido en la Valladolid de mis entretelas en 1527.

Hay una leyenda en Valladolid sobre que le sacaron de Palacio de Pimentel por una ventana para que le tocara bautizo en San Pablo. Si pasáis por allí aún podéis ver la ventana con la reja rota, por la cual sacaron a bautizar al príncipe azul.

Según esta versión, Felipe II vivió con Blancanieves un tórrido romance tras enviudar de María de Portugal, hasta que le casaron con María Tudor. Y a la pobre Blacanieves se la cargaron para que no estorbara.

.

Y una vez acabada la revisión histórica de los posibles orígenes de la historia de Blancanieves, podéis leer aquí un interesante artículo sobre el cuento y sus muchas versiones pre y post Disney, incluidas las que versan con hombres lobo, peinetas y toreros, y demás alternativas, en el que se menciona por ejemplo, cosa que yo no sabía, que en el cuento original Blancanieves provoca un aborto a la reina, motivo por el cual ella enloquece y se vuelve cruel y despiadada. Es que los cuentos rara vez son tan dulces e inocentes como hoy en dia nos los presentan…

En este artículo se comenta que en una posible inerpretación del cuento, los enanitos serían hermanitos y la historia es una representación de relaciones con componentes incestuosos y complejos de Edipo.

En mi libro de Literatura Infantil (una asignatura que me defraudó profundamente), se suponía que la historia nacía de una antigua costumbre de entregar una joven virgen a los druidas para que los atendiera en el bosque. Vivía con ellos como esposa comunitaria, una para todos, cocinando, cosiendo, limpiando, y demás funciones verticales y horizontales propias del puesto. Nadie podía salir vivo del bosque de los druidas, por lo que una vez finalizado el periodo de servicio, se simulaba una muerte ritual de la joven, tras cuya resurrección volvía al hogar familiar y podía tomar esposo (la manzana… el beso… esas cosas).

Aunque también decía el libro que el cuento de Caperucita es una advertencia solapada, una enseñanza de madres a hijas para prevenirlas del hombre en general y de las violaciones en el bosque en particular… Y mi madre asegura que cuando me leia el cuento, sólo quería leerme un cuento.

.

4 comentarios »

  1. Muy completo, Masxus, y lo del palacio Pimentel me ha gustado.

    Zarafin

    Comentario por cesar — 27 marzo, 2012 @ 11:09 | Responder

  2. A las buenas tardes noches:

    Mi abuela aseguraba que Blancanieves nació de un copo de nieve sin pisar; nunca entendí como se hizo hija de un tipo que se casó con una mujer y, como ella era su madrastra y él su padre, si además la mujer quería matarla. Fue un misterio que ni leyendo el cuento con ella conseguía que cambiara su versión.

    Así, también aseguraba que el espejo de la madrastra en realidad era un cántaro, ese que ella tenía cuando iban a la fuente por agua, qué además lo conservaba, pero mi abuela aseguraba se rompía y pasaba al casarte y, que así era como las mujeres envejecían, por casarse. Eran cosas misteriosas que le pasaban al cántaro, qué era el mismo de toda la vida, qué se rompió cuando se caso pero estaba entero, pues siempre presumió de que lo conservaba desde jovenzuela. Cosas de mi abuela.

    Lo del príncipe azul era toda una historia; ella usaba para la ropa interior de mi abuelo azulete en el último aclarado, pues con esto, según ella, le aseguraba que mi abuelo para siempre fuera un príncipe azul. También cosas de mi abuela.

    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

    Comentario por Shi — 27 marzo, 2012 @ 19:39 | Responder

  3. Interesante leer sobre el origen de los cuentos, aunque el de éste (como el de muchos otros) no esté claro y se pierda en la historia de les tiempos.

    Los cuentos infantiles no son tan blancos e inocentes como de común se cree.

    Comentario por Tomàs — 1 abril, 2012 @ 18:53 | Responder

  4. [...] de visitas que llegan desde google buscando “el nombre de blancanieves” (y hasta le dediqué un post al tema, vista la demanda), pues no vean ahora qué repunte, con la serie esa… (habéis visto [...]

    Pingback por Profetas de la Ciencia Ficción: noches de libros y ciencia « Ya veremos… — 26 septiembre, 2012 @ 9:02 | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

%d personas les gusta esto: